Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La depresión después de la enfermedad cardíaca aumenta el riesgo de paro cardíaco

Los pacientes con enfermedad cardíaca que se diagnostican posteriormente con la depresión están en mayor riesgo para el paro cardíaco (HF), una condición en la cual el corazón no pueda bombear suficiente sangre en la carrocería, según un nuevo estudio publicado en la aplicación del 21 de abril de 2009 el gorrón de la universidad americana de la cardiología.

Este estudio- primero para investigar la influencia de la depresión después de que la enfermedad cardíaca en la probabilidad de desarrollar el HF-también encontrara eso el llevar de medicaciones de antidepresivo los síntomas depresivos de la facilidad no aparecía atenuar este riesgo.

“Nuestros datos sugieren que la depresión sea un factor de riesgo importante y emergente para el paro cardíaco entre pacientes con enfermedad cardíaca coronaria,” dijeron a Heidi mayo, Ph.D., M.S.P.H., epidemiólogo, centro médico de Intermountain, Murray, Utah. “Interesante, cuando estratificamos a pacientes con la depresión cerca si recibieron la medicación de antidepresivo o no, la incidencia del paro cardíaco no cambió. Esto que encuentra puede indicar que los antidepresivos pueden no poder alterar los riesgos físicos o del comportamiento asociados a la depresión y al paro cardíaco, a pesar de una mejoría potencial en síntomas depresivos.”

Estudiaron a los pacientes (n = 13.708) sin una diagnosis del HF y de la depresión y quién no era medicación de antidepresivo prescrita a la hora de diagnosis del cad. De éstos, un de 10 (n=1,377) fue diagnosticado más adelante con la depresión.

Los datos revelan que una diagnosis de la depresión que seguía el cad fue asociada a un riesgo creciente 2 dobleces para la incidencia del HF (p < 0,0001). Este riesgo seguía siendo, pero era ligeramente más inferior (hora: 1,50, CI del 95%: 1,38 a 1,63, p < 0,0001) después de ajustar según otros factores de riesgo cardiovasculares (e.g., diabetes, hipertensión, edad). La incidencia del HF entre los pacientes que no eran deprimidos después de ser diagnosticado con enfermedad de la arteria coronaria (CAD) era 3,6 por 100 comparados con 16,4 por 100 para ésos con una diagnosis de la depresión poste-CAD. El aumento en el riesgo de una diagnosis del HF era evidente al inicio de la continuación para ésos con una diagnosis de la depresión poste-CAD.

Este estudio anticipado representa una parte importante de la pregunta dada la carga dispersa del HF y de la depresión, que puede limitar seriamente el diario que funciona y contribuir a las altas tasas de utilizaciones de la atención sanitaria. Además, los estudios anteriores han mostrado que la depresión en pacientes con el HF aumenta el riesgo de hospitalización y de muerte. La depresión entre pacientes de enfermedad cardíaca también se ha encontrado para ser profética de las acciones cardiovasculares futuras, tales como ataque del corazón e incluso muerte.

Para ésos con los archivos disponibles de la medicación (n = 7.719), los pacientes diagnosticados posteriormente con la depresión eran estratificados por medio de medicaciones de antidepresivo. No se encontró ninguna diferencia entre los pacientes deprimidos que usaban o no usando los antidepresivos (hora: 0,84, p = 0,24).

“Nuestras conclusión indican que puede ser importante que los clínicos tengan presente que aunque los síntomas depresivos de un paciente puedan perfeccionar, no pudo el riesgo para los resultados cardiovasculares dañinos relacionados con la depresión,” dijo mayo. Los “pacientes necesitan ser revisados cuidadosamente para la depresión de modo que las intervenciones que alteran algo del riesgo asociado a la depresión puedan ser utilizados y el riesgo relacionado de paro cardíaco y otras acciones cardiovasculares se pueden disminuir.”

Hay varios otros factores de riesgo asociados a la depresión y al HF, incluyendo fumar, la hipertensión, la diabetes y ser gordo. Los estudios anteriores han denunciado que los pacientes con la depresión son también menos probables practicar hábitos de la buena salud o adherirse a los regímenes de tratamiento (e.g., tomando medicaciones correctamente, después de un programa recomendado del ejercicio y de guardar citas programadas).

Extrajeron del registro cardiaco de la cateterización del estudio colaborativo del corazón de Intermountain y utilizaron a los participantes del estudio médico-diagnosticado o las claves ICD-9 para determinar diagnosis del HF y de la depresión. Siguieron a los pacientes hasta diagnosis o muerte del HF. La continuación media era los años 5.6±3.6.

Mayo agregó que los estudios futuros son necesarios explorar más lejos la asociación de la depresión y del paro cardíaco, así como otros resultados cardiovasculares. Ella no denuncia ningún conflicto de intereses.