Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Montelukast perfecciona la perturbación respiratoria y la talla adenoidea en niños con OSA

La universidad de Ben-Gurion de los investigadores de Negev (BGU) reveló que una mayoría de niños que sufrían del Apnea de sueño obstructor (OSA) tratado con el montelukast, una droga aprobada para la fiebre del asma o de heno, mostrado la mejoría importante en la perturbación respiratoria y la talla adenoidea, según un nuevo estudio publicado en gorrón de la pediatría.

Un considerable porcentaje de los niños que sufren de OSA y experimentan las tonsilectomías y los polypectomies sufre de vez en cuando de la infección, de la extracción de aire y de la deshidratación postoperatorias. Algunos niños experimentan un reoccurrence de la condición.

Según el Dr. Aviv Goldbart, investigador en la facultad de BGU de ciencias de la salud, “nuestra meta es encontrar los tratamientos no invasores para OSA. Estamos buscando un tratamiento nonsurgical que sea utilizado en vez de tonsilectomías y de polypectomies en niños, y como repuesto para la aerovía positiva contínua ejerza presión sobre (CPAP) las máquinas para los adultos.”

El estudio fue probado en una moda de doble anonimato, seleccionada al azar, placebo-controlada en la cual dieron 23 niños placebos, y dieron 23 niños el montelukast. Después de un tratamiento de 12 semanas con las dosis orales diarias, los niños experimentaron la severidad reducida de OSA. Estos mismos 23 niños también mostraron la mejoría importante en la perturbación respiratoria, la talla adenoidea y los síntomas de los niños. El índice obstructor del apnea fue disminuido cerca sobre el 50 por ciento en el 65 por ciento de niños tratados.