Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Mujeres más jovenes más probablemente para experimentar acciones cardiovasculares adversas anuales después del PCI

Las mujeres que de 55 años de edad más jovenes que experimentan la intervención coronaria percutánea (PCI) para el síndrome coronario agudo (ACS) son más probables experimentar las acciones cardiovasculares adversas anuales debido a los factores de riesgo tales como diabetes y enfermedad de riñón crónica, con todo los son menos probables recibir terapia antiplaquetaria potente que hombres. El estudio de PROMETHEUS encontró que los resultados para ambo poste-PCI de los hombres y de las mujeres son relacionados en sus factores de riesgo de la línea de fondo, no su sexo. Los resultados fueron presentados hoy como juicio clínica de tarde-fractura en la sociedad para la angiografía y las intervenciones cardiovasculares (SCAI) 2016 sesiones científicas en Orlando, Fla.

PROMETHEUS era un estudio de observación retrospectivo, multicentro que comparaba resultados en los pacientes tratados con el clopidogrel comparado con los que fueron tratadas con la terapia más potente, prasugrel, después del PCI de ACS. El estudio observaba resultados hasta un año y rastreó acciones y riesgos cardiacos (MACE) adversos importantes de la extracción de aire. El MACIS fue definido como un compuesto de la muerte, del infarto del miocardio, del recorrido o de la revascularización imprevista en un año. La extracción de aire importante fue definida clínico como extracción de aire que requirió una transfusión o una hospitalización.

“Teniendo en cuenta todos los factores de riesgo, quisimos descubrir si había una diferencia en el tratamiento entre los hombres y las mujeres,” dijimos el investigador co-principal Usman Baber del estudio, el Doctor en Medicina ms, y al profesor investigador postdoctoral Jaya Chandrasekhar, MBBS, MRCP, FRACP de la Facultad de Medicina de Icahn en el monte Sinaí.

La cohorte del estudio incluyó a un total de 4.851 pacientes. De ésos, 1.162 (el 24,0 por ciento) eran mujeres y 3.689 (el 76,0 por ciento) eran hombres. La incidencia de la diabetes (el 41,0 por ciento comparado con el 27,9 por ciento) y de la enfermedad de riñón crónica (el 12,7 por ciento comparado con el 7,2 por ciento) era más alta entre mujeres que hombres.

Con independencia de sexo, el prasugrel fue utilizado en menos de una mitad de los pacientes (el 31,8 por ciento en hombres comparado con el 28,1 por ciento en las mujeres, el p= 0,01). Sin ajustar, el MACIS en un año era importante más alto en mujeres que en los hombres (el 21,1 por ciento comparado con el 16,2 por ciento). Después del ajuste multivariable (hora 1,13, ci 0.93-1.36 del 95 por ciento), los resultados eran no más importantes. Las mujeres también tenían más extracción de aire que los hombres (el 3,6 por ciento comparado con el 2,2 por ciento, p=0.01), sin diferencias en el riesgo ajustado (hora 1,23, ci 0.78-1.95 del 95 por ciento).

“Cuál este estudio demostrado es que es importante fijar objetivo todos los factores de riesgo al considerar qué terapia a administrar,” dijo a los autores. “En los médicos del mundo real sea más probable considerar riesgo trombótico en hombres pero riesgo de la extracción de aire en las mujeres para la receta del prasugrel o del clopidogrel.”

Source:

Society for Cardiovascular Angiography and Interventions