Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores de Johns Hopkins utilizan el medicamento para el cáncer del pulmón para encoger chordoma en ratones

Los investigadores de Johns Hopkins dicen que una droga aprobada para tratar el cáncer de pulmón encogió substancialmente tumores en los ratones que fueron causados por una forma rara del chordoma llamado del cáncer de hueso.

Denunciando en el gorrón PLOS UNO, los investigadores dicen la esperanza de las ofertas que encuentra a los pacientes del chordoma, que no hacen ninguna cirugía y radiación de las opciones del tratamiento una vez haber agotado. No hay comida de los E.E.U.U. y las medicaciones Administración-aprobadas de la droga para la enfermedad y, porque su incidencia es solamente una en 1 millón, allí son poco incentivo financiero para que las compañías farmacéuticas desarrollen o prueben las drogas para tratarlas.

“Las noticias encouraging son que esta droga está utilizada ya en seres humanos para tratar el cáncer de pulmón,” dicen al líder Gary L. Gallia, M.D., Ph.D., profesor adjunto de la neurocirugía y oncología del estudio en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins.

Chordoma ocurre en la base del cráneo y en los huesos de la espina dorsal. Este cáncer se piensa para presentarse de remanente del cartílago-como la estructura que sirve como andamio para la formación de la olumna espinal. Estas supuestas células notocordias persisten después de nacimiento y se alojan normalmente dentro de la espina dorsal y del cráneo. En casos raros, se convierten en tumores malos. Los tumores son generalmente de crecimiento lento pero tienden a repetirse, y su proximidad a las estructuras críticas tales como la médula espinal, los nervios craneales y el tronco del encéfalo los hace difíciles tratar. El tiempo de supervivencia mediano es siete años después de la diagnosis.

Puesto que el chordoma es tan raro, pocos modelos han existido incluso para estudiarlo las células del exterior en una placa de Petri, dicen a Gallia, que así como colegas desarrolló el año pasado un modelo del ratón del desorden. El modelo fue creado implantando el tejido humano del tumor en un ratón.

Los investigadores comenzaron sus estudios de la droga primero examinando el maquillaje de las células del tumor en su modelo del ratón para determinar qué pudo hacer las células crecer y dividir incontrolado. Vieron que el camino epidérmico del receptor del factor (EGFR) de incremento era activo y sospechado que desempeñó un papel crítico en la malignidad. Gallia y sus colegas probaron dos drogas aprobadas por la FDA sabidas para inhibir EGFR y para encontrar que el erlotinib podía mejorar lento el incremento del chordoma que gefitinib.

Entonces probaron el erlotinib en los ratones trasplantados con los tumores humanos del chordoma. Después de 37 días de tratamiento, el volumen medio del tumor en el grupo de mando era más de tres veces más grande que en esos animales que fueron tratados con el erlotinib. La investigación adicional indicó que la activación de EGFR fue reducida importante.

“Pegamos nuestro objetivo,” Gallia dice. “Redujo drástico el incremento de los tumores.”

Gallia dice él espera que sus conclusión lleven a la prueba en pacientes del chordoma. Aunque una juicio clínica controlada fuera ideal, él dice que puede ser difícil conseguir el financiamiento para probar los tratamientos para una enfermedad tan rara.

Alternativamente, él dice él espera que el erlotinib se pudiera utilizar en los pacientes seleccionados cuyos tumores se muestran para tener EGFRs activo y que se han ejecutado de otras opciones del tratamiento.