Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores se centran en encontrar marcadores para descubrir las lesiones vasculares anormales que llevan al angiosarcomato

Los médicos han notado de largo que los enfermos de cáncer que han tenido cirugía o radioterapia tener un riesgo aumentado de desarrollar el angiosarcoma, un tipo raro del pecho de cáncer que origina en el guarnición de los vasos sanguíneos.

Ahora, los investigadores en el sistema de la salud de la universidad de Loyola en Maywood, Illinois, se han centrado hacia adentro en encontrar que podría ser un precursor posible al angiosarcoma. Con la investigación adicional esto que encontraba podría llevar a marcadores más definitivos que podrían predecir a los que son más probable desarrollar la enfermedad. El angiosarcoma es un malo, rápidamente creciendo, tipo altamente invasor de cáncer que tenga una alta tasa de mortalidad.

En un estudio de caso publicado en la aplicación de agosto el gorrón de la academia americana de dermatología, los investigadores en Loyola determinaron lo que al principio aparecido ser solamente una contusión minúscula en el pecho derecho de una mujer de 63 años. Cuatro años de anterior la mujer había tenido un lumpectomy en el pecho y la radioterapia para el cáncer. Ella también había tenido la quimioterapia y terapia de la hormona.

“Normalmente, cuando usted ve una lesión vascular de benigno-aparición, usted la pasaría probablemente hacia arriba,” dijo al Dr. Joshua Mandrell, dermatólogo que co-fue autor del parte. “Pero dado le historia, la hicimos una biopsia y mostró que era una lesión vascular anormal.”

Las lesiones vasculares anormales son los incrementos vasculares anormales que se piensan para formar en respuesta a trauma, tal como eso causada por la cirugía y la radioterapia, según el estudio. Las lesiones son tan raras que pocos profesionales médicos son conscientes de su existencia. No hay tampoco factores del pronóstico o pautas bien definidos del tratamiento para ellas.

Las “lesiones vasculares anormales no son incrementos totalmente benignos del vaso sanguíneo y no son angiosarcoma. Correctas en el centro. Son bastante anormales que sugerimos en nuestro estudio que autoricen el tratamiento,” Mandrell dijimos. “El pensamiento es que podrían potencialmente convertirse en angiosarcomas.”

Como precaución, una cantidad importante del paciente la lesión y de tejido que la rodeaban fueron quitadas quirúrgico.

“Quisimos asegurarnos de que no se dejó nada que podría progresar a un angiosarcoma,” a Mandrell dijo.

El estudio concluye que el foco de la investigación futura debe estar en encontrar marcadores para descubrir qué tipo de lesiones vasculares anormales es más probable llevar a un angiosarcoma.

“Aquí es donde la mayor parte de la investigación debe ser hecha,” Mandrell dijo probablemente. “Cualquiera que ha tenido radiación tiene cambios en su piel. Era probablemente radiación conjuntamente con la cirugía para el cáncer que ése llevó al revelado de esta entidad. ¿La pregunta principal es, “hay los marcadores especiales u otras características histológicas por debajo el microscopio que sugeriría que una lesión vascular anormal sea peor y más probable de convertirse en un angiosarcoma y no es otro? “Que todavía no está bien definido.”

El estudio también concluye que la comunidad médica necesita aumentar su vigilancia de la piel de los pacientes que tienen una historia de la cirugía y de la radioterapia para el cáncer de pecho.

“Incluso las lesiones de benigno-aparición pueden ser serias dadas ese historial médico,” Mandrell dijo. Los “dermatólogos y los médicos de la atención primaria deben observar la piel para cualquier cambio en esta población de pacientes.”

Source:

: Loyola University Health System