La Consumición de salmones beneficia a mujeres embarazadas y a sus bebés

La Universidad de los investigadores de Granada ha probado que la consumición de dos porciones de los salmones alzados en una granja de pescados (enriquecido con los ácidos grasos omega-3 y ligeramente contaminado) una semana durante embarazo es beneficiosa ambos para el molde-madre y el niño.

Este estudio de la investigación - conducto en el marco de un Proyecto financiado por el Programa de Base de la UE VI llamó Los Salmones en Estudio (SiPS) del Embarazo revela que la admisión de salmones aumenta niveles del ácido graso omega-3 en el molde-madre y el niño y mejora sus defensas antioxidantes; la causa es el contenido del selenio y del retinol de salmones. Además, el salmón no altera niveles de tensión oxidativos, la reacción inflamatoria y el homeostasis vascular.

Para realizar este estudio, una muestra seleccionada al azar de mujeres embarazadas con la admisión inferior de los pescados fue seleccionada. La muestra fue dividida en dos grupos: el grupo de mando - de que continuaron con su De Color Salmón grupo regular de la dieta y - del cual incorporó dos porciones “trató” salmones a partir de 20 semanas de gestación hasta término. Los salmones usados en este estudio habían sido alzados en una granja de pescados bajo dieta controlada incluyendo los ingredientes especiales (los aceites vegetales y comida como algas y zooplancton); con esta dieta, los salmones llegaron a ser ricos en los ácidos grasos omega-3 y presentaron altas concentraciones de vitaminas antioxidantes - como Vitaminas A y E y selenio; además los pescados contuvieron niveles muy inferiores del contaminante.

Sangre y Muestras de Orina

La Sangre y las muestras de orina fueron recogidas de los dos grupos, que también fueron pedidos terminar un cuestionario de los hábitos alimentarios en las semanas 20 y 34 de gestación - cuáles proporcionarían a la información sobre toma de comida durante las 12 semanas anteriores. Posteriormente, la sangre y las muestras de orina fueron recogidas otra vez en la semana 38 de la gestación y en el trabajo - donde también las muestras de sangre del cordón umbilical fueron recogidas.

Los investigadores encontraron que las concentraciones del ácido graso omega-3 mejoraron cuando las mujeres embarazadas que no comieron con frecuencia pescados comieron dos porciones de semanario de color salmón; los mismos resultados fueron obtenidos para los recién nacidos. Dos porciones de salmones por semana ayudan al molde-madre y a su niño a alcanzar la admisión recomendada condición atmosférica mínima del ácido graso omega-3.

Además, los investigadores encontraron que los biomarkers para la oxidación del lípido y el daño oxidativo a la DNA no fueron afectados por la admisión de salmones. Así, los investigadores concluyeron eso que comían dos porciones de salmones que una semana durante embarazo no aumenta la tensión oxidativa. De hecho, las concentraciones del selenio y del retinol fueron aumentadas del plasma de las mujeres embarazadas, y las concentraciones del selenio aumentaron de los recién nacidos. Esta mejoría en defensas antioxidantes pudo ayudar a prevenir y a reducir la tensión oxidativa adicional asociada a embarazo.

Finalmente, la consumición de los salmones alzados en una granja de pescados no afectó negativo a las defensas de las mujeres embarazadas, metabolismo del hidrato de carbono y de lípido, adipokine y las concentraciones y los biomarkers antioxidantes del cytokine para el homeostasis vascular en los recién nacidos.

http://canal.ugr.es/health-science-and-technology/item/55521