Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Dos genes conectados al consumo compulsivo de alcohol

El descubrimiento podía llevar a las nuevas terapias para el alcoholismo

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland han determinado dos genes asociados al consumo compulsivo de alcohol que puede las puertas abiertas a los nuevos, más efectivos tratamientos para la consumición excesiva del alcohol. Los científicos encontraron eso que manipulaban dos receptores en el cerebro, receptores de GABA y peaje-como el receptor 4 (TLR4), “reducción profunda causada” del consumo compulsivo de alcohol por dos semanas en los roedores que habían sido criados y entrenados para beber excesivamente. El estudio fue publicado en línea la semana del 28 de febrero en el gorrón los procedimientos de la National Academy of Sciences.

El cerca de 30 por ciento de los americanos que lo hace la bebida tan excesivamente, y cerca de 75.000 personas mueren cada año de los efectos de la consumición excesiva. Los tratamientos actuales para la consumición excesiva del alcohol incluyen los medicamentos de venta con receta Revia y Campral para los cravings que controlan. Para facilitar síntomas de repliegue, los doctores prescriben a menudo las medicaciones tales como valium y Librium que llevan sus propios riesgos de apego. El valium y Librium reducen a los alcohólicos de la ansiedad asierran al hilo cuando paran el beber pero no reducen los cravings para el alcohol.

El nuevo estudio encontró que los tratamientos que manipulan ambo el receptor de GABA y peaje-como el receptor 4 tienen el potencial de reducir ansiedad y de controlar cravings, con poco a ningún riesgo para el apego, según el principal investigador Harry junio, Ph.D., profesor de la psiquiatría y farmacología y terapéutica experimental en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland. El estudio fue financiado en parte por el instituto nacional en abuso de alcohol y el alcoholismo, parte de los institutos de la salud nacionales.

El “consumo compulsivo de alcohol - definido como lograr un contenido en alcohol del .08 por ciento de g, el límite legal en muchos estados, en un período de dos horas - es una forma seria de la consumición excesiva,” dice al Dr. junio. “Ésta es la clase que bebe de nosotros ve con los estudiantes universitarios en vacaciones de primavera, e incluso algunos adultos. No resuelve la definición clásica del alcoholismo, caracterizada por dependencia y un largo periodo de la consumición seguido por el repliegue. Pero el consumo compulsivo de alcohol lleva los mismos riesgos para la salud serios que otros tipos de consumición excesiva: Cáncer, enfermedad cardíaca y, especialmente, el problema de salud público serio de los accidentes del vehículo.”

En el estudio, el Dr. junio y autor Laura mayor Aurelian, Ph.D., profesor de la farmacología y terapéutica y microbiología e inmunología experimentales en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, examinó el efecto del alcohol sobre el receptor de GABA y el TLR4. Los receptores de GABA son una clase de los receptores en el cerebro que reaccionan al neurotransmisor GABA y actúan como receptores inhibitorios, calmando hacia abajo o inhibiendo la actividad de neuronas en el cerebro. Los receptores de GABA reaccionan al alcohol, dando a bebedores una sensación tranquila y eufórica y reforzando comportamiento de consumición excesivo. El Dr. junio ha estado interesado de largo en el juego de los receptores del papel GABA en la consumición alcohólica. Éste es el primer estudio científico a la implicación dominante de los receptores del documento GABA en consumo compulsivo de alcohol específicamente, aunque los científicos creyeron ya que los receptores tenían un papel en la consumición excesiva en general.

“La Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland emplea una aproximación doble al apego y abuso de substancia, ofreciendo el tratamiento para ésos que luchan con el apego con su división de consumo de drogas y alcohol, e investigación científica inestimable en las raíces biológicas del apego y alcoholismo,” dice a E. Albert Reece, M.D., Ph.D., M.B.A., vicepresidente para los asuntos médicos para la Universidad de Maryland y Juan Z. y profesor de Akiko K. Bowers Distinguished y decano de la Facultad de Medicina. “Esperamos que los descubrimientos de la ciencia básica tales como éste traduzcan rápidamente a mejores tratamientos para perfeccionar las vidas y la salud de ésos que luchan con alcohol, y abordamos el problema de salud público serio del apego y del abuso de substancia.”

Una de las conclusión más nuevas del estudio se refiere a papel importante de TLR4 en consumo compulsivo de alcohol. La ciencia ha considerado tradicionalmente TLR4 ser un receptor natural de la inmunidad implicado con el neuroinflammation en el cerebro. Los científicos asociaron TLR4 a microglia, las células que soportan reacciones inflamatorias en el cerebro. “Qué hace esto que encuentra determinado importante para el campo de la neurología es que estamos mostrando que TLR4 desempeña un papel importante en neuronas, específicamente, las neuronas que se conectan con el receptor de GABA,” dice al Dr. junio.

Para establecer la conexión entre los receptores de GABA, TLR4 y el alcohol, los científicos manipularon este camino en los roedores del consumo compulsivo de alcohol. El Dr. Aurelian era un pionero en desarrollar un método para inhibir la expresión génica, ayudando a científicos a establecer claramente el papel de genes individuales en la carrocería. En este estudio, ella utilizó un vector viral del herpes - un virus de herpes desactivado - para entregar a un agente de gen-modificación directamente a las neuronas en el cerebro, para apuntar los receptores de TLR4 y de GABA. Los científicos encontraron que cuando estimularon artificial los receptores de GABA y TLR4 para simular a los bebedores de borrachera de las buenas sensaciones asierran al hilo al beber el alcohol, el interés perdido las ratas en el alcohol por dos semanas después del procedimiento.

Las composiciones existen que estimularían los receptores que los científicos hicieron de la misma manera en el estudio. “Es muy probable que, abajo del camino, estas composiciones puedan convertirse en nuevas terapias para el consumo compulsivo de alcohol,” dice al Dr. junio. “Estas composiciones actuarían como un reemplazo para el alcohol, como la metadona actúan como reemplazo para la heroína. Ayudarían a alcohólicos a parar la consumición, dándoles relevo de sus cravings y de la ansiedad que intentan aliviar con la consumición.”

El paso siguiente es investigar más lejos el papel nuevamente descubierto los juegos ese TLR4 en consumo compulsivo de alcohol. Los tratamientos futuros podrían apuntar los receptores de GABA y TLR4, o apenas TLR4, dependiendo de qué científicos encuentran, según el Dr. junio. Más estudio es necesario, dice al Dr. Aurelian: “El descubrimiento de esta implicación de TLR4 en un camino con GABA es el más notable. Este estudio ofrece básicamente totalmente una nueva comprensión sobre de qué TLR4 y GABA esté todo. Eso es emocionante, pero hay mucho más aprender sobre este camino y donde va más allá de este punto. Esto es un nuevo paradigma fascinador que proyectamos explorar más lejos.”

Source:

University of Maryland School of Medicine