Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La quimioterapia perfecciona la supervivencia para los pacientes con el cáncer periampullary después de la resección

Pacientes que tenían cirugía para el cáncer periampullary (una variedad de tipos de cáncer que están situados en y cerca del jefe del páncreas, incluyendo un área llamada el ampulla donde el conducto biliar ensambla hacia arriba con la tubería pancreática para vaciar sus secreciones en el intestino delgado superior) y la quimioterapia recibida tenía una ventaja estadístico importante de la supervivencia, comparados a los pacientes que no recibieron la quimioterapia, después de ajustar según variables pronósticas, según un estudio en la aplicación del 11 de julio el JAMA.

Los carcinomas de Periampullary se presentan del jefe del páncreas. “La presentación clínica es similar a la de la adenocarcinoma ductal pancreática, y junta representan una causa de la muerte importante. El alrededor 80 por ciento de adenocarcinomas periampullary es resectable y comprende así el alrededor 30 por ciento al 40 por ciento de todas las resecciones para los cánceres en el jefe del páncreas,” según la información de fondo en el artículo. Aunque la quimioterapia después de que la cirugía se haya mostrado para tener una ventaja de la supervivencia para el cáncer pancreático, allí no haya sido ningún ensayo aleatorizado para las adenocarcinomas periampullary.

Juan P. Neoptolemos, M.D., de la universidad de Liverpool, Inglaterra, y los colegas conducto un estudio para determinar si la quimioterapia complementaria (fluorouracil o gemcitabine) ofrece supervivencia total perfeccionada después de la resección. La juicio controlada seleccionada al azar (julio de 2000-mayo de 2008) conducto en 100 centros en Europa, Australia, Japón, y Canadá. De los 428 pacientes incluidos en el análisis primario, 297 tenían ampullary, 96 tenían conducto biliar, y 35 tenían otros cánceres. Destinaron cientos cuarenta y cuatro pacientes al grupo de la observación, 143 pacientes para recibir el ácido folínico vía la inyección intravenosa del bolo seguida por el fluorouracil vía la inyección intravenosa del bolo administraron 1 a 5 días cada 28 días, y 141 pacientes para recibir la infusión intravenosa del gemcitabine una vez por semana para 3 de cada 4 semanas por 6 meses.

Doscientos cuarenta y cuatro pacientes (el 57 por ciento) habían muerto a la hora de análisis, de 88 (el 61 por ciento) en el grupo de la observación, de 83 (el 58 por ciento) en el fluorouracil más grupo ácido folínico, y de 73 (el 52 por ciento) en el grupo del gemcitabine. Para el análisis primario, en el grupo de la observación, la supervivencia mediana (del punto medio) era 35,2 meses y en el grupo de la quimioterapia 43,1 meses.

El análisis primario sin ajustar del resultado primario de la supervivencia no demostró una ventaja importante para la quimioterapia complementaria. El “análisis multivariante, corrigiendo para las variables pronósticas, encontró una ventaja estadístico importante de la supervivencia a la quimioterapia y específicamente para el gemcitabine comparado con la observación, a pesar de que el mejor perfil de seguro comparado con fluorouracil más el ácido folínico, pero estos resultados se debe considerar el generar de la hipótesis. Había diversos resultados de la supervivencia al lado de tipo del tumor, aunque la edad, la pendiente mal distinguida del tumor, y la implicación del ganglio linfático fueran también factores independientes de la supervivencia,” los autores escribe.

“Aunque este estudio encontró el apoyo para que la quimioterapia complementaria del uso perfeccione supervivencia en pacientes con los cánceres periampullary, este efecto era modesto, indicando una necesidad de otras mejorías y autorizando la prueba de las quimioterapias de combinación.”

Source:

JAMA