Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los clientes regulares de los trabajadores de sexo desarrollan sensaciones del romance y aman a menudo

Mientras que se cree común que los hombres que pagan sexo están tentativa evitar la consolidación emocional, un nuevo estudio encuentra que los hombres que hacen clientes regulares de los trabajadores de sexo desarrollan a menudo sensaciones del romance y ame. Este estudio se publica en una edición reciente de los hombres y de las masculinidades, un gorrón SABIO.

“Estos últimos años, hemos venido ver una normalización gradual de la prostitución independiente de la escolta, adonde los encuentros sexuales han venido asemejarse a lazos de la cuasi-datación,” estudio declarado Christine Milrod autor. “Nuestro estudio muestra que los clientes regulares de un proveedor determinado del sexo vienen a menudo experimentar las sensaciones del afecto profundo, que pueden progresar en una historia de amor auténtica.”

En este nuevo estudio, Milrod y el co-autor Ronald Weitzer analizaban 2.442 fijaciones en una tabla en línea de la discusión de un sitio de la revista del proveedor del sexo en donde más que millón de clientes de trabajadores de sexo leídos y de poste sobre sus experiencias. Aproximadamente una mitad incluyó una discusión sobre intimidad emocional entre los trabajadores de sexo y sus clientes, muchos de los cuales expresó un deseo de crecer sus lazos más allá del nivel físico bajo la forma de distribución de sensaciones privadas y de amor mutuo.

“Estos lazos siguen un script convencional romántico que normalice el enlace y destigmatizes el proveedor y al cliente,” Milrod declarado. “El estudio muestra que esta clase de normalización puede manifestarse en una fusión de finanzas, las familias y las sociedades finalmente monógamas - el proveedor es no más apenas un surtidor de la experiencia de la novia, pero un socio romántico de la vida real.”