Los Investigadores encuentran polarizado de género persistente en la disposición del tratamiento hormonal de incremento para la estatura corta idiopática

Los muchachos Cortos son tres veces más probables que las muchachas cortas para recibir el tratamiento hormonal recombinante de incremento humano para la estatura corta idiopática (ISS), aunque en una población pediátrica general, las proporciones iguales de ambos géneros bajan bajo umbral de la altura señalando el ISS. Los Investigadores que analizaban archivos sobre de 283.000 niños y de adolescentes de los E.E.U.U. encontraron un polarizado de género claro y persistente en la disposición del tratamiento.

El “Incremento es un señal importante de saludes infantiles, así que el incidente del incremento merece la consideración igual para ambos muchachos y las muchachas,” dijo al arranque de cinta Adda Grimberg, M.D., endocrinólogo pediátrico en El Hospital de Niños de Philadelphia y (CHOP) miembro distinguido del estudio del Instituto de Leonard Davis de la Economía de la Salud en la Universidad de Pensilvania. El “polarizado de Género en el tratamiento puede tener efectos doble indeseables--las muchachas cortas que tienen una enfermedad subyacente pueden ser pasadas por alto, mientras que los muchachos sanos cortos pueden recibir celosísimo, tratamiento innecesario con una droga costosa que requiera años de inyecciones nocturnas y tienen efectos secundarios potenciales.”

Grimberg y los colegas publicaron su estudio 9 de junio en línea en los Partes Científicos del gorrón.

Las personas de estudio extrajeron en historiales médicos a partir de 28 prácticas de la atención primaria en la red pediátrica de la TAJADA, comprendiendo a 189.280 pacientes, y los compararon a 93.736 pacientes de los cuatro registros pediátricos de la hormona de incremento de los E.E.U.U. Todos Los temas eran niños y adolescentes (hasta la edad 20).

En la población de la atención primaria, 2073 temas (1,1% del total) tenían altura debajo del umbral para la estatura corta idiopática (ISS)--estatura corta de una causa desconocida. No había diferencias de género en la incidencia de la altura debajo de este umbral, ni en las distribuciones de la altura en la población entera de la atención primaria. La Administración de la Comida y de la Droga de los E.E.U.U. define el ISS como altura más de 2,25 desviaciones estándar debajo del medio para la edad y el género, sin pruebas de ser la base de enfermedad. Esta definición estadística de la altura corresponde al 1,2 por ciento más corto de la población de los E.E.U.U.

En cambio, entre los pacientes que recibían la hormona de incremento humano recombinante para el ISS, el 74 por ciento era masculino. Entre los pacientes que recibieron la hormona para todas las diagnosis, el 66 por ciento era masculino. A la hora de iniciar la hormona de incremento para el ISS, los muchachos tratados excedieron en número a las muchachas por cada año de edad que comenzaba a la edad de 1 años, pero las diferencias más grandes ocurrieron alrededor de pubertad, cuando los últimos bombachos y hora restante limitada por preocupación médica potencial de la chimenea de la intervención.

Los autores observan que los médicos y los padres contribuyen al polarizado basado en las diferencias entre los sexos del tratamiento. Grimberg y los colegas encontrados en un estudio 2005 que tantos muchachos como muchachas eran dos veces especialistas referidos para la evaluación de la estatura corta, y que las muchachas que fueron remitidas tenían mayores déficits de la altura que los muchachos que fueron remitidos. Semejantemente, en los registros de la hormona de incremento en el estudio actual, las muchachas tratadas para el ISS eran por término medio más cortas que los muchachos tratados al inicio del tratamiento hormonal de incremento.

Los autores agregaron que aunque los médicos de la atención primaria hagan las remisiones, preocupaciones parentales los influencian, y que algunos padres buscan directamente el cuidado del especialista con respecto a estatura corta en sus niños. Las “presiones Sociales con respecto a altura parecen afectar a varones más que las hembras, por lo menos en los E.E.U.U.,” dijo a Grimberg. “En ausencia de una condición subyacente, tratar a niños cortos con la hormona de incremento humano recombinante representa el medicalization de un rasgo físico.” El tratamiento hormonal de incremento Humano cuesta áspero $20.000 anualmente por niño y requiere inyecciones diarias.

Finalmente, en la investigación anterior, Grimberg encontró que más muchachas que fueron remitidas para la evaluación de la estatura corta eran proporcional mucho más probables tener una enfermedad subyacente que los muchachos que fueron remitidos. “El polarizado de género en la remisión y el tratamiento sugiere que las diagnosis de enfermedades subyacentes sean más probables ser demoradas o ser faltadas en conjunto en muchachas cortas, y ésta sugiere oportunidades perdidas de dirigir esas condiciones, no que requieran el tratamiento hormonal de incremento.”

Los Institutos de la Salud Nacionales (concesión HD057037 del Instituto Nacional de Eunice Kennedy Shriver de Saludes Infantiles y del Revelado Humano) utilizaron este estudio, junto con el Centro de Genentech para la Investigación Clínica en Endocrinología

Fuente: El Hospital de Niños de Philadelphia

Source:

Children's Hospital of Philadelphia