Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Pronóstico triste del `' de los pacientes de la chorro-fase CML destacados

Por Shreeya NANDA, reportero mayor de los medwireNews

Las personas de investigadores mexicanos denuncian sobre los resultados pobres de una serie grande de pacientes mexicanos con leucemia mieloide crónica (CML) en fase del chorro.

Esta revista de la carta incluyó a 51 pacientes de la chorro-fase CML diagnosticados y tratados entre 1988 y 2013. De éstos, 13,7% presentaron en fase del chorro en la diagnosis mientras que el descanso había progresado a partir de fase crónica o acelerada.

Apenas sobre la mitad (52,9%) de los pacientes recibió la quimioterapia de inducción estándar solamente, mientras que 31,4% fueron tratados con una combinación de la quimioterapia y de los inhibidores de la cinasa de la tirosina (TKIs; principal imatinib). Una reacción hematológica completa (CHR) fue lograda por 42,0% de los 38 pacientes evaluable, excepto los cinco quién murió en el plazo de las primeras 4 semanas del lanzamiento de la terapia.

Significantly more pacientes con fase linfoide del chorro lograron una reacción comparada con ésas con fase mieloide del chorro, en 72,9% comparado con 25,9%. Y el análisis multivariante mostró que el linaje y el recibo mieloides de la quimioterapia solamente eran los únicos factores asociados importante a una probabilidad más inferior de lograr CHR.

Los investigadores observan que el régimen de CHR en los pacientes dados la quimioterapia más imatinib era comparable a ése denunciado en los estudios de TKIs de segunda generación, sugiriendo que la terapia combinada “podría ser una estrategia conveniente en países en vías de desarrollo con el acceso limitado a la segunda generación [TKIs]”.

La supervivencia total mediana (OS) para la cohorte entera era 4 meses, mientras que los pacientes que hicieron y no lograron CHR tenían un OS mediano de 7 y 2 meses, respectivamente, una diferencia importante. Sin embargo, el OS no varió importante entre los pacientes con linfoide y ésos con fase mieloide del chorro del linaje.

En análisis multivariante, la edad durante 60 años, los niveles de la hemoglobina abajo de 10 g/dL y la presencia de un karyotype complejo eran factores de riesgo importantes para el OS peor.

Entre los pacientes que lograron CHR, la supervivencia sana mediana era 5 meses. Sin embargo, los investigadores no encontraron ninguna asociaciones importante entre las características del paciente o del tratamiento y la supervivencia sana.

La mayoría (98,0%) de pacientes había muerto a la hora de análisis, con apenas un 10 años activos pacientes después de recibir el trasplante hematopoyético allogeneic de la célula madre.

“Estos resultados subrayan el pronóstico triste de [chorro-fase CML] y destacan la importancia de la vigilancia cercana para determinar puntualmente la progresión de [fase crónica] a las fases avanzadas en pacientes de CML”, concluyen a Javier López-Karpovitch y co-authors, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Tlalpan, en linfoma, mieloma y leucemia clínicos.

Licensed from medwireNews with permission from Springer Healthcare Ltd. ©Springer Healthcare Ltd. All rights reserved. Neither of these parties endorse or recommend any commercial products, services, or equipment.