La exposición Prenatal a los subproductos del carbón puede afectar incremento de la niñez temprana

Los Niños criados en hogares usando el carbón interior para cocinar o calentar aparecen ser meses alrededor de un de media pulgada más cortos a la edad de 36 años que ésos en hogares usando otras fuentes del combustible, según un hoy en línea asentado parte que aparezca en la aplicación de la huella de Junio Archivos de la Pediatría y del Remedio Adolescente, uno de los gorrones de JAMA/Archives.

El “Uso del carbón para la calefacción interior es extensamente frecuente en algunos países, exponiendo a millones de gente a la contaminación atmosférica de aire interior del humo del carbón,” los autores escribe como información de fondo en el artículo. La “combustión del Carbón emite las substancias químicas tales como flúor, selenio, mercurio, arsénico, hidrocarburos aromáticas policíclicas (PAHs), bióxido de azufre y bióxido de nitrógeno al aire interior, y estas substancias químicas pueden formar residuos en superficies y comida del hogar. A Menudo, las exposiciones se prolongan debido a la ventilación inadecuada.”

La exposición Prenatal a los agentes contaminadores se ha conectado al incremento reservado in utero, a una longitud más corta en el nacimiento, a una circunferencia principal más pequeña y a los déficits cognoscitivos de la temprano-niñez. Para determinar si la exposición a los subproductos del carbón en los años que siguen período del nacimiento-uno marcado por revelado-también rápido puede afectar al contrario al revelado, Rakesh Ghosh, Ph.D., de la Universidad de California, Davis, y los colegas siguió su trayectoria a 1.133 niños en la República Checa del nacimiento para envejecer 36 meses. Los Datos fueron recopilados de los cuestionarios completados por los moldes-madre y de informes médicos.

Entre los hogares en el estudio, el 10,2 por ciento utilizó el carbón para la calefacción interior o el cocinar y el 6,8 por ciento utilizaron la madera; el 46,8 por ciento de los utilizadores de madera y el 22,4 por ciento de utilizadores del carbón también utilizaron otras fuentes del combustible. A la edad de 36 años los meses, muchachos en hogares carbón-ardiendo eran cerca de 1,34 centímetros (0,52 pulgadas) de más corto que muchachos en hogares usando otros combustibles, y las muchachas aumentaron en los hogares que utilizaron el carbón eran cerca de 1,3 centímetros (0,52 pulgadas) de más corto que muchachas en otros hogares.

No había asociación entre la madera ardiente en el hogar y la altura de los niños, quizás porque los hogares que utilizaron la madera tendieron a utilizar otros combustibles también, la nota de los autores.

La exposición Combinada al uso de carbón y al humo del cigarrillo fue asociada incluso a mayores reducciones en altura; estos niños eran cerca de 2,09 centímetros (0,82 pulgadas) de más corto que los niños que no fueron expuestos a los agentes contaminadores de cualquier fuente.

“Estas conclusión reafirman que el impacto negativo de la contaminación atmosférica de aire interior del carbón puede extender más allá del sistema respiratorio de niños e indicar efectos sistémicos posibles,” a los autores escriben. La Exposición al humo del carbón puede empeorar incremento a través de varios mecanismos; por ejemplo, algunas pastas en el humo se han determinado como interruptores endocrinos, que interfieren con incremento y la diferenciación de la célula.

“Porque el peso y la longitud o la altura durante infancia y niñez se consideran ser calculadores de la morbosidad tales como obesidad y mortalidad de la desnutrición y de infecciones, y a la luz de un 50 por ciento estimado de la población de mundo usando el carbón y de la biomasa sólida como combustible nacional, el conocimiento de un impacto tan adverso en saludes infantiles es vital de una perspectiva internacional de las saludes infantiles,” los autores concluye.

Fuente: Archivos de la Pediatría y del Remedio Adolescente

Source:

Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine