Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La cirugía preventiva protege contra el pecho, cáncer ovárico en las mujeres que llevan BRCA1, mutaciones de gen BRCA2

Mujeres que tienen mutaciones de gen que las pongan en de alto riesgo de ovárico y cáncer de pecho puede reducir importante el riesgo de convertirse o de muerte de estos cánceres haciendo sus ovarios o pechos sanos quitar, según un nuevo estudio denunciado en la aplicación de sept. del 1 el gorrón de American Medical Association.

El centro hereditario del cáncer de la universidad de Creighton era uno de 22 centros clínicos y de la investigación de la genética en Europa y Norteamérica que se implicarán en el estudio de 2.482 mujeres con mutaciones de gen heredado BRCA1 o BRCA2 entre 1974 y 2009.

Henry Lynch, M.D., director del centro del cáncer y del casquillo hereditarios de Charles F. y silla de Maria C. Heider Endowed en la investigación de cáncer en Creighton, es uno de los co-autores del estudio.

“Estas conclusión deben ayudar a mujeres con estas mutaciones y sus doctores seleccionan estrategias para reducir las ocasiones de un paciente del pecho que se convierte y los cánceres ginecológicos,” Lynch dijo. “El fondo es que las vidas pueden ser salvadas. Sin obstrucción, éstos están obligando los resultados, demostrando que la cirugía preventiva ofrezca un nivel importante de protección contra el pecho y el cáncer ovárico para las mujeres que llevan mutaciones del gen BRCA1 y BRCA2.”

El estudio siguió a cada uno de las mujeres por cerca de cuatro años. Durante el estudio, las mujeres que tenían sus ovarios y los tubos de falopio quitados (un procedimiento conocido como salpingo-ooforectomía) redujeron su riesgo de muerte de cáncer ovárico por el 79 por ciento y de cáncer de pecho por el 56 por ciento.

Otras conclusión:
• Ningunas de las mujeres que experimentaron mastectomías preventivas desarrollaron el cáncer de pecho, no obstante lo hizo el 7 por ciento de las mujeres que disminuyeron cirugía.

• El solamente 1 por ciento de las mujeres que tenían por lo menos un ovario y el tubo de falopio quitado desarrolló el cáncer ovárico, comparado al 6 por ciento de las mujeres que disminuyeron esta cirugía.

• la Salpingo-ooforectomía también redujo las ocasiones de conseguir el cáncer de pecho; el 11 por ciento de las mujeres que experimentaban esta cirugía desarrolló el cáncer de pecho, comparado al 19 por ciento que no tenía cirugía.

Un pionero en el campo de la investigación de cáncer genética, Lynch estaba entre los primeros médicos internacionalmente para determinar mutaciones del gen BRCA1 y BRCA2 y para recomendar cirugía preventiva profiláctica para reducir el riesgo de cáncer ovárico y de pecho en las mujeres que heredaban las mutaciones.

Lynch observó que muchas mujeres que prueban el positivo para las mutaciones BRCA1 o BRCA2, determinado mujeres jovenes, son reacias tener las cirugías preventivas para reducir su riesgo de pecho o de cáncer ovárico debido a cómo afectará a su aspecto físico o porque proyectan tener niños.

Estas mujeres necesitan ser vigiladas intensivo por sus médicos y reciben investigaciones más frecuentes, incluyendo mamogramas. La quimioterapia preventiva es otra opción, él dijo.

Mujeres que han heredado mutaciones en el BRAC1 o los genes BRCA2 han elevado substancialmente riesgos de cáncer de pecho y de cáncer ovárico, con un riesgo del curso de la vida de cáncer de pecho del 56 por ciento al 84 por ciento. Los riesgos de cáncer ovárico estimados colocan entre el 36 por ciento al 63 por ciento para las ondas portadoras de la mutación BRCA1 y el 10 por ciento al 27 por ciento para las ondas portadoras BRCA2.

Mientras que la mayoría del cáncer de pecho ocurre en mujeres, los hombres pueden también desarrollar el cáncer.

Source:

Journal of the American Medical Association