Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio podía ofrecer nueva manera de tratar, previene ceguera diabetes-asociada

Denunciando sobre su estudio con las células humanas laboratorio-crecidas, los investigadores en la Universidad John Hopkins y la Universidad de Maryland dicen eso que ciega una segunda proteína del incremento del vaso sanguíneo, junto con una que es ya bien sabido, podría ofrecer una nueva manera de tratar y de prevenir una enfermedad ocular cegadora causada por la diabetes.

Un resumen del estudio aparece 25 de mayo en línea en procedimientos de la National Academy of Sciences.

La enfermedad, retinopatía diabética, es la causa más común de la baja de la visión en adultos de la edad de trabajar en los Estados Unidos. La enfermedad ocular diabética ocurre cuando los vasos sanguíneos normales en el aro se reemplazan en un cierto plazo por los vasos sanguíneos anormales, permeables, frágiles que se escapan flúido o de corrimiento en el aro, dañando la retina sensible a la luz y causando ceguera. El cuarenta a 45 por ciento de americanos con diabetes tiene retinopatía diabética, según el instituto nacional del aro.

los vasos sanguíneos del aro del Laser-lacre pueden salvar la visión central, pero éste sacrifica a menudo el periférico y la visión nocturna, según Akrit Sodhi, M.D., Ph.D., profesor adjunto de la oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins. Varias drogas recientemente desarrolladas - bevacizumab, ranibizumab y aflibercept - pueden ayudar a tratar estos vasos sanguíneos cegando la acción de VEGF, un supuesto factor de incremento liberado como parte de una cadena de señales en respuesta a los niveles con poco oxígeno, que estimula el incremento de nuevo, a menudo anormal, vasos sanguíneos. Pero los estudios han mostrado eso aunque estas drogas reduzcan la progresión a la retinopatía diabética proliferativa, él no la previenen seguro.

Buscando una explicación, un becario postdoctoral Savalan Babapoor-Farrokhran, un M.D., y a una Kathleen Jee, estudiante en la Facultad de Medicina que comenzará su residencia en oftalmología en el instituto del aro de Wilmer en Johns Hopkins el próximo año, niveles probados de VEGF en muestras del líquido del aro tomado de la gente sana, gente con la diabetes que no tenía retinopatía diabética y gente con retinopatía diabética de la severidad diversa.

Mientras que los niveles de VEGF tendieron a ser más altos en ésos con retinopatía diabética proliferativa, algo de su líquido tenía menos VEGF que los participantes sanos. Pero incluso el líquido inferior-VEGF de pacientes con retinopatía diabética proliferativa estimuló incremento del vaso sanguíneo en células laboratorio-crecidas.

“Los resultados sugirieron a nosotros que aunque VEFG desempeñe sin obstrucción que un papel importante en incremento del vaso sanguíneo, no sea el único factor,” Sodhi dice.

Una serie de experimentos en células humanas y ratones laboratorio-crecidos reveló a un segundo culpable, una proteína llamada angiopoietin-como 4. Cuando los investigadores cegaron la acción de ambos VEGF y angiopoietin-como 4 en líquido de los aros de la gente con retinopatía diabética proliferativa, redujo marcado incremento del vaso sanguíneo en células laboratorio-crecidas.

Si una droga puede ser encontrada que ciega con seguridad acción la segunda de la proteína en los aros de los pacientes, puede ser que sea combinada con las drogas antis-VEGF para prevenir muchos casos de la retinopatía diabética proliferativa, Sodhi sugiere.

Las personas ahora están investigando si angiopoietin-como 4 pudo también desempeñar un papel en otras enfermedades oculares, tales como degeneración macular, que destruye la porción central de la retina.

Source:

Johns Hopkins Medicine