Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La aproximación de la terapia génica restablece capacidad de oler en modelo del ratón de la anosmia congénita

Los científicos financiados por los institutos de la salud nacionales han restablecido la capacidad de oler en un modelo del ratón de un desorden genético humano que causa incapacidad congénita de la anosmia- para oler de nacimiento. La aproximación utiliza terapia génica para regrow los cilios, las estructuras de célula que son esenciales para la función olfativa. El estudio fue financiado por cuatro porciones de NIH: el instituto nacional en la sordera y otros desordenes de las comunicaciones (NIDCD), el instituto nacional en la diabetes y las enfermedades digestivas y de riñón (NIDDK), el instituto nacional de Eunice Kennedy Shriver de las saludes infantiles y del revelado humano (NICHD), y el instituto nacional del aro (NEI). Fue publicado en línea en la aplicación del 2 de septiembre de 2012 el remedio de la naturaleza del gorrón.

“Estos resultados podrían llevar a una de las primeras opciones terapéuticas para tratar a gente con anosmia congénita,” dijo la batería de James F., Jr., M.D., Ph.D., director de NIDCD. “Ella también fijó el escenario para las aproximaciones terapéuticas a tratar las enfermedades que implican la disfunción de los cilios en otros sistemas del órgano, muchas cuyo puede ser fatal si están ida no tratado.”

La disfunción olfativa puede ser un síntoma de una clase nuevamente reconocida de desordenes genéticos, conocida como ciliopathies, que incluyen las enfermedades tan diversas como la enfermedad de riñón y el pigmentosa policísticos de la retinitis, una enfermedad ocular heredada, degenerativa que cause la debilitación y la ceguera severas de la visión. Los desordenes son causados por defectos en cilios, antena-como proyecciones en las células que les ayudan para detectar su ambiente. Los científicos creen que casi cada célula en la carrocería tiene la capacidad de crecer uno o más cilios. En el sistema olfativo, los cilios múltiples proyectan de las neuronas sensoriales olfativas, las células sensoriales que se encuentran en el epitelio olfativo, tejido alto hacia arriba en la cavidad nasal. Los receptores que atan odorantes se localizan en los cilios, que es porqué una baja de cilios da lugar a una baja en la capacidad de oler.

Las personas de investigadores, llevadas por Jeffrey R. Martens, Ph.D., en la Universidad de Michigan, Ann Arbor, y Jeremy C. McIntyre, Ph.D., persona postdoctoral en el laboratorio de las martas, trabajado con un modelo del ratón que lleva una mutación en el gen IFT88. La mutación causa una disminución de la proteína IFT88, que lleva a una reducción dramática en la función de los cilios en varios diversos sistemas del órgano, incluyendo el sistema olfativo.

Los investigadores utilizaron un adenovirus para introducir una copia sana del gen como manera de restablecer niveles de la proteína IFT88 en los ratones. Quisieron ver si la reintroducción de la proteína perdida podría restablecer cilios a las neuronas sensoriales olfativas y volver la capacidad de oler. Por tres días consecutivos, los ratones recibieron terapia intranasal del lanzamiento del gen y después no fueron prohibidos 10 días para que las neuronas sensoriales infectadas expresen la proteína viral-codificada IFT88. Después de entonces, los ratones fueron probados con el aumento de concentraciones de un odorante (acetato amílico). Sus reacciones fueron medidas en el celular, el tejido, y los niveles sinápticos, que todas indicaron que los ratones habían recuperado la función olfativa.

“Restableciendo la proteína nuevamente dentro de las neuronas olfativas, podríamos dar a la célula la capacidad de regrow y extender cilios de la perilla de la dendrita, que es lo que necesita la neurona olfativa para descubrir odorantes,” dijo a McIntyre.

El cambio en la función olfativa también tiene implicaciones en el comportamiento que introduce de los ratones. El modelo del ratón los científicos usados es de peso insuficiente nacido y su anosmia interfiere con el estímulo para comer, que en muchos mamíferos, incluyendo seres humanos, es impulsado por el olor. El tratamiento con terapia del adenovirus aumentó peso del cuerpo en el 60 por ciento en tratado comparado a los ratones no tratados, indicando que la función olfativa restablecida motivaba introducir.

Los investigadores proyectan continuar su trabajo desarrollando otro modelo del ratón para observar el impacto en la función olfativa y el potencial para restablecer la función cuando el gen IFT88 falta totalmente, bastante que apenas transformado. Los estudios futuros podrían comenzar a trazar una manera de traer esta táctica terapéutica a los voluntarios humanos del estudio, que podrían restablecer eventual el sentido del olfato, y a una mejor calidad de vida, a la gente que nace con anosmia. La investigación adicional podría también avance los tratamientos para otros ciliopathies, como estas conclusión muestran que la terapia génica es una opción viable para el salvamento funcional de cilios en células establecidas, ya distinguidas.