Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores descubren los nuevos detalles de cómo los autoanticuerpos destruyen las células sanas en piel

La universidad en los investigadores y los colegas del búfalo que estudiaban una enfermedad rara, que ampollaba ha descubierto los nuevos detalles de cómo los autoanticuerpos destruyen las células sanas en piel. Esta información ofrece nuevos discernimientos en mecanismos autoinmunes en general y podría ayudar a convertirse y los tratamientos de la pantalla para los pacientes que sufren de todas las enfermedades autoinmunes, estimados para afectar al 5-10 por ciento de la población de los E.E.U.U.

La investigación, publicada en PLoS uno de sept. el 8, tiene el potencial de ayudar a los clínicos a determinar quién pueden estar en riesgo de desarrollar vulgaris pénfigo (PV), un desorden autoinmune de la piel, distinguiendo los anticuerpos autoinmunes (enfermedad-que causan) patógenos de otros anticuerpos autoinmunes no patógenos.

El picovoltio da lugar a ampollar a menudo doloroso de la piel y de las membranas mucosas. Tratado generalmente con los corticosteroides y otros agentes inmunosupresivos, la condición es peligrosa para la vida si es no tratada.

“Nuestro trabajo representa una intersección única entre los campos de la biología y la ingeniería que permitió para totalmente las nuevas estrategias de investigación aplicadas al estudio de la enfermedad clínica,” dice Animesh A. Sinha, Doctor en Medicina, doctorado, Rita M. y Rafael T. Behling profesor y silla del departamento de la dermatología en la Facultad de Medicina de UB y el autor biomédico del ciencia y mayor en el estudio.

Una foto de Sinha está en http://www.buffalo.edu/news/releases/2014/09/013.html.

El uso inmediato de la investigación, Sinha explica, está en científicos de ayuda establece claramente cambios importantes en comportamiento de la célula.

“Estos cambios podrían ser la diferenciación de células madres o el revelado de metástasis en cáncer o, como lo estamos estudiando, el punto en el cual una célula va a implosionar porque está bajo ataque autoinmune,” él dice.

El equipo de la investigación de Sinha, en colaboración con científicos en la universidad de estado de Michigan, describe el uso de la microscopia atómica de la fuerza (AFM), una técnica desarrollada originalmente para estudiar los materiales no biológicos, para observar uniones de la célula y cómo rompen, un proceso llamado acantholysis.

“Ha sido muy difícil estudiar las uniones de la célula, que mantienen la función de la barrera de piel manteniendo las células sujetadas el uno al otro,” dice Sinha. “Estas uniones, sitios micrón-clasificados en las membranas celulares, son estructuras moleculares muy complejas. Su tamaño pequeño las ha hecho resistentes a la investigación detallada.”

El interés de Sinha miente en la determinación de qué destruye esas uniones en vulgaris pénfigo.

“No hemos entendido porqué algunos anticuerpos generados por la condición causan las ampollas y porqué no lo hacen otros anticuerpos él generan,” decimos Sinha.

Estudiando las conexiones entre las células epiteliales usando el AFM y otras técnicas que sondan las células en el nanoscale, Sinha y sus colegas denuncie que los anticuerpos patógenos cambian propiedades estructurales y funcionales de células epiteliales de maneras distintas.

“Nuestros datos sugieren un modelo nuevo para la acción de los autoanticuerpos en los cuales hay dos pasos o “golpes” en el revelado de lesiones,” dicen Sinha. “Los primeros resultados del golpe en la separación inicial de células pero solamente de los anticuerpos patógenos impulsan otros cambios intracelulares que lleven a la fractura de la unión de la célula y a ampollar.”

Los investigadores examinaron las células usando el AFM, que requiere la preparación mínima de la muestra y ofrece imágenes tridimensionales de las superficies de la célula.

El extremo del AFM actúa como una poca antena, explica Sinha. Cuando está golpeado ligeramente contra una célula, devuelve la información con respecto a las propiedades mecánicas de la célula, tales como espesor, elasticidad, viscosidad y potencial eléctrico.

“Combinamos la existencia y las técnicas nanorobotic nuevas con el AFM, incluyendo una clase de nanodissection, donde destacamos físicamente las células de uno a en ciertos puntos de modo que pudiéramos probar lo que hizo eso a sus funciones mecánicas y biológicas,” Sinha agregan.

Esos datos entonces fueron combinados con la información sobre cambios funcionales en comportamiento de la célula para desarrollar un perfil nanomechanical, o el fenotipo, para los estados celulares específicos.

Él también preve que esta clase de phenotyping nanomechanical debe permitir el revelado de los modelos proféticos para el comportamiento celular para cualquier clase de célula.

“Final, en el caso de autoinmunidad, debemos poder utilizar estas técnicas como análisis de la alto-producción para revisar centenares o los millares de composiciones que pudieron cegar los efectos de autoanticuerpos y determinar agentes nuevos con potencial terapéutico en individuos dados,” dice Sinha. “Tales estrategias apuntan avance nos hacia una nueva era de remedio personalizado”.