El nuevo estudio genoma-ancho determina causas del desorden inmune de la niñez seria

Un nuevo estudio de la genómica, llevado por el centro para la genómica aplicada en el hospital de niños de Philadelphia, fija el escenario para la primera prueba diagnóstica profética en una enfermedad seria de la inmunodeficiencia en niños. Si el desorden, enfermedad de la inmunodeficiencia de la variable común (CVID), se puede diagnosticar temprano, los niños pueden recibir tratamientos salvavidas antes de que la enfermedad pueda progresar.

“Actualmente, puede haber un retraso de hasta nueve años de la primera vez que un niño hace enfermo de esta enfermedad muy compleja hasta que lo o la diagnostiquen,” dijo Jordania S. Orange, M.D., Ph.D., inmunologista pediátrico en el hospital de niños de Philadelphia y autor del co-guía del estudio. “Durante este retraso, un niño puede sufrir infecciones y daño relanzados del órgano de la vida-grasa. Determinar CVID en un primero tiempo puede permitir que los médicos intervengan anterior con el tratamiento apropiado.”

En el hospital de niños, la naranja dirige el centro diagnóstico y los cuidados de Jeffrey Modell para los niños con enfermedades primarias de la inmunodeficiencia. La naranja colaboró con Hakon Hakonarson, M.D., Ph.D., director del centro para la genómica aplicada en el hospital de niños de Philadelphia, Charlotte Cunningham Rundles, M.D., de la Facultad de Medicina del monte Sinaí, de New York City, y de investigadores de varias otras instituciones.

La investigación, el primer estudio sobre la base de la población genoma-ancho de CVID, 15 de abril en línea aparecido en el gorrón de la alergia e inmunología clínica.

En CVID, un niño tiene un bajo de los anticuerpos (específicamente inmunoglobulinas), reduciendo la capacidad de la carrocería de luchar enfermedad, y dejando el niño vulnerable a las infecciones periódicas. CVID puede primero ocurrir temprano o más adelante en vida, y los síntomas son altamente variables. Las infecciones respiratorias frecuentes pueden llevar al daño de pulmón permanente. Los pacientes pueden también sufrir la inflamación común, desordenes del estómago y de intestino, y un riesgo más alto de cánceres.

La gran variabilidad de la enfermedad, acoplada con la falta de una prueba diagnóstica clara, hace a menudo CVID ir undiagnosed por años antes de que los doctores puedan iniciar el tratamiento. La complejidad de la enfermedad también ha frustrado tentativas de determinar causas.

En el estudio actual, el equipo de investigación conducto un estudio genoma-ancho de la asociación (GWAS) para explorar para común y las variantes genéticas raras que pudieron permitir que los médicos determinen configuraciones genéticas encontraron en niños con CVID pero no en niños sanos.

Usando el equipo genotyping altamente automatizado en el centro del hospital de niños para la genómica aplicada, las personas de estudio realizaron un GWAS en una muestra de 363 pacientes con CVID, comparada a 3.031 mandos sanos. Exploraron para los polimorfismos del único-nucleótido (SNPs) así como para variaciones más raras del número de copia (CNVs). SNPs es cambios en una única base de la DNA, mientras que se suprime CNVs o las series relanzadas en un alargamiento de la DNA.

El GWAS descubrió una asociación fuerte con los genes en la región compleja de la histocompatibilidad (MHC) importante, un área sabida para desempeñar un papel importante en condiciones inmune-relacionadas, y conectada previamente a CVID. Los investigadores también encontraron que SNPs en un área esa las claves para una familia de proteínas implicó en inmunorespuestas.

En su investigación de CNV las personas de estudio también encontraron más que genes de docena novelas con importancia directa o potencial al sistema inmune. Los descubrimientos del gen ofrecieron pistas a la biología en gran parte desconocida de cómo CVID se convierte, vertiendo la luz en los mecanismos biológicos que eran la base de la enfermedad. “Estas conclusión ofrecen discernimiento en la patogenesia de CVID y de sus diversos subtipos, y pueden llevar a los tratamientos futuros,” dijo la naranja.

Las conclusión de GWAS confirmaron la complejidad genética de CVID, pero más importantemente para el uso clínico, los investigadores podían utilizar sus descubrimientos para desarrollar un algoritmo profético. Cuando probaron ese algoritmo en las cohortes de los casos y de los mandos de CVID, podían distinguir CVID de mandos sanos con el 99 por ciento de exactitud.

Los investigadores ahora están trabajando para refinar el algoritmo en una prueba diagnóstica estandardizada para CVID. La naranja adicional, “esto es muy emocionante. Sugiere que poder poder utilizar el perfil genético de un paciente en un primero tiempo para predecir si él o ella desarrollará CVID. Desde el tratamiento anterior puede perfeccionar grandemente la capacidad de un niño de vivir con CVID, esta investigación puede representar un avance importante en el manejo de una enfermedad compleja, de desconcierto.”