El nuevo NIST SRM clínico puede ayudar en la detección CMV y el tratamiento exactos

Un nuevo material de referencia estándar clínico (SRM) del National Institute of Standards and Technology (NIST) ayudará a profesionales de la atención sanitaria más exacto a diagnosticar y a tratar el citomegalovirus (CMV), un patógeno común que sea determinado peligroso para los niños y las personas con los sistemas inmunes debilitados.

CMV se encuentra en el 50 a 80 por ciento de la población. Es una pieza de la familia del herpes de virus que incluye dos virus del herpes simple (las causas de dolores fríos y del herpes genital), el virus del varicela-zoster (la causa de la varicela y de las tejas) y el virus de Epstein-Barr (la causa de la mononucleosis). Como sus virus de herpes del primo, CMV sigue siendo generalmente latente en una persona infectada a menos que ciertas condiciones accionen su activación. Actitudes CMV un riesgo para la salud importante a la gente que immunocompromised (por ejemplo los pacientes trasplantados o los enfermos de cáncer del órgano que experimentan la quimioterapia) y bebés que reciben el virus de sus moldes-madre antes de nacimiento. Las infecciones congénitas CMV causan problemas más a largo plazo y muertes de la niñez que muchos otros desordenes prenatales incluyendo síndrome alcohólico fetal, los defectos de Síndrome de Down y de tubo de los nervios tales como bífido espinal.

Si una infección CMV llega a ser peligrosa, los agentes antivirus se pueden utilizar para moderar el impacto. Lamentablemente, muchas de estas composiciones son tóxicas, así que un médico debe conocer la severidad de la dimensión de la infección-uno conocida como carga viral (el número de virus copia por el microlitro de sangre) - para prescribir la dosificación y la duración óptimas del tratamiento. Los medios actuales de medir la carga viral son utilizar la técnica estándar (PCR) de la reacción- de cadena de la polimerasa para “amplificar” o haciendo que las copias múltiples de una DNA dividen en segmentos o molécula-a amplifique una región del gen CMV y después utilice una curva de calibración para estimar el número de partículas del virus en la muestra original. La exactitud de estas mediciones puede variar grandemente a partir de una instalaciones de pruebas a otras como hay muchos diversos protocolos de la polimerización en cadena usados para determinar la carga viral, incluyendo el anuncio publicitario y (convertido privado) análisis “internos” del laboratorio.

La nueva referencia del NIST, SRM 2366, aborda el problema de la variabilidad ofreciendo una DNA estandardizada CMV. El estado coherente de la DNA viral en el patrón fue asegurado fabricándolo en las bacterias de Escherichia Coli. Estas células cada uno de Escherichia Coli contienen una copia del genoma CMV en una “construcción de la DNA” - un segmento artificial construido del ácido nucléico que cifra para un producto específico, en este caso, CMV DNA. Las copias de la DNA hechas por este cultivo celular de Escherichia Coli “fábrica” se pueden después purificar y cuantificar usando la polimerización en cadena digital.

SRM 2366 consiste en tres soluciones, cada uno con una concentración específica CMV de copias de la DNA por microlitro: 420, 1.702 y 19.641. Éstos se diseñan para calificar las muestras preparadas de la calibración (conocidas como calibrants). También pueden ser utilizados como muestras del control de calidad para el equipo diagnóstico. Para la rastreabilidad adicional, el certificado de SRM de análisis incluye las series genéticas de las nueve regiones del genoma CMV copiadas para el patrón.

SRM 2366 ensambla más de 50 materiales de referencia producidos por el NIST para el control de calidad en la prueba clínica. Los materiales de referencia estándar están entre los productos lo más extensamente posible distribuidos y usados del NIST. La dependencia prepara, analiza y distribuye cerca de 1.300 diversos materiales que se utilicen en el mundo entero para verificar la exactitud de instrumentos, para validar métodos de prueba y para servir como la base para los patrones del control de calidad por todo el mundo.