Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las células neuroendocrinas pulmonares actúan como el sensor para orquestrar inmunorespuesta

Un tipo infrecuente y pequeño-estudiado de célula en los pulmones se ha encontrado para actuar como un sensor, conectando los sistemas nerviosos pulmonares y centrales para regular inmunorespuesta en reacción a señales de entrada ambientales.

Las células, conocidas como las células neuroendocrinas pulmonares o PNECs, se implican en una amplia gama de enfermedades pulmonares humanas, incluyendo asma, la hipertensión pulmonar, la fibrosis quística y el síndrome de muerte súbita infantil, entre otros.

Hasta ahora, su función en un animal vivo era desconocida. Las personas llevaron por la universidad de los partes médicos de Xin Sun del genetista de Wisconsin-Madison en (7 de enero) la aplicación actual la ciencia del gorrón que PNECs es sensores efectivos sembrados en la aerovía de muchos animales, incluyendo seres humanos.

“Estas células componen menos el de un por ciento de las células en el epitelio de la aerovía,” la capa de células que forra las vías respiratorias, explica Sun. “Nuestra conclusión es que son capaces de la recepción, de la interpretación y de la respuesta a los estímulos ambientales tales como alergénicos o substancias químicas mezclados con el aire que respiramos.”

El descubrimiento de la función de las células puede ofrecer las nuevas avenidas terapéuticas para una amplia gama de enfermedades serias del sistema pulmonar.

Sun y su grupo se establecen inicialmente para encontrar la causa subyacente de la hernia diafragmática congénita (CDH), un defecto de nacimiento bastante común donde un orificio en un diafragma recién nacido, el músculo que controla la respiración, permite órganos del abdomen deslizarse en el pecho. El diafragma deformado se puede reparar quirúrgico, pero muchos de los bebés todavía mueren. Los que sobreviven pueden tener síntomas similares al asma o a la hipertensión pulmonar.

El grupo de Wisconsin dirigido hacia adentro en un par de genes conocidos como ROBO1 y ROBO2. Las mutaciones en los genes habían sido implicadas previamente en CDH. Eliminando genes de ROBO en ratones, Sun y sus colegas podían imitar CDH. Inesperado, también descubrieron que PNECs fue desorganizado en los mutantes de ROBO. En un ratón sano, atados de la forma de PNECs sobre todo de células. “En el mutante, no se agrupan,” dice Sun. “Tirante como células solitarias, y pues las células ellas son mucho más sensibles al ambiente.”

Las personas continuaron mostrar que los defectos en el PNECs causaron la inmunorespuesta hiperactiva en los pulmones del mutante de ROBO.

PNECs es las únicas células sabidas en el guarnición de la aerovía que se conectan al sistema nervioso. Parece, explica Sun, que son sensores básicamente distribuidos, recopilando la información del aire y retransmitiéndola al cerebro. Interesante, las mismas células también reciben señales tramitadas detrás del cerebro al amperio encima de su secreción de los neuropeptides, que son las pequeñas moléculas de proteína que son reguladores potentes de la inmunorespuesta.

Los desordenes del sistema inmune como asma se asocian a la expresión creciente de neuropeptides. Mostrando que el juego de PNECs un papel en la reacción de regulación del ordenador principal a través de la baja de neuropeptides sugiere que puede ser posible idear maneras de regularlas para prevenir o para mejorar enfermedad, Sun dice.

Source:

University of Wisconsin-Madison