Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores establecen claramente las regiones específicas del cerebro que controlan estrategias defensivas y ofensivas

Tomamos a menudo decisiones estratégicas rápidas para atacar a un opositor o para defender nuestra posición, con todo cómo las hacemos no estamos bien entendidos. Ahora, los investigadores en el instituto de la ciencia de cerebro de RIKEN en Japón han establecido claramente las regiones específicas del cerebro relacionadas con este proceso examinando actividad de los nervios en la gente que jugaba el shogi, una forma japonesa del tablón de piso. Publicado en neurología de la naturaleza, el estudio muestra que dos diversas regiones dentro de la corteza del cingulate--uno hacia el frente del cerebro y el otro hacia atrás--codifique por separado los valores de estrategias defensivas y ofensivas.

Como un jugador de tenis que tome las hendidura-segundas decisiones a la aproximación la red o a la reserva, decisiones a atacar o a defender se hace a menudo antes de que poder evaluar todas nuestras opciones. Continuando su investigación en cómo nuestros cerebros conducen el pensamiento intuitivo, las personas llevadas por Keiji Tanaka investigaron estos tipos de decisiones estratégicas rápidas usando proyección de imagen de resonancia magnética funcional. Pues esta técnica requiere a gente todavía estar, las personas se centraron en shogi--un juego que también tiene movimientos que se puedan categorizar sin obstrucción como ofensivos o defensivos--y actividad cerebral medida mientras que los jugadores aficionados de alto nivel decidían rápidamente la estrategia óptima--ataque o defienda--después de ver configuraciones específicas de la tabla.

Como mando experimental, la mitad de los jugadores fue informada para atacar o para defender, y no tuvo que tomar la decisión ellos mismos del tiempo. En lugar, les pidieron elegir el movimiento mejor de un filete corto. Esta manipulación permitió que los investigadores separaran la actividad cerebral relacionada con las decisiones sobre qué movimiento se relacionó de hacer de ésas con qué estrategia a tomar.

Encontraron que tres regiones del cerebro eran empeñadas al elegir la estrategia óptima que al elegir el mejor movimiento una estrategia fue dada una vez. Las notas de Tanaka, “nos sorprendieron que la actividad cerebral en dos regiones dependió de qué estrategia fue elegida. Eligiendo atacar,” él agregó, “fue asociado a mayor actividad en corteza posterior del cingulate, mientras que elegía defender fue asociado a actividad en la corteza anterior rostral del cingulate.” También encontraron que la corteza prefrontal dorsolateral era igualmente activa para ambas estrategias.

El análisis estadístico adicional mostró que la actividad en estas regiones fue relacionada real con los valores ofensivos y defensivos de la estrategia de las configuraciones de la tabla, la decisión final para atacar o para defender no no simple. Cuando los investigadores calculaban el valor de atacar o de la defensa en cada caso, encontraron que la cantidad de actividad en la corteza anterior rostral del cingulate correlacionó con el valor de la defensa y que la actividad en la corteza posterior del cingulate correlacionó simultáneamente con el valor del ataque. También encontraron que la actividad cortical prefrontal dorsolateral correlacionó con la diferencia entre el ataque y los valores de la defensa, indicando un papel posible en comparar estos valores y la dirección de la decisión final.

Los investigadores después observaban como de bien a los jugadores realizados. Encontraron que la gente estaba mucho mejor en elegir la estrategia óptima que ella estaba en elegir el mejor movimiento, y que tomar las decisiones estratégicas tardó considerablemente menos tiempo.

La rapidez y la exactitud de decisiones estratégicas, y la correlación de la actividad cerebral con ataque/defienden valores indican que cuando los jugadores aficionados de alto nivel del shogi eligen ir en el ofensivo o defensivo, ellos hacen tan en respuesta a una percatación perceptiva aumentada de los pedazos en la tabla--su intuición--y no después de razonar fuera los movimientos del mejor. Tanaka refleja eso, “entendiendo la base de los nervios para estos tipos de decisiones estratégicas puede ayudar a investigadores a desarrollar mejores modelos para el pensamiento intuitivo. Este conocimiento podía tener varios usos, tales como toma de decisión que conducía en inteligencia artificial sofisticada.”

Source:

RIKEN