Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los colibríes capaces de cambiar de la glucosa ardiente a la fructosa igualmente, dicen a investigadores

El metabolismo del colibrí es una maravilla de la ingeniería evolutiva. Estos pájaros minúsculos pueden mover por motor todo su vuelo de cernido enérgico quemando el azúcar contenido en el néctar floral de su dieta.

Ahora la nueva investigación de la universidad de Toronto Scarborough muestra que son igualmente experta en la glucosa y la fructosa ardiendo, que son los componentes individuales del azúcar; un rasgo único que otros vertebrados no pueden lograr.

Los “colibríes tienen una estrategia óptima del combustible-uso que mueva por motor su forma de vida de alta energía, maximice almacenamiento gordo, y disminuya el avance de peso innecesario todo al mismo tiempo,” dicen Kenneth galés, el profesor adjunto de ciencias biológicas en UTSC y a un experto en colibríes.

Galés y su estudiante de tercer ciclo Chris Chen, que es co-autor en la investigación, introducido colibríes separe las soluciones enriquecidas de la glucosa y de la fructosa mientras que cerco la respiración exhalada muestrea. Encontraron que los pájaros podían cambiar de la glucosa ardiente a la fructosa igualmente también.

“Cuál es muy asombrosamente está ése los mamíferos desemejantes tales como seres humanos, que no pueden confiar en la fructosa para mover por motor mucho de su metabolismo del ejercicio, uso de los colibríes él muy bien. De hecho, son muy feliz usando él y pueden utilizarlo del mismo modo que como glucosa,” dice galés.

Los colibríes requieren un periodo increíble de energía aletear sus alas 50 veces o más por segundo para mantener vuelo de cernido. De hecho, si un colibrí fuera la talla de un ser humano, consumiría energía a un régimen más de 10 veces que de un rotor de turbina de maratón olímpico. Pueden lograr esto quemando solamente el azúcar recientemente injerido en sus músculos mientras que evitan el impuesto enérgico del primer azúcar que convierte en la grasa.

De una perspectiva evolutiva las conclusión tienen sentido perfecto, dicen galés. Considerando que los seres humanos se desarrollaron en un cierto plazo en una dieta compleja, los colibríes se desarrollaron en ricos de una dieta en azúcar.

Los “colibríes pueden mover el azúcar desde su sangre a sus músculos a los regímenes muy rápidos, pero no lo entendemos todavía completo cómo pueden hacer esto,” decimos.

Los seres humanos no son buenos en la fructosa ardiendo porque una vez está injerido mucho de él consigue tomado en el hígado adonde ha girado en la grasa. La incidencia del jarabe de maíz de la alta fructosa encontrado en productos como gaseosa también se conecta fuertemente a una subida de regímenes de la obesidad.

Por otra parte porque los colibríes queman el azúcar tan rápido que si fueran la talla de una persona media necesitarían beber más de una poder de soda cada minuto aunque se hace sobre todo del jarabe de maíz de alto grado de fructosa.

“Si podemos ganar discernimientos en cómo los colibríes hacen frente a una dieta extrema entonces quizá puede verter una cierta luz en qué sale mal en nosotros cuando tenemos demasiada fructosa en nuestra dieta,” dice galés.