Seis en cada diez defectos serios del corazón en fetos van desapercibidos en exploraciones del ultrasonido

Sobre seis en cada diez defectos serios del corazón en fetos vaya desapercibido en las exploraciones del ultrasonido dadas a todas las mujeres embarazadas. Según la investigación en la universidad de Linköping en Suecia, una razón por la que las malformaciones no se encuentran es obesidad en la mujer embarazada.

Cada año alrededor 2.000 niños nacen en Suecia con las malformaciones serias, cuyo están casi a medias los defectos del corazón. El descubrimiento de éstos durante la primera fase de embarazo es un reto importante para la atención sanitaria prenatal.

“Las vidas de los niños soportados con defectos serios del corazón están en peligro constante; algunas de ellas operaciones inmediatas de la necesidad o tratamiento médico. Si estos defectos se descubren durante el embarazo los bebés pueden nacer en Lund o Gothenburg en donde el hospital tiene instalaciones para la cirugía de corazón del niño,” explican a Eric Hildebrand, médico mayor en la clínica de Linköping de la universidad de las mujeres del hospital y también estudiante de tercer ciclo en obstetricia y ginecología en la universidad de Linköping.

La base de su estudio es un examen sobre de 21.000 exploraciones del ultrasonido en la región suroriental de la atención sanitaria en Suecia, revistiendo los condados de Jönköping, de Kalmar y del östergötland. En esta región ofrecen todas las mujeres embarazadas dos exploraciones del ultrasonido, las primeras en semanas 11-14, y las segundas en semanas 18-20. En la primera exploración las fechas de la partera el embarazo, busca la posibilidad de gemelos y realiza un examen general de la anatomía del embrión. En la segunda exploración los órganos se revisan para las malformaciones.

En el examen los resultados de las dos exploraciones se comparan. Naturalmente, menos malformaciones se descubren considerablemente en la primera exploración. Era determinado difícil encontrar defectos del corazón. Durante las undécimo a catorcenas semanas no se encontró ningunos defectos en absoluto, pero en la décimo octava a vigésima semana, los 37% de defectos serios fueron descubiertos.

Una razón de malformaciones faltantes es que la imagen del ultrasonido es afectada por la carrocería del molde-madre. Por ejemplo la diagnosis es hecha más difícil por la obesidad-uno BMI sobre 30 que es el caso para el 13% de los moldes-madre.

La “grasa subcutánea detrae de la calidad de la imagen, haciéndola más difícil para que nosotros veamos malformaciones,” dice al Dr. Hildebrand.

Las estadísticas también muestran que la obesidad sí mismo aumenta el riesgo de condiciones como espina bífida, aunque el riesgo creciente para el individuo sea pequeño. Eso le hace importante extra poder ofrecer los buenos diagnósticos del embrión para la mujer embarazada.

En el caso de anormalidades del cromosoma, un examen completo del registro médico nacional del nacimiento de los niños soportados entre 1995 y 2010 mostró que uno en 700 niños nació con síndrome de los plumones. Cierta conexión con obesidad también fue considerada.

El Dr. Hildebrand propone un par de dimensiones importantes para un diagnóstico más digno de confianza del embrión que salió de en los estudios:

  • Los métodos de descubrir defectos del corazón necesitan ser perfeccionados. Una manera es dar a parteras educación y formación adicional en la interpretación de las imágenes del corazón, incluyendo con qué se conoce como color Doppler para el flujo de sangre en el corazón.
  • La mejor herramienta diagnóstica para el síndrome de los plumones es el CACHORRO, o la prueba combinada del ultrasonido y bioquímica de cribado, sin importar la cual trabaja del mismo modo que si el molde-madre es obeso o no.
Source:

Linköping University