Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La nueva droga multiplica el efecto analgésico de opiáceos sin el estreñimiento cada vez mayor

Los científicos de la universidad de Granada han participado, junto al laboratorio de Esteve, en el revelado de una nueva droga que multiplica el efecto analgésico de los opiáceos (drogas para tratar dolor intenso), sin el estreñimiento cada vez mayor, uno de los efectos secundarios mas comunes de estas drogas, entre las cuales está la morfina.

Esta ruptura científica importante se ha publicado en el gorrón de la farmacología y de la terapéutica experimental, y se ha elegido como su artículo excepcional en el mes de enero. Hasta ahora, la universidad de los investigadores de Granada ha publicado los resultados de probar esta molécula en ratones.

Se han utilizado los derivados del opio puesto que las épocas antiguas de tratar dolor. Actualmente, este y los productos similares (opiáceos) son las drogas usadas para tratar diversos tipos de dolor intenso, tales como dolor del poste-operatory, dolor de cáncer o dolor del interno-órgano. El uso prolongado de opiáceos causa el estreñimiento fuerte, que es una desventaja sustancial a su administración, puesto que disminuye substancialmente bienestar paciente.

El artículo reciente-publicado prueba que S1RA, una droga que ciegue el receptor sigma-1, maneja multiplicar solamente el efecto beneficioso de los opiáceos; es decir, sus propiedades de la dolor-matanza.

El receptor sigma-1 es una proteína muy pequeña que actúa como neuromodulador, conectando físicamente a otras proteínas (entre cuáles son los receptores del opiáceo) y modificando su función.

Como Enrique Cobos del Moral, uno de los autores y de un investigador en la universidad del instituto de Granada de la neurología, explica, los opiáceos son drogas básicamente “central-que actúan”; es decir, actúan directamente sobre el cerebro y el medula espinal. Sin embargo, cuando los opiáceos se asocian a los moldes del receptor sigma-1, sus efectos de la dolor-matanza son causados actuando sobre otras áreas; específicamente, en el sistema nervioso periférico. De esto, se deduce que el receptor sigma-1 es un freno biológico que previene analgesia periférica del opiáceo, y que este freno se pueda eliminar por el tratamiento farmacológico para aumentar la potencia de la dolor-matanza de opiáceos.

Esta ruptura científica es de importancia enorme para el bienestar de los pacientes que sufren de dolor, puesto que, a corto plazo, permitirá el revelado de calmantes más eficientes con menos efectos secundarios.

Source:

University of Granada