Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La píldora anticonceptiva podía reducir riesgo de cáncer ovárico y uterino en monjas

Profesor Roger Short, de la universidad de Melbourne, y el Dr. Kara Britt, de la universidad de Monash, discuten en un pedazo del comentario en The Lancet, que puesto que la píldora anticonceptiva reduce mortalidad total y la mortalidad conectadas específicamente al cáncer ovárico y uterino, las monjas deben ser dados la píldora para la salud, bastante que el contraceptivo, las razones.

Mujeres nulíporas - o mujeres que no tienen niños - tener ciclos menstruales más ovulatorios que las mujeres que tienen niños, debido a la ausencia de embarazo y de lactancia. Este número creciente de ciclos aumenta riesgo de cáncer. Otros factores que aumentan el número total de ciclos, sin importar tener niños o no, también aumentan riesgo de cáncer, tal como pasar a través de pubertad anterior o de menopausia más adelante. Mujeres que tienen disminución adicional de los niños su riesgo de estos cánceres si tienen su primer niño en una edad joven, soportan a más niños, y amamantan.

Los autores dicen que los estudios han mostrado que la mortalidad total en las mujeres que usan la píldora anticonceptiva es el 12% más inferior que en los que nunca lo han utilizado. El riesgo de desarrollar cánceres ováricos y endometriales baja por 50-60% en los utilizadores de la píldora comparados con las mujeres que nunca lo han utilizado, y la protección persiste por 20 años, mostrando una ventaja a largo plazo sin obstrucción.

“Por supuesto, como con ninguna medicación, la píldora no es riesgo-libre. Por ejemplo, el estrógeno/la píldora combinados del progestógeno puede aumentar el riesgo de coágulos de sangre, y como tal el historial médico de la mujer se debe considerar siempre,” discuten.

No obstante reconocen que la iglesia católica condena todas las formas de la contracepción, según lo contorneado por el papa Pablo VI en el Vitae de Humanae en 1968.

El “Vitae de Humanae nunca menciona a monjas, así que deben estar libres de utilizar la píldora anticonceptiva para proteger contra los peligros del nulliparity puesto que el documento declara que “los respetos de la iglesia de ninguna manera como los medios terapéuticos ilegales consideraban necesario curar enfermedades orgánicas, aunque también tienen un efecto anticonceptivo”.

“Si la iglesia católica podría poner la píldora anticonceptiva libremente a disposición todas sus monjas, reduciría el riesgo de esos parásitos malditos, de cáncer del ovario y de útero, y da a apuro de las monjas el reconocimiento que merece.”