Linfoma non-Hodgkin Secundario una preocupación por los pacientes de CML que usan TKIs

Por Laura Cowen

Los Pacientes con leucemia mieloide crónica (CML) que utilizan el imatinib del inhibidor de la cinasa (TKI) de la tirosina pueden ser tres a cuatro veces más probablemente de desarrollar linfoma non-Hodgkin (NHL) que la población en general, conclusión del estudio indican.

Los investigadores no podrían, sin embargo, encontrar una incidencia creciente de ninguna otra malignidades secundaria en su análisis de 1525 pacientes con la fase crónica CML que participó en el Estudio IV. de CML.

El ele del ẞ de Susana Sau (der Universitä̈t Heidelberg, Alemania de Medizinische Fakultä̈t Mannheim) y las personas emprendieron el estudio para dirigir preocupaciones cada vez mayor por la carcinogenicidad a largo plazo asociada a TKIs y a partes contradictorios sobre la incidencia de la malignidad secundaria en pacientes de CML.

Determinaron 67 malignidades secundarias en 64 pacientes de CML tratados con TKIs (n=61) e interferón-α solamente (n=3) durante un período mediano de la continuación de 67,5 meses.

De estos pacientes, ocho estaban en la remisión citogenética completa y 31 estaban en la remisión molecular importante cuando la malignidad secundaria fue diagnosticada, un punto medio de 2,4 años después de la diagnosis inicial de CML.

Las malignidades secundarias mas comunes determinadas eran el cáncer de próstata (n=9), cáncer colorrectal del NHL (n=7), y de pulmón (n=6 cada uno), melanoma malo (n=5), tumores de piel del no-melanoma (n=5) y el cáncer de pecho (n=5).

Los investigadores señalan en Leucemia que los índices de próstata, el colorrectal, pecho, los cánceres pancreáticos y del riñón y melanoma malo no difirieron importante entre los pacientes de CML y la población Alemana general, con las relaciones de transformación estandardizadas de la incidencia (SIRs) colocando a partir de la 0,49 para el cáncer colorrectal en hombres a 3,33 para el cáncer del riñón en mujeres.

Sin Embargo, el número de cajas de NHL observadas en la cohorte del estudio IV de CML era importante más alto que el número previsto de cajas del NHL en la población Alemana correspondida con. Específicamente, el SIR era 3,33 para los hombres y 4,29 para las mujeres.

Sau ẞ ele y otros observa que una de las siete cajas del NHL era una repetición después de 7 años, mientras que otra ocurrió en un paciente con un cáncer de próstata previamente documentado. También señalan que tres de los siete casos eran los linfomas de calidad inferior que se podrían faltar fácilmente en la población en general que no experimentaba el mismo grado de supervisión que la cohorte del estudio.

Los autores concluyen que “el verall [o], nuestros datos no utiliza un riesgo creciente para las malignidades secundarias en los pacientes de CML tratados con el imatinib”.

Sin Embargo, agregan que “el SIR creciente para el NHL tiene que ser considerado y la continuación a largo plazo de los pacientes de CML está autorizada, pues el índice de malignidades secundarias puede aumentar en un cierto plazo.”

Licensed from medwireNews with permission from Springer Healthcare Ltd. ©Springer Healthcare Ltd. All rights reserved. Neither of these parties endorse or recommend any commercial products, services, or equipment.