Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La nueva investigación vierte la luz en la ovulación y la fertilización acertadas

Los huevos tardan un tiempo largo para producir en el ovario, y son así uno de los recursos preciosos de una carrocería. Se ha teorizado que la carrocería tiene mecanismos para ayudar al ovario para asegurarse de que los huevos ovulados incorporan el trecho reproductivo en el momento adecuado para maximizar la ocasión de la fertilización acertada.

La nueva investigación de Allan Spradling de Carnegie y Jianjun Sun ha vertido la luz en cómo la ovulación y la fertilización acertadas son causadas estudiando estos procesos en moscas del vinagre. Encontraron que las secreciones de las casquillos del prensaestopas especiales dentro del trecho reproductivo de la mosca del vinagre contribuyen a la ovulación y a la función de la esperma, y que esta secreción es controlada por un gen específico del receptor de la hormona, llamado Hr39. Sus resultados sugieren que Lrh-1, un gen mamífero del receptor estrechamente vinculado a Hr39, también regule la ovulación controlando secreciones del trecho reproductivo en mamíferos. Sus conclusión son publicadas por el eLife.

La investigación de Sun y de Spradling ofrece un ejemplo de cómo los procesos biológicos que son la base de un tipo específico de tejido humano son a menudo fundamental similares a la biología de tejidos análogos en especies aparentemente muy diversas, tales como insectos. Estos procesos comunes no son un accidente, sino son bastante una consecuencia de la historia evolutiva común de virtualmente todos los organismos multicelulares en la tierra. Como resultado de estas semejanzas, los investigadores pueden genético manipular moscas del vinagre para determinar los genes y los caminos que controlan un biológico proceso-en este caso ovulación-y después utilizar el genoma que ordena para determinar los genes correspondientes en otras especies, incluyendo seres humanos.

Sun y Spradling comenzaron tal estrategia hace unos años caracterizando cómo las casquillos del prensaestopas dentro del ovario se convierten. Pronto, podían pellizcar el revelado normal para generar moscas con dondequiera a partir de la cero al número normal de cerca de 200 células secretores, así como de adultos en quienes la función secretor de la célula se podría girar con./desc. a voluntad. Los ratones con las mismas propiedades serían un reto mucho más grande a producir y rendirían resultados mucho más despacio. Por supuesto, tales estudios no se podían emprender con los seres humanos.

Usando estas herramientas especiales, los investigadores confirmaron que un papel importante de las secreciones del trecho reproductivo es proteger y salvar la esperma. Por lo menos 25 células secretores se requieren, y sus productos atraen la esperma a las casquillos del prensaestopas donde pueden permanecer con seguridad mientras que están bañados en el líquido secretor. El almacenamiento similar ocurre en una región del tubo de falopio humano conocido como el istmo. La esperma se piensa para persistir en el istmo por solamente algunos días, pero puede ser salvada para una semana o más en el caso de moscas del vinagre. Cuando la producción de la secreción se compromete, la esperma tiene dificultad el conseguir a la casquillo del prensaestopas y a las que pueden hacer que experimenta cambios anormales.

La “maquinaria secretor” estudiada en estos experimentos puede permitir que el trecho reproductivo haga señales el ovario cuando está listo para recibir un huevo. Esperar tal señal antes de liberar un huevo podría reducir la ocasión que un huevo no podría incorporar el trecho reproductivo o llegar antes de que la esperma activa estuviera disponible.

Interesante, el trabajo de Spradling y de Sun muestra que diversas secreciones son responsables de la ovulación de ésos responsables de atraer y de salvar la esperma. Determinar los productos secretores específicos de la célula (y los genes correspondientes) que se requiere para la ovulación acertada sería un paso importante en la comprensión de los mecanismos de este proceso aún-misterioso.

Esta investigación tiene una conexión posible a una de las formas mas comunes del cáncer ovárico, que fue mostrado recientemente para derivar de anormalidades en células secretores del trecho reproductivo. Los genes y los caminos que el uso de las células en la realización de sus funciones normales es a menudo los objetivos de las alternaciones que impulsan incremento de la célula cancerosa. Así, este trabajo debe estimular la investigación del papel desempeñado por los genes tales como Lrh1 en esta enfermedad devastadora.