Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Estudio: El nuevo suelo puede aumentar el riesgo de enfermedades respiratorias en niños

El nuevo suelo en el ambiente vivo de mujeres embarazadas aumenta importante el riesgo de niños para sufrir de enfermedades respiratorias en su primer año de vida. Éste es el resultado de un estudio realizado por el centro de Helmholtz para la investigación ambiental (UFZ) y el hospital municipal del “St Jorge”, que demuestra que la exposición a las composiciones orgánicas volátiles en los meses antes y después del nacimiento induce problemas de respiración en niñez temprana. Los científicos por lo tanto recomiendan que la renovación se debe evitar durante embarazo o en el primer año de la vida de los niños. Según un artículo escrito por los científicos en el International del ambiente del gorrón científico esto podía prevenir en un cálculo aproximado alrededor de 20.000 casos por el año de jadear el tratamiento médico que requería en niños en Alemania solamente.

Los riesgos para la salud observados son causados por concentraciones crecientes de composiciones orgánicas volátiles (en corto: VOCs), por ejemplo el estireno o el etilbenceno, cuál el escape del nuevo suelo y entonces se absorbe a través del aire respiratorio. “Por lo tanto no recomendamos que los revestimientos de la lamina, de la alfombra o de suelos estén puestos en los hogares de mujeres embarazadas. Aunque las concentraciones de estas substancias químicas volátiles sean más inferiores si no se utiliza ningún adhesivo al instalar el suelo, incluso entonces las concentraciones sigue siendo arriba bastante aumentar importante el riesgo de niños que sufren de denuncias respiratorias en sus primeros meses”, explica al Dr. Ulrich Franck del UFZ. De tal modo, particularmente afectan a esos niños cuyo molde-madre o padre ha sufrido ya de asma, de fiebre de heno o de otras enfermedades alérgicas con hasta un riesgo creciente quíntuplo para las enfermedades de la aerovía.

Estudios anteriores de Leipzig habían mostrado ya que las substancias químicas de las renovaciones caseras llevan a los cambios en el sistema inmune de niños recién nacidos. “Por ejemplo, podríamos determinar un tipo aumentado - inmunorespuesta 2 en la sangre del cordón umbilical de los niños cuyos expusieron a moldes-madre durante el embarazo, que desempeña un papel importante en el revelado de reacciones alérgicas.

El diseño de nuestro estudio a largo plazo con una evaluación completa de la exposición ambiental antes y después de que el nacimiento nos ofrece una oportunidad única de estudiar efectos de esta exposición sobre las enfermedades de los niños. Según nuestros resultados, la exposición a estas composiciones químicas volátiles parece ser más crítica en embarazo que en el primer año de la vida de un niño”, concluye al Dr. Irina Lehmann del UFZ, que está responsable del estudio de LINA en forma de vida y factores ambientales y de su influencia en el riesgo de alergias en bebés recién nacidos. Un análisis de los datos mostró que las renovaciones después del nacimiento de un niño tenían un impacto mucho más inferior en problemas respiratorios que durante embarazo. Por lo tanto, la recomendación de esperar para poner el nuevo suelo hasta bien después del nacimiento.

Las investigaciones fueron realizadas como parte del estudio de LINA, que vigila pares del molde-madre-niño puesto que embarazo para investigar el efecto de influencias y de hábitos ambientales de la forma de vida en salud y el bienestar del niño. El estudio de LINA incluye los cuestionarios regulares y las mediciones del agente contaminador en sus hogares y ambiente así como pruebas y exámenes médicos de laboratorio. El estudio recientemente publicado refiere a datos de un total de 465 molde-madre-niño-pares que viven en Leipzig.

Cerca de dos tercios de las familias realizaron renovaciones durante el embarazo y cada sexto de ellas reemplazó además el suelo.