el taribavirin Peso-basado reduce anemia, aumenta la reacción virologic continua

Los investigadores en el centro médico de Cedro-Sinaí y 50 otros centros encontraron que la dosificación peso-basada del taribavirin reduce índices de anemia mientras que aumenta la reacción virologic continua (SVR) en pacientes con la hepatitis crónica C (HCV). Los detalles completos de este estudio están disponibles en la aplicación el Hepatology, un gorrón de octubre publicado por Wiley-Blackwell en nombre de la asociación americana para el estudio de las enfermedades del higado (AASLD).

HCV crónico se trata típicamente con ribavirín (RBV).  Cuando está utilizado conjuntamente con la alfa del peginterferon (espiga-IFN), RBV aumenta importante la reacción virologic del en-tratamiento y reduce recaída. Sin embargo, RBV, determinado la combinación del interferón y de RBV, se asocia a la anemia hemolítica, una toxicidad importante resultando de la acumulación de RBV en glóbulos rojos.  Taribavirin (TBV), conocido antes como viramidine, es un profármaco analógico y oral del nucleósido de RBV que pueda menos inscribir a los glóbulos rojos, y se debe por lo tanto asociar importante a menos anemia.

Esta teoría fue demostrada en dos juicios anteriores de la fase 3. Mientras que menos anemia fue observada estadístico en los pacientes tratados con TBV comparado a RBV, la punto final primaria de la eficacia de estos estudios, un SVR no-inferior entre el TBV y RBV, no fue logrado.  Los análisis detallados del subgrupo de los datos sugieren la dosificación fija en comparación con la dosificación peso-basada, y la selección de una dosis inadecuada, es culpar.  El actual estudio multicentro exploró varias dosis peso-basadas más altas de TBV para determinar un régimen de dosificación que podía entregar reacciones comparables a RBV con menos incidencias de la anemia.

Una fase 2b seleccionada al azar, abierto-escritura de la etiqueta, activo-controlada, estudio del paralelo-grupo conducto en el tratamiento-naïve 278, pacientes del genotipo 1 estratificados por el peso corporal y carga viral de la línea de fondo en 51 centros en los Estados Unidos entre marzo de 2007 y octubre de 2008. Los pacientes eran 1:1 seleccionado al azar: 1:1 para recibir mg/kg/día de TBV (20, 25, o 30) o RBV (800 -1400 mg/día) con el interferón pegylated alfa-2b por 48 semanas.

La punto final primaria de la eficacia era temprano reacción virologic (EVR) definida como la proporción de pacientes con por lo menos una disminución de 2 troncos de la línea de fondo de niveles del ARN del suero HCV en la semana 12 del tratamiento.  Las puntos finales adicionales de la eficacia incluyeron SVR, ARN imperceptible de HCV en las semanas 4, 24 y 48, y recaída viral del tratamiento para los que eran respondedores en el final del tratamiento. Un total de 86 (el 41%) de pacientes de TBV y 25 (el 36%) del tratamiento terminado grupo y de continuación de RBV. Las razones lo más común posible citadas del repliegue prematuro eran falta de la reacción (el 29%) y las acciones adversas (el 20%).

El actual estudio demostró que la dosificación peso-basada de TBV logró eficacia comparable a RBV según lo demostrado por SVR.   Esto fue observada en los tres grupos peso-basados TBV del tratamiento de la dosis, que resolvieron la punto final primaria del estudio.  Los pacientes tratados con TBV tenían menos que mitad de la anemia comparada a los pacientes tratados RBV. Estos resultados sugieren que la dosificación peso-basada de TBV pueda perfeccionar importante la tolerabilidad del tratamiento de HCV mientras que mantenga eficacia. Específicamente, la dosis de 25 mg/kg ofreció el equilibrio óptimo de la eficacia y del seguro en esta población de pacientes.

Notablemente, menos pacientes trataron con TBV requirieron las reducciones de la dosis (13-28%) comparadas hasta el 32% de pacientes tratados con RBV.  La modificación menos frecuente de la dosis en los pacientes tratados con TBV puede aliviar la necesidad de utilizar agentes eritropoyesis-estimulantes (ESAs).  Varios estudios han demostrado el uso de ESAs pueden disminuir importante la necesidad de dosificar reducen RBV y llevan a una mejoría en la calidad de vida durante el tratamiento de HCV, pero no pueden perfeccionar el SVR.  El uso de ESAs también agrega costo importante al tratamiento de HCV y se asocia a acciones adversas serias incluyendo aplasia de la trombosis y del glóbulo rojo.

El Dr. Fred Poordad del principal investigador concluye, “estos datos sugieren que TBV pueda ser un agente efectivo a substituir para RBV en el futuro y que se podría incorporar en las juicios próximas que utilizan las pequeñas moléculas emergentes para el tratamiento de HCV.”

El Dr. editorial Paul Kwo del autor comenta, “si TBV se puede mostrar para preservar o perfeccionar regímenes de la eficacia conjuntamente con los agentes y la espiga (DAAs) antivirus de actuación directa IFN, con índices más inferiores de anemia, el uso de TBV en estas fijaciones clínicas sería una adición agradable al armamentarium de HCV como comenzamos a desplegar las poblaciones de HCV que tratamos. TBV puede tener un papel en las poblaciones determinado sensibles a la anemia ribavirín-relacionada. Sin embargo, con el comienzo de varias juicios que comprenden de combinaciones múltiples de los DAAs con y sin pegIFN/RBV, y el revelado de inhibidores de proteasa más nuevos con índices potencialmente más inferiores de anemia, el papel de TBV sigue definido menos exacto y podría potencialmente tener un ciclo vital finito.”

Source:

Cedars-Sinai Medical Center