Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La administración del Psilocybin reduce la reacción al rechazo social en áreas asociadas del cerebro

Los amarres sociales son vitales para la salud mental y física. Sin embargo, los pacientes psiquiátricos particularmente encuentran con frecuencia la exclusión social y el rechazo. Además, los pacientes psiquiátricos reaccionan a menudo más fuertemente al rechazo social que las personas sanas y ésta pueden tener consecuencias negativas para el revelado y el tratamiento de desordenes psiquiátricos. Sin embargo, los déficits sociales en pacientes psiquiátricos son apuntados solamente escaso por aproximaciones actuales del tratamiento, particularmente porque poco se sabe hasta ahora sobre los mecanismos neurofarmacológicos que son la base de estos procesos en el cerebro.

El rechazo social es menos doloroso después de la admisión del psilocybin

Los investigadores en el hospital de la universidad de la psiquiatría Zurich ahora mostraron ese psilocybin, el componente activo de los hongos mágicos del mexicano, influencias estos procesos en el cerebro. Particularmente, estimula los receptores específicos de la serotonina del neurotransmisor. Esto da lugar a una reacción reducida al rechazo social en las áreas asociadas del cerebro. Por lo tanto, los participantes aserraban al hilo excluidos menos después de la administración del psilocybin que después de la admisión de un placebo. Además, denuncian la experimentación de menos dolor social.

El tramitación de y la reactividad crecientes a la exclusión social y al dolor social pueden aumentar el riesgo de pacientes que se repliegan a partir de vida social y por lo tanto para experimentar menos apoyo. La “actividad creciente en áreas del cerebro tales como la corteza anterior dorsal del cingulate se asocia a una experiencia creciente del dolor social. Esto se ha mostrado para estar presente en diversos desordenes psiquiátricos. El Psilocybin parece influenciar estas áreas determinadas del cerebro”, dice a Catalina Preller, primer autor del estudio. Los investigadores aplicaron proyección de imagen de resonancia magnética funcional (fMRI) para investigar estos procesos. Usando una segunda técnica de proyección de imagen, espectroscopia de resonancia magnética (MRS), mostraron además que otro metabilito está implicado en la experiencia del dolor social: aspartato.

Nuevas aproximaciones para el tratamiento de problemas sociales

“Estos nuevos resultados podían ser innovadores para la iluminación de los mecanismos neurofarmacológicos de la acción recíproca social y pueden ayudar a desarrollar nuevos tratamientos”, acentúan a Francisco Vollenweider, director de la neuropsicofarmacología y de la unidad de las imágenes cerebrales. Por una parte, los resultados pueden ayudar a desarrollar una medicación más efectiva para tratar los desordenes psiquiátricos que son caracterizados por una reactividad creciente al rechazo social, tal como desorden de la depresión o de personalidad límite. “Por otra parte”, Vollenweider agrega, “la reducción del dolor y del miedo psicológicos puede facilitar el lazo del terapeuta-paciente y por lo tanto el tratamiento sicoterapia de las experiencias negativas formativas del social.”

Source:

University of Zurich