Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

U de los científicos de I muestra que el componente del tomate reduce el incremento de los tumores de la próstata en los modelos animales

Los años de investigación en el laboratorio de Juan Erdman del científico de la Universidad de Illinois han demostrado ese licopeno, el pigmento rojo bioactivo encontrado en tomates, reducen el incremento de los tumores de la próstata en una variedad de modelos animales. Hasta ahora, aunque, él no tenía una manera de trazar el metabolismo del licopeno en el cuerpo humano.

“Nuestras personas han aprendido crecer la cultura de las instalaciones de tomate en suspensión que produce las moléculas del licopeno con un peso molecular más pesado. Con esta herramienta, podemos trazar la amortiguación, el biodistribution, y el metabolismo del licopeno en la carrocería de adultos sanos. En el futuro, podremos conducto tales estudios en los hombres que tienen cáncer de próstata y ganan la información importante sobre la actividad anticáncer de este componente de la instalación,” dijimos al Jr. de Juan W. Erdman, un U del profesor emeritus de I de la nutrición.

El U de las personas de I comenzó a desarrollar las culturas del tomate que rendirían moléculas más pesadas, detectables del carbono hace aproximadamente 10 años. Erdman, el estudiante doctoral Nancy Engelmann, y los “gurúes” Randy Rogers y Mary Ann Lila de la instalación primero aprendieron optimizar la producción de licopeno en cultivos celulares del tomate. Entonces crecieron a los mejores productores del licopeno con los azúcares no radiactivos carbon-13, permitiendo que carbon-13 sea incorporado en las moléculas del licopeno. Porque la mayoría del carbono en naturaleza es carbon-12, el licopeno que contiene átomos de carbono más pesados es fácil de seguir en la carrocería.

Pronto después de que la tecnología carbon-13 fuera establecida, Engelmann, ahora Moran, tomó una posición de investigación postdoctoral en la universidad estatal de Ohio en el laboratorio del oncólogo médico Steven K. Clinton, y los científicos en el estado de Illinois y de Ohio iniciaron juicios humanas.

En este primer estudio, las personas siguieron actividad del licopeno en la sangre de ocho personas introduciéndoles el licopeno etiqueta con el carbon-13 no radiactivo. Los investigadores entonces drenaron sangre cada hora por 10 horas después de dosificar y siguieron con sangre adicional drenan 1, 3, y 28 días después.

“Los resultados ofrecen la información nueva sobre eficiencia de la amortiguación y cómo el licopeno se pierde rápidamente de la carrocería. Determinamos su semivida en la carrocería y ahora entendemos que ocurren los cambios estructurales después de que se absorba el licopeno,” Erdman explicaron.

“La mayoría del licopeno del tomate que comemos existe como el isómero todo-transporte, forma rígida y derecha, pero en las carrocerías de los consumidores regulares del tomate, la mayoría del licopeno existe como isómeros cis, que tienden a ser doblados y flexibles. Porque el cis-licopeno es la forma encontrada lo más a menudo posible en la carrocería, algunos investigadores piensan que puede ser la forma responsable de la reducción del riesgo de la enfermedad,” Moran explicó.

“Quisimos entender porqué hay más cis-licopeno en la carrocería, y matemáticamente modelando los datos de la concentración del licopeno de la sangre carbon-13 de nuestros pacientes, la encontramos que es probablemente debido a una conversión de todo-transporte al licopeno cis, que ocurre pronto después de que absorbamos el licopeno de nuestra comida,” agregamos.

Los biofactories de la instalación que producen el licopeno más pesado, detectable ahora se están utilizando para producir versiones más pesadas de otros componentes bioactivos de la comida. En otra juicio, el phytoene, una segunda molécula bioactiva etiqueta carbon-13 del tomate, se ha producido y se ha probado en cuatro temas humanos.

“Nuestro proyecto más reciente implica el producir de una versión pesada del carbono de la luteína, encontró en verduras frondosas verdes y yemas de huevo. La luteína se sabe para ser importante para la salud del aro y del cerebro. En este caso, comenzamos con las culturas de suspensión de la zanahoria y hemos producido ya pequeñas cantidades de luteína “pesado-etiqueta” para las juicios animales,” Rogers dijo.

Ahora, aunque, las personas del estado de Illinois-Ohio se excitan sobre la nueva información el estudio del licopeno ha rendido. “En el futuro, estas nuevas técnicas podrían ayudarnos a entender mejor cómo el licopeno reduce riesgo y severidad de cáncer de próstata. Podremos desarrollar las recomendaciones dietéticas prueba-basadas para la prevención de cáncer de próstata,” Erdman dijo.

Este nuevo artículo de gorrón representa el estudio más completo del metabolismo del licopeno que se ha hecho hasta la fecha, él agregó.

Source:

University of Illinois College of Agricultural, Consumer and Environmental Sciences