Nuevas pistas genéticas en la evolución molecular del patógeno de la fiebre de Q

Los científicos del instituto nacional de la alergia y de enfermedades infecciosas, del centro de salud de Tejas A&M, y del instituto de la bioinformática de Virginia en la tecnología de Virginia han destapado pistas genéticas sobre porqué algunas deformaciones del burnetii de la coxiella el patógeno son más virulentas que otras.

Los investigadores compararon las series de cuatro diversas deformaciones del burnetii de la C., una bacteria intracelular que puede causar fiebre de Q aguda y crónica en seres humanos, para aumentar un retrato completo de la configuración y del contenido genéticos de los diversos genomas. Los científicos examinaron deformaciones del burnetii de la C. de la virulencia que difería para revelar pistas en las características genéticas asociadas a patogenicidad.

La fiebre de Q se considera una de las enfermedades más infecciosas del mundo puesto que la inhalación de una única bacteria solamente es suficiente a la infección de la puesta en marcha. La infección en seres humanos resulta típicamente de contacto con los animales infectados tales como ganado, cabras, y ovejas. La bacteria del burnetii de la C. apunta los macrófagos - los glóbulos blancos en la carrocería que ofrecen generalmente la protección contra patógeno invasores. El patógeno tiene la capacidad notable de replegar en a lisosoma-como la vacuola de macrófagos, un ambiente intracelular extremadamente duro que proteja generalmente la carrocería contra la infección analizando patógeno invasores. La forma crónica de la fiebre de Q en seres humanos es rara pero puede llevar a las infecciones del corazón que son generalmente mortales si son no tratadas.

El Dr. Roberto Heinzen, jefe de la sección de la patogenesia de la coxiella en el instituto nacional de la alergia y de la enfermedad infecciosa, comentado: “Nuestros resultados sugieren que los elementos genéticos movibles hayan desempeñado un papel principal en la evolución y la función del genoma del burnetii de la C. La recombinación entre los elementos de la serie de inserción o los genes de salto aparece haber traído la generación alrededor de en grande de genes no funcionales, un cambio que se pueda asociar a una forma de vida más patógena.”

En el estudio, los investigadores ordenaron los genomas de tres deformaciones de las bacterias e hicieron una comparación de cuatro terminales de series genomic del burnetii de la C. La virulencia de la deformación fue asociada a un genoma más pequeño. La baja de genes era debida en parte a la formación de los pseudogenes, remanente evolutivos de genes anteriores que cifran no más para las proteínas funcionales.

Kelly Williams, investigador de la investigación en VBI, comentó: “Un principio de nuestros y muchos estudios modernos primero fue declarado en el título de un papel 1965 por Emilio Zuckerkandl y Linus Pauling, “las moléculas como documentos de la historia evolutiva”. Los genomas son los documentos moleculares finales, llenados de las historias que fascinan y dan instrucciones, y ahora podemos velocidad-lectura ellas.”

Segundo comandante y director científico Bruno Sobral, co-autor de VBI en el papel, comentado: “2009 es el 200o aniversario del nacimiento de Darwin. Eso es un rato muy conveniente de caminar detrás y de pensar en cómo las nuevas tecnologías nos están dando aún más maneras potentes de investigar la historia y el mecanismo de la evolución. Esperamos el trabajo en los servicios actuales del estudio como recurso la coxiella y comunidades de investigación más anchas de la enfermedad infecciosa interesadas en la evolución de la virulencia el patógeno.”

El Dr. Heinzen concluyó: “Los resultados de este estudio ofrecen un asiento sólido sobre el cual poder probar varias hipótesis relacionadas con la función y la virulencia del gen del burnetii de la C. Esta información probará inestimable como procedemos a disecar, en un nivel molecular, las acciones asociadas a patogenesia de la fiebre de Q”