Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio clínico investiga el laboratorio y las implicaciones clínicas del protón bombean las drogas del inhibidor

Los miedos sobre los efectos cancerígenos del segundo grupo prescrito de drogas en el mundo occidental se han puesto para descansar, siguiendo nunca el estudio más grande en su uso

Los miedos sobre el cáncer que causaba efectos del segundo grupo prescrito de drogas en el mundo occidental se han puesto para descansar, siguiendo nunca el estudio más grande en su uso.

“Los inhibidores de la bomba del protón” (PPI) son el tratamiento más de uso general para el reflujo ácido crónico, o “ardor de estómago”, una sensación de ardor dolorosa en el pecho, cuello y el paso que casi es experimentado por un tercero de la gente en países desarrollados.

El ardor de estómago regular y prolongado se sabe para causar “esofagitis benigna”, una inflamación reversible del esófago. Sin embargo si está ido no tratado ocurre una condición llamada el esófago de Barrett (SEA) hacia adentro el alrededor 10 por ciento de las víctimas, que pueden a su vez convertirse en un cáncer potencialmente fatal llamado adenocarcinoma esofágica.

SEA es dos veces tan común en el Reino Unido como está en los E.E.U.U., y los regímenes esofágicos del cáncer en el Reino Unido son los más altos del mundo; hasta cuatro veces más común que en otros países europeos.

A pesar de su archivo excelente del seguro, era no entendible si SEA el uso a largo plazo de PPIs de reducir el malestar del ardor de estómago podría aumentar el riesgo de convertirse u o la extensión del cáncer asociado.

La nueva investigación realizada en Queen Mary, la Universidad de Londres y la enfermería real de Leicester, ha dado la mayoría de la prueba concluyente con todo que éste no es el caso. El trabajo se publica en la tripa revisada par del gorrón.

Profesor Janusz Jankowski, que co-fue autor del estudio, dijo: “Éste es uno de los estudios más detallados que investigan el laboratorio y el lado clínico de las drogas del inhibidor de la bomba del protón. Por consiguiente podemos mejor ahora informar a pacientes la buena índice de la ventaja/riesgo de esta terapia común prescrita.”

Las pruebas realizadas durante en el tejido observado estudio de dos años muestreado del guarnición de noventa voluntarios, cada uno de los cuales del esófago fueron dadas las drogas de PPI en una dosificación alta o inferior. Los investigadores encontrados allí no eran ninguna diferencia en el régimen en el cual conviértase, ninguno estaban allí un cambio en el número de células precancerosas en cualquier grupo.

Mientras que ESTÉ también había habido miedos sobre de cómo los tratamientos pudieron afectar a la gente que sufría ya, el estudio también mostró que no había pruebas que éste llevó a cualquier empeoramiento de la condición o de cualesquiera incidencias extras del cáncer.

SEA es marcado por los cambios en las células del guarnición del esófago (epitelio squamous) que las hace más bién las células de los intestinos (epitelio acolumnado). Así como el aumento del riesgo de cáncer esofágico, la condición estrecha el esófago y los pacientes pueden experimentar dolor mientras que tragan. La ocasión de convertirse del cáncer es proporcional al largo de SEA.

El trabajo de PPIs cegando la acción del gastrin, una hormona que controle niveles ácidos en el estómago, y se sabe para aumentar el movimiento normal de células en el aparato gastrointestinal. Puesto que la terapia de PPI aumenta los niveles de gastrin en la carrocería, había sido pensado que éste podría causar la extensión de SEA tejido afectado, pero éste no fue encontrado para ser el caso: los científicos observaron ni la extensión o la contracción del tejido anormal. Esto es concordante con la práctica BRITÁNICA actual, donde la terapia de PPI se autoriza actualmente solamente para tratar ardor de estómago y “esofagitis” pero PARA NO ESTAR.