Las conclusión de la investigación pueden ayudar a científicos a desarrollar los tratamientos del ántrax para los seres humanos

Los investigadores en el instituto nacional de la alergia y las enfermedades infecciosas (NIAID) y el corazón, el pulmón, y el instituto nacionales de la sangre, amba parte de los institutos de la salud nacionales, han determinado las células en dos áreas distintas de la carrocería que son apuntadas simultáneamente para el daño por las toxinas del ántrax, eventual causando enfermedad y a veces muerte. Sus conclusión, que aparecieron hoy en línea en naturaleza, se basan en la prueba en ratones. Sin embargo, los resultados pueden contribuir al revelado de los tratamientos del ántrax para los seres humanos, los investigadores dicen.

La enfermedad del ántrax es causada por el bacilo anthracis de la bacteria, que produce dos toxinas mortales: toxina mortífera y toxina del edema. Cuando el anthracis del B. infecta un ser humano o un animal, ambas toxinas buscan y atan a los receptores en las superficies de células humanas y animales. Usando dos tipos de laboratorio ratón-esos desaparecidos el receptor de la toxina del ántrax en un único tipo de célula o ésos que tenían el receptor presente en un único tipo de científicos de la célula- compararon la progresión de la enfermedad entre los roedores. Concluyeron que la muerte ántrax-inducida es causada sobre todo por la toxina mortífera que apunta las células del corazón y las células musculares que rodean los vasos sanguíneos, y toxina del edema que apuntaba las células de hígado.

Estos resultados pueden ayudar a los científicos que estudian enfermedad del ántrax en seres humanos. Por ejemplo, los autores del estudio sugieren, conociendo los tipos de células que el objetivo de las toxinas del ántrax podría estimular el revelado de los tratamientos que reducen daño a esas células.