El Estudio explora la conexión entre la obesidad y el lymphedema relacionado pecho-cáncer

Cada año, diagnostican a cerca de 1,38 millones de mujeres por todo el mundo con el cáncer de pecho. Los Avances en el tratamiento han facilitado una tasa de supervivencia el 90% de cinco años entre ésos tratada. Dado el índice y la longitud crecientes de la supervivencia después del cáncer de pecho, los sobrevivientes están haciendo frente cada vez más al riesgo del curso de la vida de desarrollar los últimos efectos del tratamiento contra el cáncer que afectan negativo supervivencia a largo plazo. Particularmente, el lymphedema cáncer-relacionado del Pecho es uno de los últimos efectos más distressing y temidos.

Lymphedema, caracterizado por la hinchazón anormal de uno o más limbos, es lo más a menudo posible el resultado de una obstrucción o de una desorganización del sistema linfático a lo largo del tratamiento contra el cáncer. Lymphedema manifiesta generalmente después de un período latente de un a cinco, o aún de veinte años, después del tratamiento. Por Lo Tanto, el lymphedema sigue siendo un problema de salud importante que afecta a muchos sobrevivientes del cáncer de pecho y que ejerce un enorme impacto negativo en la calidad de vida de los sobrevivientes. Aunque actualmente, ninguna cirugía o medicación pueda curar lymphedema, esta condición se puede manejar con el tratamiento temprano y apropiado.

La “Obesidad es un factor de riesgo establecido no sólo para el lymphedema relacionado pecho-cáncer pero también para el acontecimiento, la repetición, y la fatalidad del cáncer de pecho,” dice Mei R. Fu, Doctorado, RN, ACNS-BC, FAAN, profesor adjunto de la Administración de la Enfermedad Crónica en la Universidad de Nueva York del Oficio De Enfermera (NYUCN). “Por Consiguiente, creemos que la obesidad es un factor de riesgo importante, pero modificable para el lymphedema.”

Sin Embargo, la investigación existente de las notas del Dr. Fu ha producido conclusión en conflicto. Por ejemplo, algunos estudios sugieren que la obesidad sea un factor de riesgo cuando está definido como teniendo un índice de masa corporal (BMI) de 30 kg/m2 o más, mientras que otros postulan el riesgo se presenta con tan ciclón de un BMI como 25 kg/m2.

Tales discrepancias están en la parte debido a las limitaciones del estudio, tales como evaluaciones retrospectivas, pequeños tamaños de muestra, y uno mismo-partes. Para llenar el vacío, las personas de los investigadores de NYUCN, llevadas por el Dr. Fu conducto un estudio, los “Modelos de la Obesidad y del Nivel Flúido de la Linfa durante el Primer Año de Tratamiento contra el Cáncer del Pecho: Un Estudio Anticipado,” diseñado investigar anticipado modelos de la obesidad como se relaciona con el lymphedema. Las conclusión de las personas fueron publicadas en el Gorrón del Remedio Personalizado.

“Determinamos la mejor manera de cuantificar el lazo entre la obesidad y el lymphedema, estaba a primero examina obesidad como se relaciona con el nivel flúido de la linfa,” dijo al Dr. Fu. “Modelos de la Obesidad y del Nivel Flúido de la Linfa durante el Primer Año de Tratamiento contra el Cáncer del Pecho: Un Estudio Anticipado,” siguió a 140 mujeres con su primer año de tratamiento contra el cáncer, midiendo sus niveles flúidos de la linfa -- conocido como valores de L-Dex -- y peso antes de sus cirugías, cuatro a ocho semanas y un año poste-de Op. Sys.

Las instrucciones Generales fueron dadas a los participantes en peso de la pre-cirugía que mantenía. Entre los 140 participantes, 136 terminaron el estudio. Más los de 60% de los participantes eran obesos (30,8%) o gordos (32,4%), mientras que solamente dos participantes eran de peso insuficiente y los cerca de 35% medidos en el peso normal. Este modelo de la obesidad y del exceso de peso era constante en cuatro a ocho semanas y doce meses de poste-cirugía. En doce meses de poste-cirugía, la mayoría de las mujeres (72,1%) mantuvo el peso y 15,4% de la pre-cirugía había perdido más el de 5% de su peso; 12,5% de las mujeres experimentaron más que un aumento del 5% en peso. Los valores de L-Dex constantes con lymphedema eran determinado frecuentes en pacientes con un BMI mayor de 30 kg/m2, esta tendencia fueron observados en el estudio.

Sigue habiendo la Obesidad y el exceso de peso entre mujeres a la hora de diagnosis del cáncer y los modelos de la obesidad y del exceso de peso continúan durante el primer año de tratamiento.

Las “instrucciones Generales en tener dieta nutrición-equilibrada y porción-apropiada y actividades físicas diariamente o semanalmente pueden ser efectivas mantener el peso de la pre-cirugía,” dice al Dr. Fu. “Tales instrucciones generales pueden crear menos carga y tensión a las mujeres al hacer frente a la diagnosis y al tratamiento del cáncer de pecho.”

Fuente: Universidad de Nueva York