La gente emocionalmente inestable tiene diversa estructura del cerebro

Todos variamos hacia adentro cuantas veces hacemos felices, tristes o enojados, y también en cómo estas emociones se expresan fuertemente. Esta variabilidad es una parte de nuestra personalidad y se puede considerar como aspecto positivo que aumente diversidad en sociedad. Sin embargo, hay la gente que encuentra tan difícil regular sus emociones que tiene un impacto serio en su trabajo, familia y vida social. Estos individuos pueden ser dados una diagnosis emocional de la inestabilidad tal como desorden de personalidad límite o desorden de personalidad antisocial.

Los estudios anteriores han mostrado que la gente diagnosticada con desordenes emocionales de la inestabilidad exhibe una disminución del volumen de ciertas áreas del cerebro. Los científicos quisieron saber si estas áreas también se asocian a la variabilidad en la capacidad de regular las emociones que se pueden considerar en individuos sanos. En el estudio actual, 87 temas sanos fueron dados un cuestionario clínico y pedidos valorar en qué medida tienen problemas con emociones de regulación en sus vidas cotidianas. Los cerebros de los temas entonces fueron explorados con MRI. Los científicos encontraron que un área en el lóbulo frontal más inferior, la supuesta corteza orbitofrontal, volúmenes más pequeños exhibidos en los individuos sanos que denunciaron que tienen problemas con emociones de regulación. Cuanto mayores son los problemas, más pequeño es el volumen descubierto. La misma área se sabe para tener un volumen más pequeño en pacientes con desorden de personalidad límite y desorden de personalidad antisocial. Las conclusión similares también fueron consideradas en otras áreas del cerebro que se saben para ser importantes en la regla emocional.

“Los resultados soportan la idea que hay una serie continua en nuestra capacidad de regular emociones, y si usted está en la extremidad del espectro, usted es probable tener problemas con el funcionamiento en sociedad y ésta lleva a una diagnosis psiquiátrica”, dice el profesor adjunto Predrag Petrovic, el primer autor del estudio y al investigador en el departamento de la neurología clínica, Karolinska Institutet. “Según esta idea, tales desordenes no se deben considerar como categóricos, que usted tiene la condición o no. Debe ser visto bastante como variante extrema en la variabilidad normal de la población”.

Source:

Karolinska Institutet