Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La especia y la vitamina D de la cúrcuma pueden ayudar a las placas amiloideas sin obstrucción encontradas en Alzheimer

Los científicos y los colegas del UCLA de la orilla del UC y del instituto de investigación biomolecular humano han encontrado que una forma de la vitamina D, así como una substancia química encontrada en curcumina llamada especia de la cúrcuma, puede ayudar a estimular el sistema inmune para autorizar el cerebro de beta amiloideo, que forma las placas consideraba el sello de la enfermedad de Alzheimer.

Las conclusión tempranas de la investigación, que aparecen en la aplicación de julio el gorrón de la enfermedad de Alzheimer, pueden llevar a las nuevas aproximaciones en la prevención y tratar a Alzheimer utilizando la propiedad de la vitamina D3 - una forma de la vitamina D - solamente y así como curcumina natural o sintetizada para reforzar el sistema inmune en la protección del cerebro contra beta amiloideo.

La vitamina D3 es un alimento esencial para la salud del hueso y del sistema inmune; su fuente principal es sol, y se sintetiza a través de la piel. Las deficiencias pueden ocurrir durante meses de invierno o en los que pasen mucho tiempo bajo techo, por ejemplo los pacientes de Alzheimer.

“Esperamos que la vitamina D3 y curcumina, ambos alimentos naturales, pueden ofrecer las nuevas posibilidades del preservativo y del tratamiento de la enfermedad de Alzheimer,” dijimos el Dr. Milán Fiala, el autor del estudio y a un investigador en la Facultad de Medicina de David Geffen en el UCLA y sistema sanitario de Los Ángeles de los asuntos de los veteranos el mayor.

Usando muestras de sangre a partir de los nueve pacientes de Alzheimer, un paciente con la debilitación cognoscitiva suave y tres temas sanos del mando, científicos aislaron las células del monocito, que transforman en los macrófagos que actúan como la dotación de la limpieza del sistema inmune, viajando a través del cerebro y de la carrocería y engulliendo encima de los residuos, incluyendo beta amiloideo. Los investigadores incubaron los macrófagos con beta amiloideo, la vitamina D3 y la curcumina natural o sintetizada.

Las composiciones sintetizadas del curcuminoid fueron desarrolladas en el laboratorio de Juan Cashman en el instituto de investigación biomolecular humano, instituto no lucrativo dedicado a la investigación sobre enfermedades del cerebro humano. Los investigadores encontraron que la curcumina natural no fue absorbida fácilmente, que tendió a analizar rápidamente antes de que podría ser utilizado y que su nivel de la potencia era inferior, haciéndolo menos efectivo que los nuevos curcuminoids sintetizados.

“Pensamos que algunas de las composiciones sintetizadas nuevas conseguirán alrededor de los defectos de la curcumina y perfeccionar la eficacia terapéutica,” Cashman dijo.

Las personas descubrieron que los curcuminoids aumentaron el atascamiento superficial de beta amiloideo a los macrófagos y que la vitamina D estimuló fuertemente la absorción y la amortiguación de beta amiloideo en macrófagos en una mayoría de pacientes.

La investigación anterior de las personas demostró que los genes inmunes MGAT III y TLR-3 están asociados a la capacidad del sistema inmune de injerir mejor el amiloide beta. En este trabajo anterior, Fiala observó, él fue mostrado que hay dos tipos de los pacientes de Alzheimer: Pacientes del tipo 1, que responden positivo a los curcuminoids, y tipo pacientes de II, que no lo hace.

“Desde la vitamina D y el trabajo de la curcumina diferentemente con el sistema inmune, podemos encontrar que una combinación de los dos o cada uno utilizó solamente puede ser más efectiva - dependiendo del paciente individual,” él dijo.

Fiala observó que ésta es investigación temprana del laboratorio y que ninguna dosificación de la vitamina D o de la curcumina se puede recomendar a este punto. Se proyectan una vitamina más grande D y los estudios de la curcumina con más pacientes.