El agente bacteriano Muy eficiente podía mejorar el tratamiento de la enfermedad de Wilson

En el “Gorrón de la Investigación Clínica”, los científicos en el Helmholtz Zentrum München describen un pequeño péptido que ate muy eficientemente exceso de cobre de las células de hígado. Esta molécula viene del repertorio de trucos de una bacteria y podría ser conveniente para tratar la enfermedad de Wilson. En un modelo experimental ha probado ya al superior al remedio convencional.

En la enfermedad de Wilson, también llamada la enfermedad o la degeneración hepatolenticular de Wilson, el cuerpo puede no más excretar exceso del cobre injerido de la comida en los intestinos vía la bilis. En Lugar, el cobre se salva en el hígado y otros órganos, donde puede causar daño severo. Los Doctores emplean por consiguiente el remedio llamado los queladores que atan el cobre sobrante. Estos de siempre tratamientos son especialmente efectivos si están comenzados durante los primeros tiempos de la enfermedad. Las drogas se deben tardar a varias veces al día, se asocian en varias ocasiones a efectos indeseados, y, determinado en caso de última diagnosis de la enfermedad, son a menudo ineficaces, de modo que un trasplante del hígado pueda ser necesario como el último recurso.

Los Investigadores dirigidos por el Dr. Hans Zischka, carga del grupo de investigación Oxidativo de la Muerte Celular En el Instituto de la Toxicología Molecular y Farmacología del PALADIO en el Helmholtz Zentrum München ahora han conducto un examen detallado de un agente bacteriano que podría mejorar el tratamiento de la enfermedad. Observaban al trichosporium de Methylosinus de la bacteria, que requiere una gran cantidad de cobre debido a su metabolismo especial del metano. Para detectar el metal necesario, excreta la molécula del methanobactin, que ata muy eficientemente el cobre.

¿Methanobactin como opción mejorada del tratamiento en la enfermedad de Wilson?

Para controlar si el methanobactin es también conveniente para el cobre obligatorio del cuerpo, los investigadores utilizaron un in vivo modelo para la enfermedad que tenía el mismo defecto genético que ése encontrado en seres humanos. “Podíamos observar que incluso los escenarios agudos de la enfermedad de Wilson invirtieron con methanobactin,” señalamos a José Lichtmannegger, que, así como Christin Leitzinger, es el primer autor del estudio. Otros análisis mostraron que la mejoría era debido a un fuerte descenso en las cantidades de cobre. Especialmente las mitocondrias, conocidas como la “central eléctrica de la célula”, beneficiada grandemente de los niveles de cobre de caída y podían reanudar su función completa. Methanobactin obstaculizó la muerte de las células de hígado y previno la insuficiencia hepática.

Los investigadores entonces compararon methanobactin a los queladores que se utilizan actualmente en hospitales. A Diferencia de los queladores, el methanobactin podía eliminar la sobrecarga de cobre en las células de hígado dentro de algunos días, incluso en escenarios del daño severo, y previene incidente del órgano. El agente también fue tolerado muy bien en el modelo.

“Esperamos que nuestro trabajo permita mejorar el tratamiento de la enfermedad de Wilson y reducir el número de trasplantes del hígado,” declaramos Zischka, el arranque de cinta del estudio. Es concebible que a largo plazo será posible reemplazar el uso actual de queladores menos efectivos varias veces que un día con el tratamiento corto completa un ciclo con methanobactin. Los estudios Clínicos son necesarios ahora probar esto.

Fuente: https://www.helmholtz-muenchen.de/