La temperatura del Cuerpo puede tener impacto profundo en pacientes diabéticos

La Organización Mundial de la Salud estima que de 500 millones de personas de pensamientos mundiales para tener diabetes, los 90% tienen tipo - la diabetes 2 y el número diagnosticado con diabetes aumentarán en 2020 dramáticamente. Pues la revista del Dr. Glen Kenny y colegas tituló “regla de la temperatura del Cuerpo en puntos culminantes de la diabetes”, la diabetes puede empeorar la capacidad del cuerpo al thermoregulate que lleva a una incapacidad relativa para regular adecuadamente temperatura de base. Mientras Que discuten en su revista, ésta puede tener un impacto profundo en la capacidad de individuos con la diabetes de trabajar y de jugar en ambientes adversos que incluye a trabajadores en muchas industrias vitales que se puedan exponer regularmente a las condiciones ambientales duras.

Durante los últimos 20 años, el Dr. Cañada P. Kenny de la Universidad de Ottawa ha dirigido sus actividades de investigación en la comprensión de cómo las poblaciones vulnerables tales como más viejos adultos e individuos con condiciones de salud crónicas responden y se adaptan a los ambientes duros y a las temperaturas extremas. En colaboración con Sr. Ryan McGinn de la Universidad de Ottawa (aprendiz médico) y del Dr. Ronal Sigal de la Universidad de Calgary (endocrinólogo, experto del mundo en actividad física y diabetes), su revista publicada en la Temperatura del gorrón discute cómo su investigación que evalúa los efectos de la diabetes sobre la capacidad del cuerpo de disipar calor, junto con el trabajo previo en este campo, está desempeñando un papel importante en el avance de nuestra comprensión de los factores fisiológicos que contribuyen a la vulnerabilidad creciente a la tensión térmica en individuos con diabetes. Esta información es determinado oportuna considerando que la temperatura ambiente de levantamiento se ha determinado como amenaza importante para la salud global especialmente en los grupos más vulnerables de las poblaciones tales como ésos con diabetes.

Como se debate en esta revista, los individuos con diabetes están en un riesgo importante mayor para la morbosidad calor-relacionada y la mortalidad comparadas con la población en general. Observan eso comparada a los adultos jovenes, incluso los adultos activos relativamente sanos envejecidos los años ≥40 tienen una capacidad reducida de disipar calor durante la exposición a los ambientes calientes en descanso y a la actividad física. Sin Embargo, este problema se empeora en ésos con incluso el Tipo bien-controlado - diabetes 2. El trabajo conducto por el Dr. Kenny emplea una aproximación única para evaluar la función termorreguladora en individuos con diabetes. Concomitante a las dimensiones tradicionales de la función termorreguladora (flujo de sangre de la piel, tipo del sudor, temperaturas del cuerpo), sus estudios integran el uso del único calorímetro del entero-cuerpo de medir exactamente los índices de baja de calor del entero-cuerpo y el resultado cambia en almacenaje del calor del cuerpo. Este nuevo enfoque ha permitido que su equipo de investigación logre un discernimiento sin precedente en el fragmento al cual la diabetes puede empeorar la función termorreguladora.

Mientras Que los autores discuten en su revista, no puede ser ignorado que tipo - la diabetes 2 es acompañada a menudo por una o más otras condiciones de salud (obesidad, hipertensión, enfermedad cardiovascular) que puedan afectar más lejos a la capacidad de un individuo de disipar calor durante un estrés térmico. Mientras Que la investigación sobre este tema sigue siendo relativamente limitada, los autores observan que hay una necesidad importante de desarrollar una comprensión robusta de los lazos de la causa-efecto entre el ambiente térmico y los resultados de la salud en el nivel de la población, incluyendo la identificación prueba-basada de las condiciones ambiente de alto riesgo del `' para activar (las estrategias de la adaptación para los individuos vulnerables) las actividades a corto plazo (sistema de alarma de la salud, plan de la respuesta de emergencia) y a largo plazo apropiadas de la administración de la reacción que aumentarán nuestra capacidad de proyectar y de responder a los extremos de la temperatura y por lo tanto de proteger nuestras poblaciones vulnerables. Para las industrias vitales, esto incluirá el revelado de las nuevas estrategias de gestión adaptadas para proteger a su mano de obra vulnerable del envejecimiento, que incluye a esos individuos con diabetes, que representan una proporción cada vez mayor de la mano de la obra del mundo.

Fuente: http://www.tandfonline.com/