Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La reserva ovárica reducida se asocia a un riesgo creciente de embarazo trisómico

Las mujeres que tienen un número disminuido de huevos en sus ovarios, cualquiera porque son más viejas o por una cierta otra razón tal como cirugía ovárica, pueden ser más a riesgo de un embarazo trisómico que mujeres con una reserva ovárica dentro del alcance normal, fértil.

Los embarazos trisómicos ocurren cuando el embrión tiene tres copias de un cromosoma bastante que los dos normales. La trisomía más común es Síndrome de Down o la trisomía 21. La mayoría de los fetos con otras trisomías abortan, pero si están activos nacido entonces tienen anormalidades múltiples y mueren generalmente en niñez.

El Dr. Maaike Haadsma, investigador en los departamentos de la obstetricia y de la ginecología y la genética en el centro médico Groninga (los Países Bajos) de la universidad presentó sus conclusión en la 25ta reunión anual de la sociedad europea de la reproducción humana y la embriología en Amsterdam.

Ella dijo: “Los resultados de mi estudio soportan una relación entre el embarazo trisómico y una cantidad disminuida de huevos disponibles en los ovarios de las mujeres que asisten a las clínicas de fertilidad para el tratamiento de IVF. Ésta que encuentra es independiente de la edad de las mujeres. Esto sugiere que el efecto de la edad de un molde-madre sobre el riesgo de trisomía se pueda explicar por la disminución relativa a la edad de los números de huevos. Mujeres más jovenes pueden también ser en el riesgo creciente de embarazo trisómico si su reserva ovárica se reduce, debido al tratamiento que afecta a los ovarios tales como cirugía, o debido a su herencia genética.”

El Dr. Haadsma y sus colegas analizaba datos de un grupo a escala nacional de 19.840 mujeres que experimentaban el tratamiento de fertilidad en los Países Bajos a partir de 1983-1995. Determinaron a 28 mujeres que tenían un embarazo trisómico después de IVF y lo igualaron con un grupo de mando de las mujeres que tenían niños sanos. Observaban tres indicaciones de la reserva ovárica: 1) una historia de la cirugía ovárica a la hora del tratamiento de IVF (tal como el retiro de quistes ováricos benignos); 2) el número de huevos (oocytes) extraídos durante el tratamiento de fertilidad; 3) estado menopáusico en el final del período del estudio.

Encontraron que una historia de la cirugía ovárica aumentó los riesgos de embarazo trisómico más que triple; si los solamente cuatro o menos huevos fueron extraídos durante el tratamiento, éste cuadruplicó el riesgo de trisomía (IVF convencional apunta extraer entre 8-10 huevos al mismo tiempo); si había signos de la menopausia en el final del período del estudio, éste aumentó el riesgo de un embarazo trisómico más que quíntuplo.

“El mecanismo biológico detrás de nuestras conclusión es, hasta ahora, no entendible,” dijo al Dr. Haadsma. “Puede ser que las mujeres utilicen sus “huevos del mejor” primero en su vida fértil y dejan sus anormales a duran. Las mujeres con menos huevos entonces estarían en el riesgo creciente de embarazo trisómico. Sin embargo, más convincentemente en mi opinión, es la hipótesis que la ocasión que un huevo fertilizado, anormal está seleccionado para la transferencia del embrión en IVF se aumenta de mujeres con la reserva ovárica reducida, simple porque hay menos huevos y los embriones a elegir así de. La proporción de embriones normales y anormales puede estar lo mismo en mujeres con la reserva ovárica normal y disminuida, pero si usted tiene solamente uno o dos embriones disponibles (en vez de, por ejemplo, seis o de ocho) la ocasión que no hay embrión normal disponible es relativamente alto.”

Mientras que las mujeres consiguen más viejas su abastecimiento de huevos disminuye. En mujeres más jovenes, las razones de una reserva ovárica disminuida son más complejas. “Al lado de la cirugía ovárica, otras intervenciones médicas, tales como quimioterapia o radioterapia, puede causar una disminución de la reserva ovárica. Sin embargo, la reserva ovárica de una mujer es más probable ser determinado principal por sus genes: el número de oocytes una mujer nace con y el índice de agotamiento de su centro común del oocyte se cree para ser hereditario. Esto se refleja en las edades similares en la menopausia de moldes-madre y de hijas. Sin embargo, que los genes están implicados queda exactamente determinar,” dijo al Dr. Haadsma.

Ella concluyó: “Puesto que estudiamos un número relativamente pequeño de mujeres, nuestros resultados se deben interpretar como indicación y no como prueba de una relación entre la reserva y el riesgo ováricos de la trisomía. Tenemos que confirmar nuestras conclusión en una diversa cohorte de IVF primero y que el fragmento exacto del aumento en riesgo de la trisomía. Entonces el paso siguiente sería estudiar nuestra hipótesis en un grupo fértil de mujeres, puesto que los resultados de las mujeres que tienen IVF no se pueden extrapolar a la población en general inmediatamente. Si nuestras conclusión se confirman de hecho, las mujeres con la reserva ovárica reducida deben ser informadas sobre su “nuevo” riesgo de la trisomía. Es perceptible esto puede influenciar sus opciones en la prueba prenatal.”