La combinación de las exploraciones de SPECT y del CT podía ofrecer la protección contra lymphedema en enfermos de cáncer del pecho

Con la dirección de una exploración especializada, los oncólogos de la radiación en la clínica de Mayo podían reducir por el 55 por ciento el número de ganglios linfáticos críticos para quitar el líquido de la arma que recibió dosis de radiación perjudiciales.

Los materiales también están conforme a embargo, pero se pueden alcanzar por adelantado por los periodistas para la incorporación en historias.

Los investigadores denuncian que eso la tomografía calculada de integración de la única emisión del fotón (SPECT) con las exploraciones de la tomografía (CT) automatizada utilizadas para la formulación de planes de la radioterapia del cáncer de pecho puede ofrecer los pacientes a la protección sustancial contra lymphedema, una hinchazón incurable, crónica del tejido que resulta de daño a los ganglios linfáticos continuos durante la radiación del cáncer de pecho. La exploración de SPECT-CT establece claramente las situaciones exactas de los ganglios linfáticos que son críticos para quitar el líquido de la arma, permitiendo que los médicos los cieguen, tanto cuanto sea posible, de los haces de radiografía entregados al pecho.

Estas conclusión fueron presentadas en el 33ro simposio anual del cáncer de pecho de CTRC-AACR San Antonio.

“En un esfuerzo de entregar las dosis terapéuticas de la radiación al pecho, ganglios linfáticos bajo la arma es los espectadores inocentes que se dañan a menudo irrevocablemente. El daño que disminuye a estos nodos durante el tratamiento contra el cáncer del pecho es la mayoría del modo eficaz que hemos visto para reducir el riesgo de las mujeres de desarrollar lymphedema,” dice el principal investigador del estudio, Andrea Cheville, M.D., un consultor en remedio físico y la rehabilitación en la clínica de Mayo en Rochester, Minnesota, que se especializa en la administración del lymphedema.

“Lymphedema es una preocupación crítica de los sobrevivientes del cáncer de pecho, así que desarrollar una aproximación individualizada a la irradiación se necesita grandemente,” ella agrega.

Este estudio ficticio anticipado en curso incluye a 30 mujeres con el temprano-escenario, el cáncer de pecho poco arriesgado que había terminado cirugía para quitar tumores y fue programado para la radioterapia al pecho afectado. Estos pacientes cualquiera no tenían ningún ganglio linfático que era sabido para ser positivo (significar el cáncer no se había extendido a estos sitios), ni tenían solamente micrometastasis a los ganglios linfáticos. Así, la radiación a los ganglios linfáticos en el axila no fue autorizada en estos pacientes.

La técnica que los investigadores se convirtieron para blindar ganglios linfáticos de la radiación implicada combinando exploraciones de SPECT con las imágenes del CT utilizó en la formulación de planes de la radioterapia.

“Podemos conocer exactamente donde están los ganglios linfáticos críticos bajo el axila,” al Dr. Cheville decimos, agregando que los nodos críticos son los que drenan la arma. “Mientras que una persona puede tener tanto como 62 ganglios linfáticos bajo la arma, sólo algunas son responsables de esa función.”

“Podemos utilizar esta información para personalizar los campos de la radiación tales que la base del tumor en el pecho es tratado terapéutico mientras que los ganglios linfáticos que drenan la arma se ciegan máximo de la radiación y de tal modo se pasan sin,” ella dice.

Los investigadores crearon dos planes del tratamiento para cada paciente -- un plan y estándar se adaptaron para pasarse sin del ganglio linfático basado en las exploraciones de SPECT-CT. Cuando compararon la radiación del ganglio linfático entre los planes, observaron reducciones dramáticas en la radiación a los ganglios linfáticos críticos en los planes SPECT-CT-adaptados.

Usando las imágenes de SPECT-CT, los investigadores determinaron todos los ganglios linfáticos críticos en los pacientes. Encontraron que el 65 por ciento de estos nodos habría sido situado dentro de los campos estándar de la radioterapia si él no fue cegado.

También encontraron que entre los 25 pacientes con por lo menos un ganglio linfático crítico dentro del campo de la radioterapia, por lo menos algunos que cegaban eran posibles para todos. Los investigadores calculaban que el número de ganglios linfáticos que recibían una dosis moderada de la radiación fue reducido a partir del 26 por ciento al 4 por ciento con cegar.

Porque el revelado del lymphedema puede tomar una cuestión de años, los investigadores continuarán vigilar a estos pacientes. No se ha denunciado ningunos casos del lymphedema todavía.

El Dr. Cheville dice que la técnica de localizar ganglios linfáticos críticos y de cegarlos de la radiación puede probar el más útil para los pacientes que requieren el retiro quirúrgico de los ganglios linfáticos en el axila pero no requiere la radiación que apunta ningunos nodos restantes. El riesgo de estos pacientes de desarrollar lymphedema puede ser tan alto como el 50 por ciento sin cegar, y las dimensiones que preservan la función de sus sistemas linfáticos pueden ser críticas a su calidad de vida a largo plazo, ella dice.

El estudio fue financiado por el departamento del programa de la investigación médica del congreso dirigido de la defensa.

Source:

Mayo Clinic