El Estudio determina separaciones en la atención sanitaria primaria para los mayores con condiciones crónicas múltiples

El número de uso de los mayores de los servicios de la atención sanitaria es determinado más por el número de condiciones crónicas que tienen que por su edad, según un nuevo estudio del Instituto Canadiense para la Información de la Salud (CIHI). El estudio encontró que más viejos mayores (85 y más viejo) sin condiciones crónicas hicieron menos que mitad del número de visitas de la atención sanitaria como mayores más jovenes (65 a 74) con condiciones tres o más crónicos, tales como diabetes, hipertensión y enfermedad cardíaca.

Mayores del estudio de CIHI y el Sistema Sanitario: ¿Cuál Es el Impacto de Condiciones Crónicas Múltiples? examina cómo los mayores que no viven en instituciones llegan hasta servicios médicos y qué clase de cuidado reciben. Según el estudio, tres fuera de cuatro Canadienses envejecen 65 y más viejo señalados tener por lo menos una condición crónica, mientras que una en cuatro mayores señaló tener tres o más.

Entre las conclusión dominantes del estudio:

  • Los 24% de los mayores que señalaron la vida con condiciones tres o más crónicos eran responsables del 40% de uso de la atención sanitaria entre mayores Canadienses.
  • Mayores con condiciones tres o más crónicos señalaron usando tres veces tantos servicios de la atención sanitaria como los Canadienses envejecen 65 y más viejos sin condiciones crónicas. Ésos con condiciones tres o más crónicos también señalaron más de dos veces el índice de visitas a un médico de cabecera como mayores con solamente una condición crónica.
  • Los modelos Similares del uso de la atención sanitaria existieron entre la edad 45 a 64 de los adultos; ésos con condiciones tres o más crónicos hicieron seis veces tantas visitas de la atención sanitaria como ésas sin condiciones señaladas.
  • Mayores con condiciones tres o más crónicos hicieron tres veces tantas visitas a los departamentos de emergencia como mayores sin condiciones crónicas señaladas.

“Nuestro estudio muestra que la presencia de condiciones crónicas tiene un mucho más de alto impacto en nuestros recursos de la atención sanitaria que edad solamente. Y con índices de diabetes y de hipertensión en la subida de Canadá, se prevee que la incidencia y la carga económica resultante de estas condiciones aumenten como las edades de la población,” explica a Jeremy Veillard, Vicepresidente de la Investigación y del Análisis en CIHI. “Sin Embargo, mientras que el riesgo de desarrollar condiciones crónicas aumenta con edad, la buena atención primaria desempeña un papel fuerte en el manejo de ellas e incluso posiblemente demorar o la prevención de su inicio.”

Las conclusión del estudio de CIHI se basan en la Encuesta Canadiense 2008 de Experiencias Con Atención Sanitaria Primaria, conducto por las Estadísticas Canadá y son financiadas por CIHI y el Consejo de la Salud de Canadá, que reconoció a los adultos que no vivían en instituciones o áreas remotas. Las 11 condiciones crónicas comunes incluidas en el estudio son artritis, asma, cáncer, dolor crónico, depresión, diabetes, enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad cardíaca, tensión arterial alta, desordenes de humor con excepción de depresión y recorrido.

El estudio encontró que los mayores Canadienses con condiciones tres o más crónicos señalaron tomar un promedio de seis medicamentos de venta con receta regularmente, el doble de mayores con solamente una condición crónica. Los Mayores con las condiciones crónicas que tomaban regularmente por lo menos cinco medicaciones de la receta eran más de dos veces tan probablemente para experimentar un efecto secundario que requería la atención médica (el 13%) como ésos que tomaban solamente uno o dos medicaciones de la receta (el 6%). Con Todo menos que la mitad de mayores con condiciones crónicas señaló que su doctor revisó sus medicaciones (el 48%) y explicó los efectos secundarios potenciales (el 47%) por lo menos algo del tiempo.

“Mayores que están tomando a un gran número de superficie de las drogas no sólo el riesgo de efectos secundarios de interacciones medicamentosas negativas pero también la posibilidad de no tomar sus medicaciones según lo dirigido,” dice al Dr. Bill Hogg, Director de Investigación del Centro de la Investigación en Asistencia Sanitaria de C.T. Lamont Primary en el Instituto de Investigación de Élisabeth Bruyère en la Universidad de Ottawa. Las “Estrategias para reducir el número de medicaciones un mayor se prescriben, cuando es posible, puede dar lugar a una mejor concordancia con regímenes de la medicación y llevar a una mejor calidad de vida.”

Reducir separaciones en cuidado preventivo podía llevar a menos visitas de la atención sanitaria

Mientras Que la mayoría de mayores señaló tener un médico de cabecera, sólo dos fuera de cinco (el 42%) señalaron que por lo menos una cierta hora en el último año habían hablado con un profesional de salud sobre lo que podrían hacer para mejorar su salud o para prevenir enfermedad (salir incluyendo fumar, ejercicio cada vez mayor o limitación del consumo del alcohol). Los resultados eran similares para los mayores de mañana, pues el solamente 45% de adultos entre la edad de 45 y 64 hablaron con su proveedor de asistencia sanitaria sobre cosas que él podría hacer para mejorar su salud.

“Como población de Canadá envejece, él es natural asumir que la incidencia de condiciones crónicas aumentará,” dice a Greg Webster, el Director de CIHI de la Atención Sanitaria Primaria. Los “Esfuerzos de entender mejor el lazo entre la administración de condiciones crónicas y el uso de la atención sanitaria pueden llevar para mejorar el cuidado preventivo, que dará lugar a mayores más sanos y a costos reducidos al sistema.”

Fuente: INSTITUTO CANADIENSE PARA LA INFORMACIÓN DE LA SALUD

Advertisement