La admisión del azúcar reductor invierte enfermedades metabólicas crónicas en niños

Reducir el consumo de azúcar adicional, incluso sin reducir calorías o el peso perdidoso, tiene la potencia de invertir un atado de enfermedades metabólicas crónicas, incluyendo la presión rica en colesterol y arterial, en niños en tan poco tiempo como 10 días, según un estudio de los investigadores en la universidad California de Uc San Francisco y de Touro.

“Este estudio muestra definitivo que el azúcar es metabólico dañino no debido a sus calorías o sus efectos sobre peso; el azúcar es bastante dañino porque es azúcar,” dijo metabólico al autor importante Roberto Lustig, Doctor en Medicina, MSL, endocrinólogo pediátrico en el hospital de niños de UCSF Benioff San Francisco. “Este estudio internamente controlado de la intervención es una indicación sólida que el azúcar contribuye al síndrome metabólico, y es las pruebas más fuertes hasta la fecha que los efectos negativos del azúcar no están debido a calorías u obesidad.”

Jean-Marc Schwarz, doctorado de la universidad del remedio osteopático en la universidad California de Touro y autor mayor del papel agregó, “nunca he visto resultados como llamativos o importantes en nuestros estudios humanos; después de solamente nueve días de restricción de la fructosa, los resultados son dramáticos y constantes conforme a tema. Estas conclusión soportan la idea que es esencial que los padres evaluar la admisión del azúcar y sean atento de los efectos sobre la salud de lo que están consumiendo sus niños.”

El papel aparecerá en línea el 27 de octubre, y en la aplicación de febrero de 2016 la obesidad del gorrón.

Admisión de restricción del azúcar

El síndrome metabólico es un atado de condiciones -- presión arterial creciente, alto nivel de la glucosa en sangre, exceso de grasas de cuerpo alrededor del combés, y niveles de colesterol anormales -- eso ocurre junto y aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, de recorrido, y de diabetes. Otras enfermedades asociadas a síndrome metabólico, tal como enfermedad del higado y tipo sin alcohol grasa - 2 diabetes, ahora ocurren en niños -- desordenes previamente desconocidos en la población pediátrica.

Determinaron a los participantes con la evaluación del peso para adolescente y la clínica de saludes infantiles (VIGILANCIA) en el hospital de niños de UCSF Benioff San Francisco, una clínica interdisciplinaria de la obesidad dedicó a apuntar la disfunción metabólica bastante que baja de peso. El reclutamiento fue limitado al Latino y la juventud del afroamericano debido a su riesgo más alto con certeza condiciona asociado con síndrome metabólico, tal como tensión arterial alta y tipo - diabetes 2.

En el estudio, dieron 43 niños entre las edades de 9 y 18 quién eran obesas y tenían por lo menos otro desorden metabólico crónico, tal como hipertensión, altos niveles del triglicérido o un marcador del hígado graso, nueve días de comida, incluyendo todos los bocados y bebidas, que azúcar reservado pero almidón substituido para mantener la misma grasa, proteína, hidrato de carbono, y niveles de la caloría que su denunciado previamente a casa adieta. Los niveles de sangre de ayuno de la línea de fondo, la presión arterial, y la tolerancia de la glucosa fueron fijados antes de que el nuevo plan del menú fuera adoptado. El menú del estudio restringió el azúcar adicional (mientras que permite la fruta), pero substituido le agregando otros hidratos de carbono tales como panecillos, cereal y las pastas de modo que los niños todavía consumieran el mismo número de calorías del hidrato de carbono que antes, pero el azúcar dietético del total fue reducido a partir el 28 a 10 por ciento, y fructosa a partir del 12 al 4 por ciento de calorías totales, respectivamente. Las opciones de la comida fueron diseñadas para ser “patatas del perrito caliente del pavo de la comida del cabrito” -, fritas, y pizza comprada todo en los supermercados locales, en vez de los altos cereales del azúcar, los pasteles, y azucararon el yogur.

Dieron una escala y fueron informados los niños pesarse diarios, con el objetivo de estabilidad del peso, no baja de peso. Cuando ocurrió la baja de peso (una disminución de un promedio del 1 por ciento durante el período de diez días pero sin cambio en grasas de cuerpo), les dieron más de las comidas de poca azúcar.

“Cuando sacamos el azúcar, los cabritos comenzaron a responder a sus señales de entrada de la saciedad,” dijo a Schwarz. “Nos la informaron aserrada al hilo como tanto más comida, aunque consumían el mismo número de calorías que antes, apenas con importante menos azúcar. Algunos dijeron que éramos de forma aplastante ellos con la comida.”

Reducir efectos metabólicos dañinos de la obesidad

Después de que apenas 9 días en la dieta azúcar-reservada, virtualmente cada aspecto de la salud metabólica de los participantes perfeccionara, sin cambio en peso. La presión arterial diastólica disminuyó por 5m m, los triglicéridos por 33 puntos, el LDL-colesterol (conocido como el colesterol “malo”) por 10 puntos, y las pruebas de función hepática perfeccionadas. La glucosa en sangre de ayuno fue hacia abajo por 5 puntos, y los niveles de la insulina fueron cortados por una mitad.

“Todas las dimensiones sustitutas de salud metabólica consiguieron mejor, apenas substituyendo el almidón para el azúcar en su comida tramitada -- todos sin calorías o peso o ejercicio cambiante,” dijo a Lustig. “Este estudio demuestra que “una caloría no es una caloría. De “donde esas calorías vienen determina adónde en la carrocería entran. Las calorías del azúcar son las peores, porque giran a la grasa en el hígado, impulsando resistencia a la insulina, e impulsando el riesgo para la diabetes, el corazón, y la enfermedad del higado. Esto tiene implicaciones enormes para la industria alimentaria, la enfermedad crónica, y los costos de la atención sanitaria.”

Source:

University of California - San Francisco