Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores descubren tRNA-lookalikes mitocondriales y nucleares en genoma humano

La transferencia RNAs (tRNAs) es las moléculas y la parte antiguas del proceso celular que crea las proteínas, los bloques huecos críticos del caballo de labranza de la vida que guardan una célula el funcionar con liso. Un nuevo descubrimiento sugiere que el número de lugares geométricos genomic humanos que pudieron cifrar para los tRNAs sea casi doble qué se sabe actualmente. La mayor parte de los lugares geométricos nuevamente determinados se asemejan a las series de los tRNAs mitocondriales que sugieren nuevos eslabones inesperados entre los genomas nucleares y mitocondriales humanos, los eslabones que no se entienden actualmente.

La transferencia RNAs (tRNAs) representa un componente integral de la traslación de un ARN de mensajero (mRNA) en una serie de aminoácido. TRNAs es moléculas del ARN de la no-codificación y se puede encontrar en los tres reinos de la vida es decir, en archaea, bacterias y eucariotas.

En el nivel de la DNA, un trío de los nucleótidos consecutivos conocidos como el “codón” se utiliza para codificar un aminoácido. Con frecuencia, un aminoácido dado se puede codificar por más de un codón: de hecho, hay 61 codones distintos que codifican los 20 aminoácidos humanos estándar. Durante la traslación, cada uno de los codones contenidos en la región de la codificación del mRNA a mano es reconocido por su tRNA de igualación y el aminoácido correspondiente adicional a la serie de aminoácido naciente. Se ha sabido durante muchos años que cada uno de estos 61 tRNAs tiene copias múltiples extendidas en el genoma que se encuentra en el núcleo humano. La presencia de lugares geométricos genomic múltiples de los cuales la misma molécula pueda ser hecha es un truco bastante estándar de la organización genomic: el tramitación de estos lugares geométricos paralelamente puede asegurarse de que las cantidades adecuadas de cada tRNA se pueden generar rápidamente bastante para resolver el de mucha demanda que el proceso de traslación del aminoácido impone ante la célula. Además de los 61 tRNAs que se encuentran en el genoma nuclear humano, 22 más tRNAs se codifican en el genoma del organelo celular conocido como el mitochondrion: el mitochondrion, originalmente una bacteria sí mismo, utiliza estos 22 tRNAs para hacer las proteínas fuera de apenas-sobre-uno-docena los mRNAs que se codifican en su genoma.

Los esfuerzos de investigación recientes han mostrado que los tRNAs pueden tener otros papeles, que van más allá de su implicación en síntesis de la proteína. Por ejemplo, los tRNAs pueden afectar a la fisiología de una célula, ellos pueden modular la abundancia de moléculas importantes, de etc. Éstos y otras conclusión inesperadas han restablecido interés en observar los tRNAs, este vez bajo un diverso prisma. ¿Pero, cuántos tRNAs son codificados por el genoma humano y podrían real estar potencialmente implicados en la traslación del aminoácido y otros procesos?

Las personas llevadas por Isidoro Rigoutsos, director del centro de cómputo del remedio en la universidad de Thomas Jefferson (TJU), establecido para abordar esta pregunta y ellos han denunciado sus conclusión en un estudio que acaba de ser publicado en las fronteras del gorrón en genéticas. “Qué encontramos, franco, nos sorprendió,” dijo a Rigoutsos.

Las personas exploraron los 3 mil millones pares bajos del genoma humano para las series de la DNA que se asemejaron a los 530 tRNAs nucleares y mitocondriales sabidos. Aunque utilizaron consideraciones muy rigurosas en sus búsquedas, encontraron 454"” los lugares geométricos camuflados, es decir, las series que parecen tRNA, pero todavía no se han confirmado experimental como tal. Los investigadores encontraron casi tanto como sabidos con los cuales comenzaron: el 81% de estos tRNA-lookalikes no habían sido denunciados previamente. Bastante inesperado, las personas encontraron que la mayor parte de estos nuevos lugares geométricos se asemejaron a algunos de los 22 tRNAs mitocondriales.

Interesante, los lookalikes descubiertos del tRNA no se extienden uniformemente a través de los 24 cromosomas. En lugar, han penetrado preferencial algunos cromosomas y han evitado otros. Por ejemplo, los cromosomas 1, 2, 7, 8 y 9 demandan la mayor parte de los tRNA-lookalikes descubiertos. Por otra parte, el cromosoma 18 no contiene ningún lookalikes. También, algunos de los codones se sobrerepresentan determinado entre los lookalikes mientras que otros codones están ausentes.

Las sorpresas no pararon allí. Las personas también descubrieron que en los cromosomas donde se encuentran los tRNA-lookalikes sus situaciones no son accidentales tampoco. En lugar, los lookalikes se colocan en gran proximidad a los tRNAs nucleares sabidos. Esto por supuesto pide la pregunta si los tRNA-lookalikes están transcritos, apenas como los tRNAs sabidos. Examinando los depósitos públicos, las personas encontraron pruebas de la transcripción para más el de 20% de los tRNA-lookalikes descubiertos: los perfiles transcriptivos aparecen depender del tipo de la célula, que sugiere que más de la mirada-alikes sean encontradas para ser transcritas mientras que los datos de más tipos de la célula están disponibles. En varias ocasiones, los datos públicos revelaron las pruebas de las moléculas cuyas puntos finales igualaron exactamente las puntos finales de los tRNA-lookalikes descubiertos por las personas. “Esto es ciertamente emocionante, pero es actualmente no entendible si estas moléculas participan en la traslación como tRNAs, o tiene papeles totalmente diversos,” dijo a Rigoutsos.

Source:

Thomas Jefferson University (TJU)