Los contaminantes de la comida de las demostraciones de la Investigación son responsables de cambios metabólicos en ratones obesos

Para conseguir una mejor comprensión de estos efectos, de los investigadores del Inserm unidad cardiovascular, del metabolismo, de la diabetología y de la nutrición (U1060 - cardiovasculaire recherche, m-tabolisme, diab-tologie y nutrición del en de Laboratoire de - Inserm/AICN/Universit- Lyon 1) introdujo un “cóctel” de los contaminantes mezclados con las dosis inferiores de la dioxina, del PWB, del bisphenol A y de phtalates en introducir de los ratones que ya habían sido hechos obesos por una dieta de alto grado en grasas.

Los resultados muestran que los cambios metabólicos ocurren en estos ratones, pero que los efectos difieren dependiendo del género. Las Hembras aparecían ser afectadas. Su intolerancia obesidad-inducida de la glucosa empeoró y su camino del estrógeno fue alterado.

Estos trabajos se han publicado en el Gorrón de Faseb de la revista.

La Obesidad es un problema de salud pública importante porque es un factor de riesgo en el revelado de las complicaciones metabólicas (diabetes, enfermedades cardiovasculares, Etc.). Es un desorden multifactorial. Además de predisposiciones genéticas y de un estilo de vida que combina comer excesivamente con la falta de ejercicio, hay un gran volumen de prueba para sugerir que los contaminantes, determinado en la comida nosotros comen, es responsable de la epidemia de la obesidad y de los cambios metabólicos resultantes.

Los Investigadores han propuesto la hipótesis que los contaminantes en comida podrían empeorar ciertos problemas metabólicos causados ya comiendo un superabundante o una dieta de alto grado en grasas.

En este estudio, los investigadores introdujeron a ratones una dieta de alto grado en grasas (ya un riesgo para la salud), a la cual las dosis inferiores de contaminantes habían sido agregadas. Les dieron esta dieta en sus vidas. Habían alimentado a Su molde-madre con esta dieta antes de su nacimiento y durante los períodos de la gestación y de la lactancia. Por Lo Tanto, sufrieron la exposición crónica a esta dieta.

Dos ambientalmente contaminantes persistentes (dioxina y PWB) y dos contaminantes fugaces (el phtalate y el bisphenol A) fueron agregados a la dieta (obesogenic) de alto grado en grasas de los ratones. Las dosis dadas eran inferiores, considerado normalmente para no tener ningunos impactos de la salud. Estos productos fueron elegidos porque están presentes en comida humana y porque se saben para accionar la desorganización endocrina. Paralelamente, un grupo de mando de ratones fue introducido con la misma dieta obesogenic, pero sin los contaminantes adicionales.

Los investigadores entonces funcionaron con pruebas de sensibilidad de la tolerancia y de la insulina de la glucosa. Midieron los hígados para la acumulación del lípido y la expresión de ciertos genes que desempeñan los papeles dominantes en el metabolismo de los ratones adultos.

Los resultados muestran que los efectos son altamente relacionados en el género del animal.

Varón y hembra: diversos efectos

En las hembras introducidas con una dieta de alto grado en grasas, la adición de contaminantes empeoró la intolerancia de la glucosa y alteró el camino del estrógeno. En varones, alteró el metabolismo del colesterol y de lípido. No había cambio en peso entre los ratones expuestos y los ratones no expuestos.

Los investigadores persiguieron la hipótesis que había una conexión entre la intolerancia observada de la glucosa y el cambio en la transmisión de señales del estrógeno en hembras expuestas. Es bien sabido que los estrógenos protegen contra desordenes metabólicos. Es decir estos trabajos sugieren que en hembras obesas, la exposición a los contaminantes de la comida podría bajar el nivel de la protección a que los estrógenos proporcionan contra desordenes metabólicos.

“Con este estudio, hemos tenido éxito en proporcionar al prueba-de-concepto que las dosis inferiores de contaminantes, incluso en los niveles considerados normalmente estar sin salud afectan en seres humanos, de hecho afectamos a seres humanos cuando están sujetados a la exposición crónica, y cuando los contaminantes se combinan con una dieta alta en calorías” señalamos a Brigitte Le Magueresse Battistoni.

Fuente: INSERM

Source: