Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los Investigadores determinan la molécula potencial de la droga que mata a las células cancerosas

La célula viva media necesita capacidades de comunicación: Debe transmitir una secuencia constante de mensajes de manera rápida y eficiente de sus paredes exteriores al núcleo interno, donde la mayor parte de las decisiones cotidianas se toman. Pero este sistema de comunicación rápido, de larga distancia se sale abierto a las mutaciones que pueden dar lugar a un “ataque del Spam” que ascienda el cáncer. Profesor Rony Seger del Departamento De Regla Biológico del Instituto de Weizmann y sus personas ahora han propuesto un método de apagar el rebosamiento de la información antes de que pueda conseguir al núcleo. Si los resultados prometedores iniciales soportan, el método se podría utilizar para tratar varios diversos cánceres, especialmente varios que desarrollan resistencia a los tratamientos actuales, y puede ser que induzca posiblemente menos efectos secundarios que lo hacen esos tratamientos.

Puesto Que las células no tienen comunicación electrónica, utilizan las proteínas; y manejan generalmente enviar mensajes muy capaz, incluso consiguiéndolos a través de las membranas que rodean las células y ésas alrededor del núcleo distante al cual la información debe ser entregada final. Una directiva desde fuera de la célula - por ejemplo una molécula del factor de incremento que informa la célula dividir - topes en la membrana celular. Un receptor en la superficie exterior de la membrana valida el mensaje y pasa su señal a la cara interna. De allí, “si las moléculas fueran mensajeros humanos, tendrían que transversal el equivalente de un ciertos 70 kilómetros conseguir de la membrana exterior al núcleo,” dice Seger. En vez de enviar mensajes hasta el final por una única molécula del correo, la célula acelera cosas con una clase de relevo en la cual el mensaje consiga dado a partir de una molécula a otra. Este sistema de comunicaciones entero del membrana-a-núcleo se conoce como camino celular de la transmisión de señales, y hay cerca de 15 diversos caminos para transferir la mensajería interna principal de la célula.

Seger ha determinado varias las proteínas implicadas en estos caminos, especialmente en un camino determinado, llamado la cascada de MAPK/ERK, que está implicada en cáncer. Dysregulation de este camino aparece en algún 85% de todos los tipos del cáncer. En células normales, los mensajes que estas proteínas pasan adelante se entregan normalmente en picos: La proteína pasada en el relevo se desliza en el núcleo de célula, entrega la nota, y escurre otra vez. Pero lo que sigue ciertas mutaciones, el mensaje previamente útil se convierte en Spam: Consigue enviado repetidamente, inundando buzón de entrada del núcleo el “.” La reacción a este “ataque del Spam” puede ser desastrosa; en el caso de los mensajes tales como ésos a crecer o a dividir, el resultado puede ser cacerígeno.

Un paso de progresión crucial en este camino ocurre cuando una molécula llamada ERK experimenta una transformación que le permita pasar a través de la membrana que rodea el núcleo. Seger ha investigado este paso de progresión profundizado, revelando un proceso entero, complejo que debe ocurrir para que ERK consiga su mensaje a través.

Seger realizó que un “filtro nuclear efectivo del Spam” en el camino de ERK implicaría el cegar apenas de este paso de progresión, así evitar que los “mensajes” de ERKs específico consigan en el núcleo. Él y su grupo, incluyendo Alexander Plotnikov, Karen Flores y Galia Maik-Rachline, diseñaron una variedad de pequeñas moléculas para incorporar la célula y para cegar la transferencia de las moléculas de ERK en el núcleo de célula. Trabajando con el Dr. Michal Besser del Centro Médico de Sheba, crecieron las células de diversos cánceres en cultura y después agregaron las diversas moléculas para ver cuál de él apuntaría mejor ERK.

Las personas determinaron una molécula potencial de la droga que se realizó muy bien, incluso haciendo a muchas de las células cancerosas morir. Seger dice que se convierten las células cancerosas “enviciaron” al flujo constante de las señales de ERK, agregando tan un filtro que corte esta señal de causas ellas de morir. Importantemente, esta molécula no afectó a las células normales, sugiriendo que apunta principal el proceso canceroso y por lo tanto no pudo tener menos efectos secundarios que la actual quimioterapia droga.

El paso de progresión siguiente era probar la molécula en los modelos del ratón de cánceres humanos. En algunos de los cánceres, dice Seger, “el incluso mejor trabajada molécula en los modelos animales que ella hizo en cultura. Los cánceres desaparecieron dentro de días y no volvieron.” Además, el hecho de que las moléculas no destruyan el ERK sino lo paren solamente de incorporar el núcleo puede ser buenas noticias para las células sanas: El ERK puede todavía enviar “una salvaguardia del recibo de la salida” el relevo a los receptores, así que él no intenta volver a enviar el mensaje.

Uno de los cánceres que la molécula suprimida en los experimentos era melanoma, un cáncer a menudo fatal con pocos tratamientos disponibles. Las drogas usadas actualmente para el melanoma, dicen Seger, generalmente trabajo durante algún tiempo y entonces el cáncer llega a ser resistente a ellas. Él preve la nueva molécula que es agregada al régimen de la droga, en la rotación con otras de modo que la resistencia no pueda convertirse. Cosiderándolo todo, la molécula era totalmente efectiva en la eliminación alrededor de una docena de los cánceres de las personas probadas, y muchos otras mostraron una disminución, si no terminan la destrucción, de las células cancerosas.

El método de diseñar las pequeñas moléculas que pueden conseguir las células interiores y parar ciertos mensajes antes de que se conviertan en “Spam” pudo ser útil en tratar otras enfermedades, además del cáncer. “Cada camino se asocia a una diversa enfermedad,” dice Seger. “El truco es encontrar las moléculas que pueden apuntar selectivamente apenas un escenario en el proceso.” Él y sus personas están experimentando actualmente con las moléculas para cegar un diverso camino, uno que se asocie a enfermedad autoinmune.

Fuente: Instituto de Weizmann de la Ciencia