Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Pacientes de la cirugía del cáncer de pulmón en un riesgo más alto de desarrollar thromboembolism venoso

Una complicación peligrosa para la vida de la cirugía del cáncer de pulmón es la formación de coágulos de sangre en los pulmones (también llamados embolia pulmonar - el PE) o en los tramos (también conocidos como trombosis profunda de la vena - DVT). Junto, serían definidos como acciones thromboembolic venosas (VTE). Varias presentaciones en AATS 2015 vertieron la nueva luz en este problema grave. En el primer estudio anticipado de su clase, la incidencia de VTE fue encontrada para ser más alta que denunciada previamente, con 5,4% tasas de mortalidad VTE-específicas. Que concierne clínicos, la mayoría de las acciones eran asintomáticas y ocurridas después de que descargaran a los pacientes del hospital. El segundo parte destaca la importancia de la investigación para VTEs, especialmente puesto que la mayoría de una extremidad más inferior VTEs encontrado después de pneumonectomy habría ido undiagnosed y no tratada sin el blindaje. El tercer parte describe una herramienta de la evaluación de riesgos para VTEs que se aplique por primera vez para predecir el riesgo de un individuo de VTEs después de la cirugía del cáncer de pulmón, que puede ayudar a clínicos a decidir a si la terapia de anti-coagulación prolongada está autorizada.

Las nuevas pruebas sugieren que los pacientes de la cirugía del cáncer de pulmón estén en un riesgo más alto de desarrollar thromboembolism venoso, incluyendo trombosis profunda de la vena (DVT) y embolia pulmonar (PE), que pensaron previamente, con riesgos elevados de complicaciones o de muerte. Cuando ocurre el thromboemboli, pueden ser asintomáticas o atribuidas al dolor o a las complicaciones postquirúrgico, y pueden reflejar el cáncer de pulmón sí mismo así como la función pulmonar comprometida después de cirugía. Estos incidentes se pueden también atribuir a una aproximación contraria a la prevención que existe actualmente entre los cirujanos y los hematólogos torácicos que cuidan para estos pacientes. Tres presentaciones en la 95.a reunión anual de la asociación americana para la cirugía torácica exploran el problema del thromboembolism venoso (VTE) después de la cirugía para el cáncer de pulmón.

Los síntomas del PE incluyen las dificultades de respiración que comienzan repentinamente, el ritmo cardíaco de respiración, rápido rápido, dolor de pecho, tos, tosiendo hacia arriba sangre, el desfallecimiento, y el sentido de la condenación inminente. Los síntomas comunes de DVT son hinchazón de la inferior-extremidad, calor y dulzura localizada, fiebre, y cianosis. Los efectos de VTE colocan de suave a peligroso para la vida.

En el primer parte, Yaron Shargall, el Doctor en Medicina, que es jefe de la división de cirugía torácica y celebra la cátedra de Juravinski en cirugía torácica en la universidad de McMaster (Hamilton, CONECTADO), y los colegas de la universidad de McMaster (Hamilton) y de la universidad de Toronto presentarán los resultados del primer análisis anticipado de la incidencia de VTE que sigue la resección oncologic del pulmón como parte de la competencia moderada cirugía torácica general del asentador. Este estudio, financiado por el corazón y el asiento del recorrido de Canadá, observaba los resultados para 157 pacientes que experimentaron la cirugía torácica para el cáncer de pulmón primario (89,9%) o el cáncer metastático (6,3%). Todos los pacientes recibieron los diluentes de la sangre (heparina unfractionated o heparina de poco peso molecular) y el tratamiento preventivo mecánico de VTE (medias graduadas de la compresión) desde cirugía hasta salir del hospital.

Dos semanas más adelante, evaluaron a estos pacientes para la presencia de signos y de síntomas de VTE. Los resultados clínicos fueron evaluados en los días 30±5 postoperatoriamente usando la angiografía pulmonar del CT y la sonografía venosa bilateral de Doppler. Pacientes que habían desarrollado los síntomas sugestivos de VTE dentro del 30 días después de que la cirugía experimentó el examen urgente de CT-PE, y una exploración de la repetición 30 días postoperatoriamente si la primera exploración era negativa. Vigilaron y fueron tratados a los pacientes con VTE.

En este grupo entre los pacientes considerados ser en de alto riesgo de VTE debido a su cáncer de pulmón, los investigadores encontraron 19 acciones de VTE, un régimen de incidencia 12,1%. Éstos incluyeron 14 el PEs (8,9%), tres DVTs (1,9%) y un PE/DVT combinado. Un paciente desarrolló un trombo atrial izquierdo masivo que originaba de un tocón quirúrgico, y murió. Para los 157 pacientes, la tasa de mortalidad de 30 días era 0,64% pero 5,2% para los que tenían un VTE. “Esto demuestra la importancia clínica y la fatalidad relativa de VTE después de la cirugía del cáncer de pulmón,” el Dr. explicado Shargall.

Todo el ésos diagnosticados con un VTE habían experimentado resecciones anatómicas (lobectomy o segmentectomy) y la mayoría del cáncer de pulmón primario tenido. Los coágulos tendieron a formar en el mismo lado que la cirugía del pulmón. La mayoría desarrolló coágulos del pulmón sin la formación de DVTs de antemano. Los investigadores examinaron los factores que pudieron distinguir a los que desarrollaron coágulos de los que no lo hicieron, y no podrían encontrar diferencias en edad, la función pulmonar, el largo del hospital del retén, los comorbidities, el escenario del cáncer de pulmón, el estado que fumaba o la muesca de Caprini (una muesca que correlaciona al riesgo de cada paciente de desarrollar VTE postoperatoriamente).

Entre los pacientes diagnosticados con un VTE, solamente 4 (21,1%) mostraron síntomas. Todas las acciones fueron diagnosticadas después de la izquierda paciente el hospital y solamente porque revisaron a los pacientes para VTEs como parte del estudio. “Este estudio muestra que una proporción importante de pacientes de la cirugía del cáncer de pulmón está a riesgo de VTE, e indica una necesidad de la investigación futura en disminuir el acontecimiento de DVT y del PE. Es posible que el uso extendido de los diluentes de la sangre más allá del licenciamiento del hospital puede reducir el número de pacientes que experimenten estas acciones peligrosas para la vida y puedan ayudar a reducir los índices de muerte después de cirugía del pulmón, el” Dr. declarado Shargall.

En un estudio relacionado, los investigadores de la clínica de Cleveland estudiaron los efectos de la investigación postoperatoria sobre índices de VTEs. Durante la sesión científica simultánea de la cirugía torácica general, el Doctor en Medicina del rajá de Siva, doctorado denunciará sobre la incidencia de VTEs en 112 pacientes que experimentaron el retiro quirúrgico del pulmón (pneumonectomy) para las indicaciones benignas y malas, que fueron revisadas para estas complicaciones y comparadas les a los índices de un grupo previamente publicado de 336 pacientes similares que no experimentaron la investigación de VTE.

Los investigadores encontraron que el porcentaje del en-hospital VTEs en el grupo revisado casi era tres-tiempos más arriba que ésos no revisado (8,9% comparado con 3,0%) y más de dos veces tan arriba durante el período postoperatorio de 30 días (el 13% comparado con 5,0%). En el grupo revisado, 10 de 112 pacientes tenían VTE descubierto revisando momentos antes de licenciamiento y cuatro pacientes adicionales desarrollaron VTE sintomático en el plazo de 30 días a pesar de una pantalla negativa de la descarga previa. El riesgo de VTEs enarbola seis días después de la cirugía.

En la clínica de Cleveland, la investigación rutinaria para VTE después del pneumonectomy antes del licenciamiento fue adoptada en 2006. “Encontramos que una proporción grande (el 50%) de VTEs ocurrió antes de la época del licenciamiento, y el riesgo de desarrollar VTE sintomático seguía elevado por 30 días. Es posible que la incidencia de VTE puede ser incluso más alta si se inicia un programa de cribado serial completo,” rajá conocido de Siva del principal investigador, Doctor en Medicina, doctorado, del corazón y el instituto vascular, el departamento de la cirugía torácica y cardiovascular, en la clínica de Cleveland.

VTEs es un problema determinado después de pneumonectomy, puesto que estos pacientes tienen a menudo reserva pulmonar inferior para soportar el impacto del PE, comentó el Dr. Raja. De hecho, este estudio también mostró que los pacientes del poste-pneumonectomy que desarrollan la cara de VTE un riesgo más alto de la muerte que los que no lo hagan. Por este motivo, el Dr. Raja sugiere que den estos pacientes medicaciones más finas de la sangre para una duración más larga, así como experimenta la prueba de cribado de la repetición para VTE incluso después licenciamiento.

Una tercera presentación dirige la cuestión crucial de cómo determinar a los enfermos de cáncer postquirúrgicos del pulmón que están en el riesgo más grande de desarrollar un VTE. En una presentación del asentador que es parte de la cirugía torácica general modificó la competencia del asentador, Virginia R. pequeña, Doctor en Medicina, profesor adjunto de la cirugía, Facultad de Medicina de la universidad de Boston, demostrará que el modelo de la evaluación de riesgos de Caprini se puede utilizar para estratificar a enfermos de cáncer postquirúrgicos del pulmón según riesgo de VTE.

“El modelo de la evaluación de riesgos de Caprini (RAM) se utiliza como herramienta de la evaluación de riesgos de VTE en otras especialidades quirúrgicas, incluyendo el general, cirugía vascular y plástica así como oncología ginecológica, el Dr. conocido poco. “En enfermos de cáncer abdominales y pélvicos, los médicos de las ayudas del RAM evalúan el uso profiláctico extendido de los diluentes de la sangre, pero no se ha aplicado en cirugía torácica.”

El RAM de Caprini se compone de cerca de 40 factores de riesgo, incluyendo cirugía abierta, la historia de VTE, el acceso venoso central, el ≥ 30 de BMI, y la malignidad. De acuerdo con la muesca de Caprini, los pacientes pueden ser categorizados en moderado (≤4), arriba (5-8) y lo más arriba posible (>9) los grupos de riesgo de VTE.

En esta revista retrospectiva de la carta de 232 pacientes que experimentaron la resección del pulmón a partir de 2005-2013, 60 la incidencia postoperatoria del día VTE era 5,17% (12/232). Seis de los 12 pacientes tenían un PE.

La muesca media de Caprini para las que desarrollaron VTEs era importante más alta que la muesca media para los que no tenían VTEs (11,83 ± 3,74 comparado con 8,07 el ± 2,84, el p< .001). La incidencia de VTEs era el 0% en el grupo bajo a moderado de la muesca de Caprini, 1,67% en el alto grupo de la muesca de Caprini, y 10,42% para ésos con las muescas más altas de Caprini. La una muerte de un PE era paciente cuya muesca cayó dentro del grupo más alto de la muesca de Caprini (16). Cuando 9 fueron utilizados como el atajo para el riesgo más alto, el RAM tenía una sensibilidad, del 80% la especificidad 60,9%, y la exactitud 61,2%.

Más el de 90% de VTEs ocurrieron en los pacientes que habían experimentado toracotomía abierta. Porque la cirugía thoracoscopic vídeo-ayudada mínimo-invasor no parecía afectar el riesgo de un paciente de VTE, los investigadores recomendaron que no debe ser agregado como nueva variable en el RAM de Caprini.

“Éste es el primer estudio para demostrar la capacidad profética del RAM de Caprini en pacientes postoperatorios de la resección del pulmón,” dijo al Dr. pequeño. “Este sistema de sonorización de la evaluación de riesgos se puede utilizar para determinar qué pacientes de la resección del pulmón pueden potencialmente beneficiarse de una terapia más fina de la sangre preventiva después de licenciamiento. Hemos medido estas muescas y encontramos que un curso prolongado del sodio del enoxaparin (Lovenox) u otros diluentes de la sangre pueden perfeccionar el riesgo de muerte de esta complicación después de una operación del cáncer de pulmón.”

Source:

American Association for Thoracic Surgery