Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El tejido adiposo perivasculario puede llevar a la enfermedad cardiovascular: Investigación

Los investigadores en la universidad de Cincinnati (UC) han encontrado que la grasa alrededor del exterior de arterias puede llevar al revelado de la enfermedad cardiovascular y se podría conectar a su inicio en individuos a diabetes.

David Manka, doctorado, investigador en la división de enfermedades cardiovasculares, y sus personas encontró que ésta gordo-sabida como adiposo perivasculario tejido-pudo llevar posiblemente a la formación de acumulación grasa dentro de arterias y podría hacer la acumulación existente romperse flojamente, llevando para frotar ligeramente o el ataque del corazón.

Estas conclusión se están presentando en el lectorazgo conmemorativo de Russell Ross de la asociación americana del corazón en biología vascular: Conceptos emergentes en enfermedad vascular el 16 de noviembre.

La “obesidad es un problema cada vez mayor, pero la mayoría de la información que está viniendo de científicos y los clínicos implican adiposo visceral tejido-o la cerveza vientre-que lleva a un riesgo más alto de la enfermedad cardiovascular,” Manka dice. “La grasa que crece alrededor de las arterias más grandes en la carrocería se ha ignorado en gran parte. Con este estudio, quisimos ver si tenía algún efecto sobre el inicio de la enfermedad cardiovascular, determinado en los diabéticos o los que son en peligro.”

Manka y sus personas trasplantaron el tejido gordo alrededor de las arterias de los modelos knockout del ratón que estaban predispuestos para la enfermedad cardiovascular y la diabetes.

“Su ratón típico no tiene naturalmente ese tejido adiposo perivasculario fuera de la arteria,” él explica. “Encontramos que la enfermedad y la acumulación formaron a la derecha dentro de la arteria al lado de la grasa trasplantada en estos modelos de los ratones. Además de la enfermedad, encontramos que este tejido gordo hizo vasos sanguíneos más pequeños crecer alrededor de los vessles más grandes de la sangre, llamados el vassorum de los vasos, que no vemos de otra manera. Ambos efectos son efectos locales sobre la arteria adyacente.”

Manka dice que es éste la primera vez que se ha observado este revelado.

“Antes de esto, no le conocíamos cuáles vinieron primera- formación del vassorum de los vasos o la formación gorda en las arterias,” decimos. “Si usted no tiene el exterior gordo del buque, usted no tendrá la activación del vassorum de los vasos, que se piensa para hacer depósitos gordos romper, llevando para frotar ligeramente o ataque del corazón. Estamos intentando establecer causa-efecto entre el vasorum de los vasos y la inestabilidad de la placa, y ahora tenemos el modelo para probar esto.”

Manka dice que estos resultados muestran que la grasa perivascularia es sensible a las señales de entrada metabólicas y podría ser el eslabón entre la disfunción metabólica y la enfermedad vascular.

“Éste puede ser una de las razones que los diabéticos han aumentado índices de enfermedad cardiovascular,” él dice. “Todavía no conocemos exactamente cuáles es ese eslabón. La grasa perivascularia está detectando estos estímulos metabólicos y está llegando a ser disfuncional sí mismo, traduciendo a la inflamación local del buque.”

Manka dice que el paso siguiente para los investigadores es determinar los caminos moleculares que diferenciado se regulan en las diversas clases de grasa para considerar cuál causar enfermedad y cuál se conecta a la inflamación.

“Podemos entonces intentar encontrar maneras de apuntarlas y parar o invertir los efectos nocivos de esta grasa perivascularia sobre enfermedad vascular,” él dice. “Estas conclusión nos ayudarán a descubrir terapias apuntadas y pueden llevar a una diagnosis más rápida, afectando manera los médicos diagnostican y tratan enfermedad cardiovascular.”