Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Cerca De un quinto de niños con pérdida de oído también tiene desordenes del aro

Cerca De un quinto de niños con pérdida de oído sensorineural también tiene desordenes oculares, según un parte en la aplicación de Febrero Archivos de la Cirugía de la Otorrinolaringología-Carga y del Cuello.

Estimado a tres por 1.000 niños tiene cierto grado de pérdida de oído sensorineural, que ocurre como resultado de daño a los nervios o al oido interno, según la información de fondo en el artículo. La Mitad de todos los casos en niños resulta de causas y de mitad ambientales de causas genéticas; un gen, GJB2, explica una proporción grande de cajas de la pérdida de oído sensorineural en los pacientes blancos.

“Especialmente temprano en vida, la pérdida de oído sensorineural se asocia a retrasos en el lenguaje, discurso, cognoscitivo y el revelado social,” los autores escribe. “Dado los efectos del deterioro de oído, niños con pérdida de oído sensorineural sea determinado relacionado en otros medios de la adquisición de la información. Si estos niños tuvieran anormalidades oftalmológicas desconocidas que la agudeza visual limitada, allí podría ser más a fondo efectos perjudiciales sobre el revelado.”

Arun Sharma, M.D., de la Universidad de Washington, Seattle, y los colegas revisó conclusión oftalmológicas en 226 pacientes con pérdida de oído sensorineural que fueron vistos en un hospital de niños entre 2000 y 2007. De éstos, 49 (el 21,7 por ciento) tenían una anormalidad oftalmológica, incluyendo 23 (el 10,2 por ciento) con desvíos refractivos (miopía incluyendo, hipermetropía y astigmatismo) y 29 (el 12,8 por ciento) con desvíos no-refractivos. La causa de la pérdida de oído sensorineural era syndromic (haciendo otros síntomas asociar) en 11 pacientes (el 4,9 por ciento), y 5 (el 2,2 por ciento) tenían síndromes con problemas relacionados del aro.

Ofrecieron Todos Los participantes las pruebas genéticas para las mutaciones en GJB2. De los 144 pacientes que experimentaron esta investigación, 27 (el 18,8 por ciento) tenían dos copias transformadas del gen GJB2, y uno (el 3,7 por ciento) de ésos tenían anormalidades oftalmológicas. Esto compara con ningunos de los 11 pacientes con una única copia del gen y los 22 transformados de 106 pacientes (el 20,8 por ciento) sin mutaciones. “Esto es constante con la impresión que las mutaciones GJB2 dan lugar en pérdida de oído sensorineural pero no a anomalías o a síndromes adicionales,” los autores escribe.

“Una aproximación multidisciplinaria es importante en la evaluación y el tratamiento de niños con la pérdida de oído sensorineural para asegurarse de que sus médicos, educación y necesidades sociales estén cubiertos,” los autores concluye. La “evaluación Oftalmológica puede ser beneficiosa para los pacientes permitiendo que los oftalmólogos diagnostiquen (y posiblemente la invitación) los desordenes coexistentes que afectan a la visión y ayudando a otorrinolaringólogos a determinar la causa de la pérdida de oído sensorineural.”

http://archotol.ama-assn.org/