Los factores de la Forma De Vida modifican riesgo de la debilitación de la visión

Por el Gaitero de Lucy, Reportero Mayor de los medwireNews

El alcohol Que Fuma, de consumición y la actividad física son los comportamientos modificables que influencian el riesgo de la debilitación de la visión (vi), muestran conclusión del Estudio del Aro de la Presa del Castor.

Los investigadores calculados, por ejemplo, que las mujeres con la degeneración macular relativa a la edad temprana (AMD) y ingresos domésticos anuales menos que US$ 10.000 tendrían una incidencia acumulativa estimada de 20 años de VI de 5,9% si bebieron de vez en cuando y eran físicamente activas, comparado con 25,8% si no consumieron ningún alcohol y eran sedentarias.

Con el número de gente con VI el aumento como resultado de un envejecimiento de la población, los investigadores destacan la importancia de determinar los factores de riesgo que se podrían modificar con la intervención para disminuir la carga.

Llevado por Ronald Klein (Universidad de la Facultad de Medicina y de la Salud Pública, los E.E.U.U. de Wisconsin-Madison), las personas midieron la agudeza visual mejor-corregida (BCVA) de 4926 personas envejecidas 43 a 86 años en 1988 a 1990, que fueron valorados de nuevo en aproximadamente 5 intervalos anuales durante 20 años.

La incidencia acumulativa de 20 años de VI, sobre la base de un BCVA en el aro mejor-que veía de menos de 20/40, era 5,4%, y la baja resultante de cartas durante este período era 6,6.

Ambo el número de cartas perdió y la incidencia VI de aumentado con edad. Después de ajustar según este así como renta y la severidad de AMD, siendo un fumador de la corriente o del pasado fue asociado a un aumento importante en el número de cartas perdidas.

De Hecho, dentro de cada intervalo de cinco años, los fumadores actuales perdieron por lo menos 0,45 cartas más que nunca los fumadores, los investigadores señalan en Oftalmología.

Fumando fue asociado no más importante al riesgo de desarrollar la discapacidad visual después de controlar para los factores de la confusión, pero la actividad física era. Los Participantes que no consumieron ningún alcohol eran 2,12 veces más probables desarrollar VI que los que tenían bebieron menos de una bebida alcohólica por semana en el último año. Los investigadores observan que el periodo de alcohol consumido tenía poco efecto, con la reducción del riesgo similar para ésas que consumen menos de una bebida alcohólica por semana como para ésos que consumen uno o dos bebidas por día.

La actividad Física también influenció el riesgo de VI, reduciendo la probabilidad por el aproximadamente 60% comparado con una forma de vida sedentaria.

Los investigadores observan que había algunas diferencias en la fuerza de las asociaciones entre los hombres y las mujeres, pero las direcciones eran lo mismo.

“Queda ver del si los cambios en estos factores darán lugar a menos casos del incidente VI en el envejecimiento de la población”, ellas concluye.

Licensed from medwireNews with permission from Springer Healthcare Ltd. ©Springer Healthcare Ltd. All rights reserved. Neither of these parties endorse or recommend any commercial products, services, or equipment.