Exelixis denuncia a fase del cabozantinib 2 datos de ensayo sobre metástasis del hueso

Exelixis, Inc. (NASDAQ: EXEL) denunció datos interinos sobre alivio del dolor y relacionó hoy la reducción en uso analgésico narcótico con el cabozantinib en enfermos de cáncer castración-resistentes de la próstata (CRPC) con las metástasis del hueso. Howard Scher, M.D., jefe del servicio genitourinario de la oncología en el centro conmemorativo del cáncer de Sloan-Kettering, presentará los datos el 14 de noviembre de 2011 en una sesión del asentador en la Conferencia Internacional de AACR-NCI-EORTC sobre objetivos moleculares y la terapéutica del cáncer en San Francisco (B57 abstracto). El asentador estará disponible en www.exelixis.com/resources/presentations.

Resultados del estudio

Los efectos sobre intensidad del dolor fueron medidos anticipado en los pacientes de CRPC alistados en la cohorte no-seleccionada al azar en curso (NRE) de la extensión de la juicio seleccionada al azar de la discontinuación de la fase 2 de la compañía. Alistaron a sesenta y siete pacientes en la cohorte de NRE por lo menos 6 semanas antes del atajo de los datos. Todos los pacientes tenían metástasis del hueso y 29 (el 43%) tenían enfermedad suave mensurable del tejido. Todos los pacientes habían recibido el docetaxel anterior, 16 (el 24%) habían recibido el cabazitaxel anterior, 15 (el 22%) tenían el abiraterone o MDV3100 anterior, 4 (el 6%) tenían radionúclidos anteriores, y 53 (el 79%) habían sido tratados previamente con los bisphosphonates y/o el denosumab. El punto medio del dolor peor medio en la línea de fondo determinado por el inventario abreviado del dolor (BPI) era 3,3 (alcance 0-7.9). Veintinueve pacientes (el 43%) tenían el moderado al dolor severo según lo evidenciado por el dolor peor medio ≥4 en la línea de fondo, cuyo 27 (el 40%) tomaban el narcótico para el dolor. Esta última población es el foco de la presentación del asentador.

La concordancia paciente con la evaluación programada del dolor era alta; 67 pacientes terminaron un total de 268 de 295 intervalos de la evaluación del dolor (del 91%). Veintinueve pacientes con el dolor peor medio ≥4 en la línea de fondo terminaron 115 de 126 intervalos de la evaluación del dolor (del 91%).

Dolor peor medio perfeccionado en 28 de los 29 pacientes con el dolor peor medio ≥4 en la línea de fondo, incluyendo 17 pacientes tratados previamente con el docetaxel solo y 11 tratada previamente con el docetaxel más abiraterone y/o cabazitaxel. Tres de estos pacientes también recibieron previamente una terapia sistémica del radionúclido. La mejor reducción mediana del dolor de la línea de fondo era el 46%, y 17 pacientes (del 59%) tenían por lo menos una disminución del 30% del dolor peor medio, incluyendo pacientes con 1-3 terapias anteriores. De 25 pacientes con el dolor peor medio ≥4 en la línea de fondo y una condición atmosférica mínima de 12 semanas de continuación, 12 (el 48%) tenían una disminución duradera del ≥30% de la línea de fondo en relación con del dolor peor medio en 2 puntos terminados del tiempo que eran por lo menos 6 semanas aparte. El inicio de la mejoría del dolor fue documentado en la primera evaluación del dolor en 3 semanas en la mayoría de pacientes.

De los 27 pacientes con el dolor peor medio ≥4 y del narcótico el tomar en la línea de fondo, 15 (el 56%) disminuyeron su dosis por por lo menos el 30%, incluyendo 7 (el 26%) quién interrumpieron las drogas narcóticas totalmente, 4 (el 15%) tenían una dosis estable (ningún cambio o el cambio el ≤30%), y 8 (el 30%) aumentaron uso de la droga narcótica.

El alivio del dolor (línea de fondo en relación con de la paliación del dolor del ≥30%) también fue acompañado por sueño perfeccionado y redujo interferencia con actividades de la vida diaria. Doce pacientes con una paliación del dolor del ≥ el 30% en la semana 12 tenían una mejoría del punto medio del 32% en sueño y mejoría mediana del 17% en interferencia con actividades de la vida diaria. Seis pacientes que no experimentaban el alivio del dolor (mejoría del <30% en línea de fondo en relación con del dolor) tenían empeoramiento de interferencia mediana con el sueño (el 16%) y las actividades de la vida del diario (el 20%).

“Las mejorías en el dolor observado en este estudio son importantes y sugieren que el cabozantinib podría tener un papel importante en el mando del dolor relacionado con las metástasis del hueso en hombres con CRPC progresivo,” dijeron a Howard Scher, M.D., investigador en la juicio y jefe del servicio genitourinario de la oncología en el centro conmemorativo del cáncer de Sloan-Kettering. el “dolor Cáncer-relacionado es una de las complicaciones temidas del cáncer de próstata y de un calculador para la mortalidad creciente de la enfermedad. Las nuevas opciones del tratamiento para relevar y para controlar estos síntomas debilitantes se necesitan urgente.”

“Estos datos anticipado cerco indican que el cabozantinib tiene un impacto significativo en dolor y uso narcótico en pacientes de CRPC con las metástasis del hueso,” dijeron a Michael M. Morrissey, Ph.D., presidente y director general de Exelixis. “Estos resultados corroboran importantemente nuestra inicial investigador-denunciaron los datos presentados en la reunión de este año de ASCO, y sugieren que el cabozantinib puede ofrecer la ventaja clínica significativa a los pacientes que sufren de dolor y quién han limitado opciones del tratamiento.”

Los pacientes en este estudio de una sola rama recibieron una dosis que comenzaba del magnesio 100 del diario del cabozantinib. Todos los pacientes en la cohorte de NRE tenían metástasis del hueso, habían recibido la quimioterapia anterior del docetaxel, y habrían podido recibir terapia sistémica adicional incluyendo cabazitaxel. Sobre asiento del estudio, requirieron a los pacientes tener pruebas de objetivo demostradas de la progresión de la enfermedad durante o en el plazo de 6 meses de la terapia del docetaxel o del cabazitaxel.

Dolor y evaluación de la medicación de la analgesia

El dolor fue fijado usando un sistema interactivo de la reacción de voz que comprendía un cuestionario de 4 items. El cuestionario fijó dolor en su sueño peor, perturbado en su peor, y la interferencia con actividades de la vida diaria, toda en el plazo de las 24 horas anteriores. Estos tres items fueron medidos usando una escala de alimentación de 11 puntos (0-10), en la cual 0 indica la ausencia del síntoma. El aforo peor de la intensidad del dolor se deriva del BPI, que es ampliamente utilizado y validado en los estudios contemporáneos del dolor (Atkinson y otros, 2010). Los cambios en el dolor de un paciente fueron fijados en relación con su muesca del dolor de la línea de fondo. El uso analgésico narcótico de la medicación fue fijado por el diario paciente. Todas las evaluaciones del dolor y del uso de la medicación de la analgesia fueron denunciadas como la muesca diaria del promedio sobre un intervalo de siete días. La evaluación de la línea de fondo fue tomada dentro de 14 días antes de la primera dosis del cabozantinib, mientras que las evaluaciones de la poste-línea de fondo fueron tomadas en la semana 3, la semana 6, y cada 6 semanas después de eso. Para que el intervalo de la evaluación sea considerado válido, el paciente tuvo que terminar una condición atmosférica mínima de 4 de los 7 cuestionarios administrados durante el intervalo de siete días de la evaluación.

Los cambios en la evaluación del dolor fueron evaluados en pacientes con el dolor moderado-a-severo de la línea de fondo, definido mientras que evaluaron a los pacientes peores diarios de la muesca un ≥4. del dolor del promedio para lograr una disminución del ≥30% de la línea de fondo en relación con del dolor peor diario del promedio. Evaluaron a los pacientes también para los cambios en línea de fondo en relación con del uso analgésico narcótico.

El seguro y la actividad antitumores en la cohorte de NRE de los pacientes de CRPC serán resumidos en una presentación futura.

Source:

Exelixis, Inc.